Surgimiento de la Filosofía
Download
1 / 35

Problemas$0020Metaf$00edsicos$0020y$0020Epistemol$00f3gicos - PowerPoint PPT Presentation


  • 142 Views
  • Uploaded on

Surgimiento de la Filosofía Paso del Mito al Logos La Filosofía surge en el siglo VI a.C.en las Colonias Griegas ubicadas en la costa del Asia Menor. Al entrar en crisis el mito, surge este nuevo quehacer que es la Filosofía y que consiste en explicarse el ser o realidad por medio de la razón.

loader
I am the owner, or an agent authorized to act on behalf of the owner, of the copyrighted work described.
capcha
Download Presentation

PowerPoint Slideshow about 'Problemas$0020Metaf$00edsicos$0020y$0020Epistemol$00f3gicos' - iorwen


An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript

Surgimiento de la FilosofíaPaso del Mito al LogosLa Filosofía surge en el siglo VI a.C.en las Colonias Griegas ubicadas en la costa del Asia Menor.Al entrar en crisis el mito, surge este nuevo quehacer que es la Filosofía y que consiste en explicarse el ser o realidad por medio de la razón


Los Filósofos PresocráticosSon los que primero filosofaron, su temática filosófica es el cosmos o universo y la búsqueda del arjé, del origen, del principio, de lo uno, que nos explique la diversidad y el cambio de la materia en la naturaleza o physis


Respecto al conocimiento, los primeros que filosofaron o los pensadores presocráticos, también perseveraron en la búsqueda de lo uno y es así como distinguen dos tipos de conocimiento:- Doxa u Opinión : es un saber particular, dado por los SENTIDOS variable y que puede ser V o F-Episteme o Ciencia: es una saber universal,dado por la RAZÓN revelador de “leyes” y sólo puede ser Verdadero


Período AntropológicoPese al escepticismo gnoseológico provocado por las múltiplesrespuestas respecto al origen dadas por los presocráticos. Sócrates y Platón insisten en las definiciones y saberes universales y éstos residirían en el alma del sujeto que es un principio universal y permanente


En el Período Antropológico el motivo de asombro de los filósofos no es la naturaleza, sino la polis y el comportamiento ético del ciudadano para hacer una mejor sociedad. Respecto a esta temática aparecerán dos miradas filosóficas totalmente contrarias. La de Sócrates y la de los Sofistas


Los Sofistas son un grupo de maestros que llegan a Atenas, son diestros en la oratoria, destreza que será de mucha utilidad en ese momento, en que la Democracia Ateniense está en su apogeo. La premisa que guiara su pensar y actuar será: “No hay verdades universales, toda verdad es una mera convención y la impondrá quien tenga mayor poder de persuasión”


Sócrates pensará totalmente lo contrario, para este filósofo, el lenguaje no ha de ser un mero juego retórico, sino que el lenguaje ha de ser un vehículo que porte definiciones claras y universales, que permita saber con certeza que estamos actuando bien, porque hemos comprendido bien lo qué es algo en su esencia


Sócrates dialogaba con todos los conciudadanos atenienses, su método dialógico consta de dos partes la Ironía y la Mayéutica, que significa parir almas, dejaba al descubierto los falsos saberes que tenían muchos importantes personajes públicos, pero nunca llegaba a la tan anhelada definición universal, por esto, su discípulo Platón se planteará la problemática, sobre ¿Dónde hallar esos universales tan buscados por Sócrates?


Problemas Metafísicos y Epistemológicos su método dialógico consta de dos partes la Ironía y la Mayéutica, que significa parir almas, dejaba al descubierto los falsos saberes que tenían muchos importantes personajes públicos, pero nunca llegaba a la tan anhelada definición universal, por esto, su discípulo Platón se planteará la problemática, sobre ¿Dónde hallar esos universales tan buscados por Sócrates?Metafísica: (Filosofía primera u ontología)Es la ciencia que estudia el Ser en cuanto Ser. Ella intenta dar respuesta a todos los grandes problemas relativos a la naturaleza, al origen y al fin de las cosas.


· su método dialógico consta de dos partes la Ironía y la Mayéutica, que significa parir almas, dejaba al descubierto los falsos saberes que tenían muchos importantes personajes públicos, pero nunca llegaba a la tan anhelada definición universal, por esto, su discípulo Platón se planteará la problemática, sobre ¿Dónde hallar esos universales tan buscados por Sócrates?Platón: (Atenas, 429-374 a.c.)Discípulo de Sócrates, considerado como uno de los más grandes filósofos de la historia. Platón fundó la Academia, en la cual se formaron sus primeros discípulos, uno de ellos Aristóteles.


Platón fue el primer filósofo que organizó su pensamiento en un Sistema filosófico (teoría que aborda los principales problemas filosóficos alrededor de una tesis central).La teoría central de su sistema filosófico consiste en la Teoría de las Ideas, con ella este filósofo da a conocer su manera de concebir el Ser y su imagen de la realidad


Existen, según Platón, dos mundos: el mundo sensible y el mundo de las Ideas o mundo inteligible. 1.- Mundo sensible (o de las cosas materiales):Este mundo es sólo una “participación” del mundo de las Ideas. Cada cosa tiene su esencia y existencia porque participa de su idea.

.

El mundo sensible no es más que un mundo de apariencias, por ello, nuestras sensaciones son sólo “sombras”, por esta razón el hombre debe ir más allá del conocimiento sensible, con el fin de acercarse al mundo inteligible.


2.-  mundo de las Ideas o mundo inteligible. Mundo inteligible o de las Ideas:Este es el mundo más auténtico, el más real, es el mundo de los conceptos generales el mundo de las Ideas. Este mundo es incorpóreo y susceptible de ser conocido a través de los conceptos. Por lo tanto, el ser verdaderamente real es el de las ideas subsistentes. Ellas existen en su propio mundo. Las “cosas” materiales que conocemos mediante los sentidos, sólo son una débil y disminuida participación del ser pleno de las Ideas, son, en definitiva, meras sombras.


La solución a los problemas metafísicos dada por este filósofo implica un dualismo: el ser aprehendido por los sentidos (mundo sensible) y el ser captado por la inteligencia (mundo inteligible). El ser captado por los sentidos es temporal y cambiante (mutable) mientras que el ser captado por la inteligencia es eterno e inmutable.


No podemos conocer directamente a las Ideas, pero sí, podemos llegar a ellas por medio de la dialéctica (proceso intelectual que permite llegar, a través del significado de las palabras, a las realidades trascendentales o ideas del mundo inteligible): Partiendo de las cosas que provocan las sensaciones, llegamos al género, después al concepto general y por último a la idea del Bien en la que están incluidas todas las cosas. El Bien Supremo es Dios.


El alma del hombre es eterna. Platón pensaba que el alma de cada cual, vivió antes de que se uniera con el cuerpo en el mundo de las Ideas, donde tuvo contacto directo con ellas, por eso, en algunas partes este filósofo afirma que saber es sólo recordar aquello que se ha conocido en toda su pureza antes de nacer.


La teoría de las Ideas de Platón, junto a su idea del alma, el filósofo la expresa poéticamente por medio de una metáfora, llamada “El Mito de la Caverna “ que aparece en el Libro VII de la República


Imagina una especie de cavernosa vivienda subterránea provista de una larga entrada, abierta a la luz, que se extiende a lo ancho de toda la caverna, y unos hombres que están en ella desde niños, atados por las piernas y el cuello, de modo que tengan que estarse quietos y mirar únicamente hacia adelante, pues las ligaduras les impiden volver la cabeza


Detrás de ellos, la luz de un fuego que arde algo lejos y en plano superior, y entre el fuego y los encadenados, un camino situado en alto, a lo largo del cual suponte que ha sido construido un tabiquillo parecido a las mamparas que se alzan entre los titiriteros y el público, por encima de las cuales exhiben aquellos sus maravillas


Pues bien, ve ahora, a lo largo de esa paredilla, unos hombres que transportan toda clase de objetos, cuya altura sobrepasa la de la pared, y estatuas de hombres o animales hechas de piedra y de madera y de toda clase de materias; entre estos portadores habrá, como es natural, unos que vayan hablando y otros que estén callados.

- ¡Qué extraña escena describes -dijo- y qué extraños prisioneros!


- Iguales que nosotros-dije-, porque en primer lugar, ¿crees que los que están así han visto otra cosa de sí mismos o de sus compañeros sino las sombras proyectadas por el fuego sobre la parte de la caverna que está frente a ellos?

- ¿Cómo--dijo-, si durante toda su vida han sido obligados a mantener inmóviles las cabezas?

- ¿Y de los objetos transportados? ¿No habrán visto lo mismo?

- ¿Qué otra cosa van a ver?

- Y si pudieran hablar los unos con los otros, ¿no piensas que creerían estar refiriéndose a aquellas sombras que veían pasar ante ellos?


- Examina, pues -dije-, qué pasaría si fueran liberados de sus cadenas y curados de su ignorancia, y si, conforme a naturaleza, les ocurriera lo siguiente. Cuando uno de ellos fuera desatado y obligado a levantarse súbitamente y a volver el cuello y a andar y a mirar a la luz, y cuando, al hacer todo esto, sintiera dolor y, por causa de las chiribitas, no fuera capaz de ver aquellos objetos cuyas sombras veía antes


¿qué crees que contestaría si le dijera alguien que antes no veía más que sombras imágenes y que es ahora cuando, hallándose más cerca de la realidad y vuelto de cara a objetos más reales, goza de una visión más verdadera, y si fuera mostrándole los objetos que pasan y obligándole a contestar a sus preguntas acerca de qué es cada uno de ellos? ¿No crees que estaría perplejo y que lo que antes había contemplado le parecería más verdadero que lo que entonces se le mostraba?

- Mucho más-dijo.


Y si se lo llevaran de allí a la fuerza--dije-, obligándole a recorrer la áspera y escarpada subida, y no le dejaran antes de haberle arrastrado hasta la luz del sol, ¿no crees que sufriría y llevaría a mal el ser arrastrado, y que, una vez llegado a la luz, tendría los ojos tan llenos de ella que no sería capaz de ver ni una sola de las cosas a las que ahora llamamos verdaderas?

- No, no sería capaz -dijo-, al menos por el momento.


- Necesitaría acostumbrarse, creo yo, para poder llegar a ver las cosas de arriba. Lo que vería más fácilmente serían, ante todo, las sombras; luego, las imágenes de hombres y de otros objetos reflejados en las aguas, y más tarde, los objetos mismos. Y después de esto le sería más fácil el contemplar de noche las cosas del cielo y el cielo mismo, fijando su vista en la luz de las estrellas y la luna, que el ver de día el sol y lo que le es propio.

- ¿Cómo no?


- ver las cosas de arriba. Lo que vería más fácilmente serían, ante todo, las sombras; luego, las imágenes de hombres y de otros objetos reflejados en las aguas, y más tarde, los objetos mismos. Y después de esto le sería más fácil el contemplar de noche las cosas del cielo y el cielo mismo, fijando su vista en la luz de las estrellas y la luna, que el ver de día el sol y lo que le es propio.

Y por último, creo yo, sería el sol, pero no sus imágenes reflejadas en las aguas ni en otro lugar ajeno a él, sino el propio sol en su propio dominio y tal cual es en sí mismo, lo que él estaría en condiciones de mirar y contemplar.- Necesariamente -dijo.- Y después de esto, colegiría ya con respecto al sol que es él quien produce las estaciones y los años y gobierna todo lo de la región visible, y que es, en cierto modo, el autor de todas aquellas cosas que ellos veían.- Es evidente -dijo- que después de aquello vendría a pensar en eso otro.


  • - ¿Y qué? Cuando se acordara de su anterior habitación y de la ciencia de allí y de sus antiguos compañeros de cárcel, ¿no crees que se consideraría feliz por haber cambiado y que les compadecería a ellos?

  • Efectivamente.

  • - Ahora fíjate en esto -dije-: si, vuelto el tal allá abajo, ocupase de nuevo el mismo asiento, ¿no crees que se le llenarían los ojos de tinieblas, como a quien deja súbitamente la luz del sol?

  • - Ciertamente -dijo.


- Y si tuviese que competir de nuevo con los que habían permanecido constantemente encadenados, opinando acerca de las sombras aquellas que, por no habérsele asentado todavía los ojos, ve con dificultad -y no sería muy corto el tiempo que necesitara para acostumbrarse-, ¿no daría que reír y no se diría de él que, por haber subido arriba, ha vuelto con los ojos estropeados, y que no vale la pena ni aun de intentar una semejante ascensión? ¿Y no matarían; si encontraban manera de echarle mano y matarle, a quien intentara desatarles y hacerles subir?.


ad