rasgos del pastor en el antiguo testamento n.
Download
Skip this Video
Loading SlideShow in 5 Seconds..
Rasgos del Pastor en el Antiguo Testamento PowerPoint Presentation
Download Presentation
Rasgos del Pastor en el Antiguo Testamento

Loading in 2 Seconds...

play fullscreen
1 / 108

Rasgos del Pastor en el Antiguo Testamento - PowerPoint PPT Presentation


  • 184 Views
  • Uploaded on

Rasgos del Pastor en el Antiguo Testamento. Identidad del ministerio presbiteral.

loader
I am the owner, or an agent authorized to act on behalf of the owner, of the copyrighted work described.
capcha
Download Presentation

PowerPoint Slideshow about 'Rasgos del Pastor en el Antiguo Testamento' - symona


An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript
rasgos del pastor en el antiguo testamento

Rasgos del Pastor en el Antiguo Testamento

Identidad del ministerio presbiteral

formaci n eminentemente pastoral

Una de las dimensiones de la formación integral es la preparación para el ministerio pastoral. Pero si tenemos en cuenta que toda la formación de sacerdotes va encaminada a su preparación para la misión, comprenderemos que no se puede considerar la formación pastoral solamente como un área específica, sino que se trata de un enfoque global de toda la formación, una luz que lo permea todo.

  • Por ello figura entre los principios fundamentales.
Formación eminentemente pastoral
rasgo fundamental de la personalidad sacerdotal

La vocación del presbítero gira en torno a una misión: la de ser, a imitación y a nombre del Buen Pastor, pastor de las almas que la Iglesia le ha confiado. El presbítero, ejerciendo el oficio de Cristo, Pastor y Cabeza, reúne la familia de Dios y la conducen a Dios Padre por medio de Cristo en el Espíritu.

  • Este es el rasgo fundamental de la personalidad sacerdotal, según el Concilio Vaticano II, ser pastor de almas.
Rasgo fundamental de la personalidad sacerdotal
la formaci n del sacerdote

De aquí que la formación del sacerdote, si quiere corresponder a las exigencias de la misión sacerdotal, deba ser eminentemente pastoral. Este punto ha sido uno de los fundamentales, por no decir el mayor, que ha querido destacar el Concilio en la formación de los futuros sacerdotes.

  • Y con toda razón, pues descuidar la preparación del sacerdote para la misión específica que debe realizar en la Iglesia, sería nulificar en cierto sentido los demás aspectos de su formación.
La formación del sacerdote
optatam totius

El decreto del Concilio Vaticano II sobre la formación sacerdotal pone de relieve la importancia de este principio: toda la educación de los alumnos debe tender a la formación de verdaderos pastores de almas, a ejemplo de nuestro Señor Jesucristo, Maestro, Sacerdote y Pastor.

  • La formación propiamente pastoral es de esencial centralidad dentro de la formación del futuro sacerdote.
Optatamtotius
la formaci n pastoral
La formación pastoral debe informar por entero la formación de los alumnos
  • En las Orientaciones para la educación en el celibato sacerdotalde la Cong. para la Ed. Cat. se explicita que por formación pastoral se entiende no sólo un aspecto o un sector educativo entre otros, sino también la característica propia de la preparación de los sacerdotes, característica que debe revestir y penetrar todos los aspectos de la formación de los aspirantes.
La formación pastoral
meta calificativa de su acci n especializada la formaci n pastoral
La personalidad del sacerdote-pastor constituye el vértice
  • Al que debe converger en plena armonía toda la formación.
  • Todos los elementos constitutivos de la estructura y función del seminario deben estar pensados y calibrados con miras a su eficiencia práctica, a la consecución del fin indicado y que los educadores debe proponerse como meta calificativa de su acción especializada la formación pastoral de los seminaristas.
Meta calificativa de su acción especializada: la formación pastoral
formaci n espiritual y pastoral

En primer lugar, la formación espiritual debe orientarse y estar estrechamente unida a la formación pastoral. El corazón de esa formación es el celo por las almas y la caridad pastoral. Eso es lo primero y esencial.

Formación espiritual y pastoral
formaci n pastoral caridad pastoral

Si después de los años de seminario no se ha logrado formar la caridad pastoral, el celo sacerdotal, se puede decir que ha fracasado toda la formación.

Formación pastoral: caridad pastoral
espiritualidad pastoral
Debe rechazarse un tipo de formación espiritual fundada en una piedad sentimental y romántica, que aísle del compromiso apostólico y acabe en un narcisismo espiritual.
  • El verdadero trato con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo abre a la persona al misterio de Dios amor y de Cristo Redentor; y esa apertura le infunde su mismo amor por los hombres y su caridad pastoral.
Espiritualidad pastoral
espiritualidad pastoral1
Una pretendida formación "pastoral" desligada de la sólida formación espiritual es sólo un engaño destinado al fracaso
  • El joven que se prepara al ministerio sacerdotal nutre su celo en una intensa y rica vida interior, en una profunda amistad con Jesucristo, así encamina su futuro ministerio en la dirección correcta.
  • Su predicación, su acción evangelizadora, su entrega a los fieles, tendrá el respaldo y la eficacia de la unión con Dios.
Espiritualidad pastoral
formaci n pastoral e intelectual

La formación intelectual (académica) ha de estar orientada hacia la formación pastoral. Una preparación intelectual desligada de la misión apostólica conduce al cientifismo, no a la verdadera formación del sacerdote.

Formación pastoral e intelectual
el enfoque pastoral de la formaci n intelectual

El enfoque pastoral de la formación académica tiene dos dimensiones. La primera es la intencionalidad: prepararse en el estudio para realizar eficazmente la propia misión apostólica. Formación filosófica y teológica tomada con seriedad. Enseñar al formando a dar sentido apostólico a sus estudios.

El enfoque pastoral de la formación intelectual
el enfoque pastoral de la formaci n intelectual1

La relación intrínseca que tienen los estudios con la misión sacerdotal.

  • Ver la conexión de las materias (filosofía y teología) con la actividad pastoral y con la misión específicamente sacerdotal.
El enfoque pastoral de la formación intelectual
aplicaci n pastoral
Filosofía y misterios de salvación

Teología y ministerio pastoral

La enseñanza de la teología en los seminarios está principalmente destinada a formar sacerdotes para el ministerio pastoral.

  • Que se preste gran atención para mostrar a los estudiantes de filosofía la relación que existe entre esta disciplina y los verdaderos problemas de la vida. Poner de manifiesto el nexo existente entre los temas filosóficos y los misterios de la salvación.
Aplicación pastoral
formaci n pastoral y humana

La formación humana debe estar impregnada de una profunda orientación pastoral.

  • Esta orientación añade a la formación humana nuevos contenidos y nuevas perspectivas. Nuevos contenidos por cuanto que el pastor debe poseer algunas cualidades que, de por sí, otro hombre no destinado a esta misión no tendría por qué cultivar con especial empeño.
Formación pastoral y humana
mayor calidad de hombre mayor calidad de pastor

Las virtudes humanas se ven en función de la misión. El cultivo de la rica gama de virtudes humanas que debe poseer el sacerdote no tiene como fin la formación de un hombre perfecto, satisfecho de su perfección y cerrado en su autocontemplación. Se busca la perfección humana en orden al mejor cumplimiento de la misión pastoral.

Mayor calidad de hombre, mayor calidad de pastor
en la iglesia para la iglesia de la iglesia

Formar en el futuro pastor la conciencia de que será pastor en la Iglesia, para la Iglesia y de la Iglesia. Cuando Cristo lo eligió como pastor, lo llamó para que sea ministro de la comunidad fundada por él, de la Iglesia que quiso edificar sobre la roca de Pedro (cf. Mt 16,18) y al que confió el cuidado de sus ovejas (cf. Jn 21,15-17). El amor a la Iglesia forma parte de la correcta formación pastoral del seminarista, además de ser un contenido específico de su vida espiritual.

En la Iglesia, para la Iglesia, de la Iglesia
en la iglesia para la iglesia de la iglesia1

El futuro sacerdote debe entender que fuera de la Iglesia su misión carece de sentido. El estilo de su acción sacramental, habrá de estar impregnado de un profundo sensusEcclesiae.

  • Y toda su acción pastoral deberá desarrollarse en el signo de la armonía con el Pastor Supremo y universal, con su obispo, pastor de su iglesia particular, y con sus hermanos en el presbiterio.
En la Iglesia, para la Iglesia, de la Iglesia
rasgos del pastor en el antiguo testamento1

Rasgos del Pastor en el Antiguo Testamento

Identidad del ministerio presbiteral

imagen b blica del pastor

La imagen bíblica del pastor alcanza su sentido pleno en Jesús, quien se llama a sí mismo «el buen pastor». Este apelativo está en contraste con los malos pastores, citados con frecuencia en la Biblia.

  • De pastores se habla muchas veces: «Fue Abel pastor y Caín labrador» (Gen 4,2); «Jacob siguió apacentando el resto del ganado de Labán» (Gen 30,36); José apacienta el ganado con sus hermanos (Gen 37,2); Moisés es pastor del ganado de Jetró (Ex 3,1); David es pastor de ovejas (1 Sam 11,11).
Imagen bíblica del pastor
es la acci n propia de yahveh

Con diversos matices en su significado, la raíz hebrea para «pastor» y «pastorear» es r`h. Sólo una vez los Setenta traducen por el griego poimainein,otra raíz nhg (en forma piel nihag), con el sentido de guiar (Sal 48,15: «Os guiará por encima de la muerte»).

  • «Conducir es la acción de Yahveh con su pueblo, a lo largo de la historia, bajo la imagen del pastor (Sal 23,3; 28,9; 78,53; Is 49,10; 58,11)».
Es la acción propia de Yahveh
significado teol gico

Otro significado, teológico, de r'h es el de alimentar, regir, gobernar: «Y las retraeré de en medio de las gentes, y las reuniré en todas las tierras, y las llevaré a su tierra, y las apacentaré sobre los montes de Israel, en los valles y en todas las regiones del país. Las apacentaré en pastos pingües...» (Ez 34,1314; cfr. Is 14,30; 61,5).

Significado teológico
conforme a la sabidur a que conduce a la paz

«Yo os daré pastores según mi corazón, que os apacentarán sabiamente» (Jer3,15).

  • «Y así será la paz» (Mich5,56).
Conforme a la sabiduría que conduce a la paz
jes s el buen pastor

Aquí nos interesa principalmente este último sentido, ya que el Buen Pastor por antonomasia, Jesús, lo es porque gobierna y rige, conduce y alimenta, defiende y cura.

  • Este Buen Pastor es entendido en el contexto y tradición de los buenos y malos pastores de Israel. Por eso nuestra atención se centra primero en el Antiguo y después en el Nuevo Testamento.
Jesús el buen pastor
antiguo testamento

Son denominados pastores en Israel:

a) los gobernantes,

b) Yahveh Dios y,

c) el Mesías.

Antiguo Testamento
gobernante pastor
Gobernante pastor

Identidad del ministerio presbiteral

el gobernante pastor del pueblo

No es exclusivo de Israel el llamar a los gobernantes pastores, en sentido metafórico, ya que encontramos en Homero la expresión poimenalaon, pastor de pueblos, aplicada a los reyes.

  • En el Sal 77,21, aunque no se encuentra explícita la raíz r'h (en griego poimainein) la metáfora del pastor está aplicada a Moisés y Aarón, guías del pueblo: «Condujiste (hodegesas) como grey a tu pueblo por mano de Moisés y de Aarón».
El gobernante, pastor del pueblo
slide29

El segundo jefe del pueblo y sucesor de Moisés, Josué , es comparado a un pastor:

  • «Moisés habló a Yahveh, diciendo: Que Yahveh, el Dios de los espíritus de toda carne, constituya sobre la asamblea un hombre que los conduzca y acaudille, para que la muchedumbre de Yahveh no sea como rebaño de ovejas sin pastor».
t tulo aplicado a los jueces

El título es aplicado a los jueces de Israel en 2Sam 7,7: «Y en todo el tiempo en que anduve con los hijos de Israel, ¿he dicho yo palabra a ninguno de los jueces de Israel, a quienes mandé que apacentaran mi pueblo de Israel, de hacerme una casa de cedro?»

Título aplicado a los jueces
oficio aplicado a los reyes

Aunque no se da explícitamente el título de pastor a los reyes de Israel, a David se le aplica la metáfora de apacentar al pueblo, al constituirle rey: «Además Yahveh te ha dicho: apacienta a mi pueblo y sé jefe de Israel».

(2Sam 5,2. Cfr. Sal 78,70-72).

Oficio aplicado a los reyes
oficio aplicado a los reyes1

Miqueas profetiza en contra de Ajab, porque no sabe guiar a Israel: «Yo he visto a todo Israel disperso por los montes, como ovejas sin pastor, y Yahveh me dijo: Son gentes que no tienen señor, que se vuelva cada uno en paz a su casa».

(1Re 22,17).

Oficio aplicado a los reyes
oficio aplicado a los reyes2

Entre los apóstatas de Israel, Jeremías coloca a los pastores que, por el contexto, parecen ser los reyes: «los sacerdotes no dijeron ¿dónde está Yahveh?, y los depositarios de la Ley no me conocieron, y los pastores se sublevaron contra mí, y los profetas se hicieron profetas de Baal y se fueron detrás de los que nada valen».

(Jer2,8).

Oficio aplicado a los reyes
oficio aplicado a los reyes3

La Biblia aplica también el nombre de pastores a los príncipes gentiles: «Ululad, pastores, y clamad, y encenizaos, mayorales de la grey, porque ha llegado el día de vuestra matanza y caeréis como carneros selectos. No habrá posibilidad de huir para los pastores, ni salvación para los mayorales de la grey».

(Jer 25,34-35; cfr. Nah 3,18).

Oficio aplicado a los reyes
slide35

En concreto, se da a Ciro este título:

«El que dice a Ciro: tú eres mi pastor, y él hará lo que yo quiera...»

(Is 44,28).

dios pastor
Dios pastor

Identidad del ministerio presbiteral

dios es el pastor

«Que el Dios en cuya presencia anduvieron mis padres, Abraham e Isaac, el Dios que me ha sustentado (haro'eh) desde que existo hasta hoy...» (Gen 48,15).

  • «Pero la cuerda del arco se les rompe, y su poderoso brazo se encoge, por el poderío del fuerte de Jacob, por el nombre del pastor de Israel» (Gen 49,24).
Dios es el pastor
pastor de israel

Con este nombre se le invoca en Sal 23,1: «Yahveh es mi pastor».

  • Y en Sal 80,2: «Pastor de Israel, apresta el oído».
Pastor de Israel
pastor de israel1

A pesar de la sobriedad con que se emplea el título para Dios, sin embargo, las relaciones con el pueblo o con los individuos están descritas frecuentemente como las de un buen pastor con sus ovejas.

Pastor de Israel
pastor de israel2

Isaías (40,11) describe la acción de Dios en la liberación de su pueblo con estos términos:

  • «Él apacentará su rebaño como pastor, Él le reunirá con su brazo, Él llevará en su seno a los corderos y cuidará a las paridas».
Pastor de Israel
pastor de israel3

Dios fue guía del pueblo en el desierto y lo sigue siendo después:

  • «Él, cierto, es nuestro Dios, y nosotros el pueblo de sus pastos, el rebaño conducido por su mano. ¡Si escucharais hoy su voz!»

(Sal 95,7; cfr. Sal 80,2).

Pastor de Israel
pastor de israel4

El Sal 78, donde se recogen bellísimas lecciones de la historia, afirma en los vers. 52,53, refiriéndose al Éxodo:

  • «Llevó luego a su pueblo como grey, le guió como rebaño por la estepa. Al seguro los condujo, sin temor, mientras sepultaba el mar a su enemigo».
Pastor de Israel
pastor de israel5

También en los profetas encontramos la parábola: «Porque, como novilla cerril, es cerril Israel; por eso en adelante los apacentará (r`h) Yahveh como a oveja en lugar amplio» (Os 4,16); «Yo te alimenté (v. gr. LXX y siriaca) en el desierto, en la tierra abrasada» (Os 13,5). Jeremías (13,17) llora «porque ha sido hecho cautivo el rebaño de Yahveh».

Pastor de Israel
pastor de israel6

Pero, una vez liberados, los presos «en todos los caminos serán apacentados, y en todas las alturas peladas tendrán sus pastos. No padecerán hambre ni sed, ni les afligirá el viento solano ni el sol, porque los guiará el que de ellos se ha compadecido» (Is49,9-10).

  • «Yahveh los reunirá» (Ez 34,11 ss.).
Pastor de Israel
el mesias pastor
El mesias pastor

Identidad del ministerio presbiteral

nuevo david

Porque los guías de Israel han sido malos pastores, Yahveh va a colocar su rebaño bajo el cayado del nuevo David. El título de pastor es un elemento de la esperanza escatológica.

Nuevo David
slide47

En los profetas se condena a esos pastores infieles a su misión:

«Mis guardianes son ciegos todos... son pastores que no entienden, siguen cada uno su camino, cada cual busca su interés» (Is56,10-11);

«rebeldes contra Yahveh» (Jer2,8);

«insensatos, no le buscaron» (Jer10,21).

slide48

En los profetas se condena a esos pastores infieles a su misión:

«entraron a saco en el pueblo y lo pisotearon» (Jer 12,10);

«destrozaron el rebaño, dispersaron la grey» (Jer 23, 12);

«extraviaron al pueblo» (Jer 50,6);

«dejarán de ser pastores, porque se apacientan a sí mismos en vez de cuidar el rebaño» (Ez 34,1-10).

slide49

Por ese mal comportamiento de los pastores, Yahveh mismo reunirá los restos del rebaño dispersado (cf. Jer23,3) y herido (cf. Mi 4,6), lo apacentará en los montes de Palestina (cf. Jer50,19) y lo protegerá personalmente (cf. Jer31,10).

Resto de Israel

slide50

Yahveh proveerá al pueblo de pastores según su corazón:

«Que os apacentarán sabiamente» (Jer3,15).

«Y ya no habrán de temer más ni angustiarse ni afligirse» (Jer23,4).

mi siervo david

Ezequiel (34,23) singulariza ese pastor que va a suscitar Yahveh: «Mi siervo David él las apacentará, será su pastor».

  • Israel y Judá estarán unidas bajo este pastor: «Mi siervo David será su rey, y tendrán todos un solo pastor...» (Ez 37,24).
Mi siervo David
universal escatol gico

En Sal 2,89 se afirma el dominio universal del futuro rey sobre las naciones:

  • «...Los regirá (Setenta: poimanei) con cetro de hierro».
  • La profecía posexílica de Zacarías condena de nuevo a los malos pastores; contra ellos se ha encendido la cólera de Yahveh (Za19,3; 11,4 ss.).
Universal escatológico
mes as pastor siervo

Oscuramente, da un nuevo dato del futuro pastor: será herido (Za13,7); lejos de ser el pastor insensato, que no se cuida de las ovejas (Za 11,15-16), es el siervo primogénito, traspasado, que atrae las miradas (Za12,10; cfr. Is 53,6 ss.).

Mesías pastor siervo
rey mesi nico

El Salmo 17 de Salomón (vv. 40ss) dice que el rey mesiánico cuidará fielmente la grey del Señor en cuanto Siervo de Yahveh y Mesías.

Rey mesiánico
el se or es mi pastor
El señor es mi pastor

Identidad del ministerio presbiteral

slide56

El Salmo 23 es uno de los más comentados y orados a lo largo de los siglos, tanto por la tradición judía como por la cristiana. También es uno de los más usados en el arte. Basta recordar las numerosas pinturas de las catacumbas.

En ellas se suele representar a Jesús como un joven sin barba, de pie, con vestido corto y zurrón, con una oveja sobre sus hombros y la cabeza suavemente apoyada sobre la oveja.

slide57

El Salmo 23 en la Liturgia cristiana se lee como salmo responsorial en distintas fiestas del Señor y se propone para todo tipo de celebraciones (bautizos, matrimonios, funerales, etc).

Es un texto hermoso y poético, que nos habla de la ternura de Dios y de los sentimientos que experimenta quien se encuentra con Él: alegría, paz, seguridad, confianza, plenitud de vida.

pastor y se or de la casa

El Salmo desarrolla dos imágenes distintas: en la primera parte, la del pastor que cuida de sus ovejas (versículos 1-4) y en la segunda, la del señor de la casa que acoge a un huésped (versículos 5-6). Sin embargo, nos solemos fijar principalmente en la primera y, normalmente, es conocido como el Salmo del Buen Pastor.

Pastor y Señor de la casa
slide59

La primera parte está escrita en tercera persona del singular (el Señor es mi Pastor, me hace reposar, me conduce, repara, me guía, hace honor), mientras que la segunda está escrita en segunda persona del singular (tú me preparas, perfumas, tu amor y tu bondad me acompañan).

El último versículo está en primera persona del singular (yo habitaré). El verso central (Tú estás conmigo) es el punto de unión entre las dos partes, ya que pertenece al primer bloque, pero está en segunda persona, como el segundo.

los s mbolos que desarrolla

Los símbolos que desarrolla son universales: el camino, el agua, la oscuridad de la noche, el banquete, los perfumes... y pueden interpelar por igual a los hombres de antiguas culturas rurales como a los de las modernas civilizaciones urbanas.

  • De todas formas, como mucha gente está poco acostumbrada a la experiencia pastoril y de beduinos haremos una pondremos en contexto el Salmo.
Los símbolos que desarrolla
contexto vital

En medio del desierto hay un oasis con una gran fuente de agua. Afuera, la arena abrasa, pero a la sombra de las palmeras crece la hierba. Las ovejas comen alimento tierno, beben agua en abundancia y sestean al fresco.

  • Más tarde se ponen en camino por las sendas que el pastor conoce bien, porque las ha recorrido muchas veces. Así, hace honor a su nombre de pastor.
Contexto vital
contexto vital1

Tienen que atravesar un desfiladero entre las montañas y se hace de noche. Las ovejas avanzan seguras, porque pueden escuchar el sonido del bastón del pastor, que golpea rítmicamente el suelo al andar.

  • Si una de ellas se desvía, el pastor acude solícito en su búsqueda, y con unos toques del cayado sobre los lomos, la devuelve al camino justo. Si acuden lobos u otras alimañas para atacar el ganado, el pastor defiende su rebaño.
Contexto vital
contexto vital2

Por el mismo desierto, una persona intenta huir de sus enemigos, sin ninguna posibilidad de sobrevivir. De repente, a lo lejos, el campamento de unos beduinos. Lo alcanza y, poco tiempo después, llegan también sus perseguidores. No pueden hacerle nada, porque la ley de la hospitalidad considera sagradas a las personas acogidas bajo una tienda.

  • El jefe del campamento, no sólo le acoge sino que le ofrece agua abundante para calmar su sed, le prepara un banquete para que tome fuerzas y le unge con aceites perfumados para sanar las quemaduras del sol y refrescarle.
Contexto vital
contexto vital3

Estas imágenes sirven para hablar de nuestra relación con Dios: Nos guía, nos protege, nos alimenta... Si ya en esta vida podemos hacer unas experiencias tan fuertes del amor de Dios, el orante confía en que su salvación no tendrá fin, y podrá habitar en la Casa de Dios por toda la eternidad.

Contexto vital
el se or es mi pastor1

«El Señor es mi Pastor»

  • Hemos de leer el salmo como una imagen para hablar de la relación entre el orante y Dios.
  • Este nombre y oficio es atributo propio de Dios tanto en los libros históricos como en los proféticos, en los poéticos y en los sapienciales (Génesis 49,24; Isaías 40,11; Salmo 80,2; Eclesiástico 18,13; etc.).
El Señor es mi pastor
slide66

Dios en persona, en el capítulo 34 del profeta Ezequiel, se compara a sí mismo con un Pastor que quiere cuidar, proteger y alimentar a su rebaño, la Casa de Israel.

Como los jefes del Pueblo han sido malos pastores, porque han utilizado a las ovejas en su propio provecho, Dios se ocupará personalmente de cada una, cubriendo todas sus necesidades.

slide67

«Vosotros os bebéis su leche, os vestís con su lana, matáis las ovejas gordas, pero no apacentáis el rebaño, ni robustecéis a las flacas, ni vendáis a las heridas, ni buscáis las perdidas...

Yo mismo buscaré a mis ovejas y las apacentaré... Buscaré a la oveja perdida y traeré a la descarriada, vendaré a la herida, robusteceré a la flaca, cuidaré a la gorda. Las apacentaré como se debe».

slide68

«El Señor es mi Pastor»

Son imágenes tiernas, que nos hablan de un amor personal de Dios por su rebaño, que no nos trata a todos por igual, sino que sale a nuestro encuentro, respondiendo a las necesidades y esperanzas concretas de cada uno.

slide69

En la antigüedad, los israelitas eran pastores seminómadas con un número pequeño de animales: camellos, burros, gallinas y ovejas. No vivían en casas, sino en tiendas realizadas con pieles de animales. Hombres y animales dormían bajo el mismo techo.

Hoy los beduinos siguen haciendo lo mismo. No es extraño que conocieran a cada una de sus ovejas, incluso por su nombre. También las ovejas reconocían la voz y el olor de su pastor

slide70

«Había en una ciudad dos hombres, uno rico y otro pobre. El rico tenía muchas ovejas y vacas. El pobre no tenía más que una corderilla que había comprado. La había criado y había crecido con él y con sus hijos, comía de su bocado, bebía de su vaso, dormía en su regazo...» (2Sam 12).

El salmo quiere evocar esa atmósfera de afecto, esa experiencia de confianza, de tranquilidad, porque se sabe que hay alguien que se interesa por ti, que se preocupa por tu vida.

slide71

«Nada me falta»

Tanto en Israel como en todo el Medio Oriente no abundan ni el agua ni los pastos. Pasar hambre y sed es una experiencia ordinaria cuando se atraviesan los amplios espacios desérticos. Quien ve los rebaños de los beduinos se extraña de lo extremadamente flacos que están los animales.

En este contexto se comprende lo grande que es poder hablar de abundancia, afirmar que no se carece de nada. Ciertamente, como escribió Santa Teresa de Jesús, «Quien a Dios tiene, nada le falta. Sólo Dios basta».

slide72

«En prados de hierba fresca me hace reposar»

Conseguir hierba en el desierto es ya suficiente para sobrevivir, pero si, además, la hierba es fresca, el hallazgo se convierte en una fiesta. Después de un camino árido y polvoriento, la sola vista de un prado invita al descanso.

Las ovejas pueden reposar después de haber comido, en las horas en que el excesivo calor no permite desplazarse: «Dime dónde apacientas el rebaño, dónde lo llevas sestear al mediodía» (Cantar de los Cantares 1,7).

slide73

«Me conduce junto a fuentes tranquilas».

El agua no sólo quita la sed, también limpia del polvo del camino y refresca. El mismo sonido de la fuente relaja y hace olvidar las fatigas. Pero las fuentes son los lugares más peligrosos para los rebaños. Tanto los lobos como los salteadores saben que allí terminan acudiendo a beber y se esconden esperando a sus presas.

El salmo subraya que las fuentes a las que nos conduce nuestro pastor son «tranquilas», «seguras».

slide74

La Sagrada Escritura usa muchas veces el símbolo de la sed para hablar del deseo de Dios y del agua para hablar del don del Espíritu Santo. «Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, Dios mío. Mi alma tiene sed de Dios...» (Sal 42,2-3). 

«Os rociaré con agua pura y os purificaré de todas vuestras impurezas. Os daré un corazón nuevo y os infundiré mi Espíritu...» (Ez 36,25ss).

slide75

«Y repara mis fuerzas»

Después del cansancio del camino, el alimento, la bebida y el descanso nos hacen tomar fuerzas para poder seguir caminando. Literalmente dice: «repara mi aliento», mi alma, entendido como mi vigor y mi vida también.

En algunas ocasiones nos sentimos agotados y nos parece que ya no podemos más.

slide76

Es el momento de escuchar las palabras del Salmo 27:

«El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es mi fuerza y mi energía, ¿quién me hará temblar? Aunque los malvados se levanten contra mí... Él me recogerá en su tienda... Aunque mi padre y mi madre me abandonen, Él me acogerá».

slide77

«Me guía por el camino justo»

La experiencia de caminar acompaña a todo hombre. Nos desplazamos de un sitio a otro y toda nuestra vida es un camino.

El pastor adapta su paso a la necesidad de las ovejas, va en busca de un lugar bueno para ellas. Para los hombres, decir esto es confesar que el Señor nos guía por el camino justo, el único bueno, aunque no lo entendamos inmediatamente.

slide78

Él nos lleva al mejor lugar, que nosotros solos no podríamos encontrar: las fuentes tranquilas, el agua que produce paz y calma la sed más profunda del que la bebe: 

«Te guiaré por el camino de la sabiduría, te conduciré por sendas justas» (Pro 4,11). 

«Peregrino soy en esta tierra, no me ocultes tus mandatos... Enséñame, Señor, tu camino para que lo siga». (Sal 119,19.33).

slide79

«Haciendo honor a su Nombre»

El pastor que cumple bien su trabajo, que cuida de su rebaño, lo alimenta, lo protege y lo guía por los caminos acertados, hace honor a su nombre. 

«El asalariado, que no es verdadero pastor ni propietario de las ovejas, cuando ve venir al lobo, las abandona y huye; y el lobo hace presa de ellas. Se porta así porque trabaja únicamente por la paga y no le importan las ovejas. Yo soy el Buen Pastor que conozco a mis ovejas y cada una de ellas es importante para mí» (Jn 10,12ss).

slide80

«Aunque pase por un valle tenebroso, ningún mal temeré»

El pastor nos da tanta seguridad, que hasta podríamos atravesar con él el valle tenebroso. La oscuridad del valle da miedo por los peligros que puede esconder, porque no se ve el camino, por la semejanza entre las tinieblas y la muerte.

Este salmo, para decir «tinieblas», utiliza una palabra rara, que no se usa casi nunca: «salmawet» y que podríamos traducir por «oscuro como la muerte». En hebreo, «mawet» significa «muerte».

slide81

La muerte es evocada para el lector por la oscuridad del valle y por la palabra con la que se habla de esta oscuridad.

De hecho, la Biblia griega traduce «aún si camino por el valle de la muerte, no temo, porque Tú me acompañas». Una imagen de gran fuerza para recordarnos nuestra condición de mortales en un contexto de gran dulzura (grandezas de la poesía).

slide82

«Porque Tú estás conmigo»

Hemos llegado al centro del salmo y a su momento más intenso. La verdadera razón de que yo me sienta seguro, de que no tenga miedo, de que me atreva a pasar el valle de la oscuridad y de la muerte es que «Tú estás conmigo».

Los prados frescos, el agua abundante, la protección frente a los enemigos... todo es bueno, pero saber que Tú caminas a mi lado es lo más importante. «Si te tengo a Ti, ya no necesito nada de la tierra » (Sal 73,25). «Si el Señor está conmigo, no tengo miedo. ¿Qué podrá hacerme el hombre?» (Sal 118,6).

slide83

«Tu vara y tu cayado me dan seguridad»

Palestina es una tierra cálida. Los viajes con el ganado se hacen temprano, antes de que caliente el sol, o cuando se oculta. Las ovejas no tienen miedo de extraviarse en la oscuridad, porque se siguen unas a otras y, a lo largo del camino, oyen el sonido del cayado del pastor que camina con ellas.

El cayado, arma con la que defender a las ovejas de las alimañas, es al mismo tiempo el signo tierno de la presencia del pastor junto al rebaño y, con el ruido que hace al apoyarlo en el suelo, guía su caminar.

slide84

Con el sonido del cayado de Dios en nuestras vidas, no tenemos miedo ni de la muerte. La imagen hace también referencia al bastón de mando, al cetro de Dios, con el que gobierna todas las cosas para el bien de su pueblo.

El salmo siguiente, el 24, habla del Señor «Rey de la gloria», y comienza así: «Del Señor es la tierra y cuanto la llena, el mundo y todos sus habitantes».

El mismo David era rey y pastor. La referencia al cayado de pastor y al bastón de mando es riquísima de evocaciones: Dios salvador, liberador, guía del pueblo, en relación con la salida de Egipto y la institución de la Monarquía.

slide85

«Me preparas un banquete frente a mis enemigos»

La palabra usada en hebreo significa «desenrollar», con el sentido de extender unas pieles de cabra a la puerta de la tienda, para colocar sobre ellas la comida. Un hombre huye de sus enemigos por el desierto. Imposible salvarse. Improvisadamente, encuentra un beduino que lo acoge en su tienda.

Cuando alguien es acogido (ley de hospitalidad), invitado a comer, se convierte en intocable. Los enemigos no se pueden acercar a él.

slide86

«El Señor hace justicia al huérfano, a la viuda y ama al emigrante suministrándole pan y vestido. Amad vosotros también al emigrante, ya que emigrantes fuisteis...» (Dt 10,18-19).

Abrahán recibió la promesa definitiva cuando acogió en su casa a unos peregrinos que resultaron ser enviados de Dios (Gn18). «No olvidéis la hospitalidad, pues gracias a ella algunos hospedaron, sin saberlo, a ángeles» (Hb 13,2). Lot prefiere entregar a sus dos hijas antes que a unos desconocidos acogidos en su casa (Gn19).

slide87

«Perfumas con ungüento mi cabeza»

El ungir a un huésped era la mayor manifestación de veneración que se podía tener con él. El aceite enriquecido de esencias perfumadas da frescor, suaviza la piel. Es éste un gesto de extremo afecto y consideración para el peregrino del desierto y las penalidades que conlleva.

«¡Qué hermoso es que los hermanos vivan unidos! Es como ungüento perfumado derramado en la cabeza.» (Sal 133,1-2).

slide88

«Perfumas con ungüento mi cabeza»

Una mujer de Betania tendrá este gesto con Jesús y él lo agradecerá a pesar de la incomprensión de los discípulos, llegando a afirmar que esa mujer sería recordada en todos los lugares donde se predique el Evangelio (Mt 26,6ss).

slide89

«Y mi copa rebosa»

La copa que rebosa es, igualmente, signo de la generosidad con que el huésped es acogido. No recibe sólo lo necesario. Hay algo de generosidad total, en los actos de Dios. En la narración de la creación, Dios no hace sólo lo necesario, sino que, entrega al hombre ríos con agua abundante, con oro fino, con piedras preciosas y perfumes (Gn 2,10ss).

Cuando los israelitas salen de Egipto. Dios no sólo les da la libertad. Les enriquece también con los bienes y el oro de los egipcios (Éx 12,36).

slide90

«Tu amor y tu bondad me acompañan»

Ésta es la imagen más extraña para los occidentales. Es como si el beduino que me ha acogido en su tienda y me ha defendido de mis enemigos, me pusiera ahora dos guardaespaldas que me acompañen de regreso a mi casa.

Aquí, los dos acompañantes son una personificación del Amor y la Bondad de Dios, última referencia del salmo.

slide91

Aunque a nosotros pueda resultarnos rara la personificación de cualidades divinas, en la Sagrada Escritura es bastante común: 

«La Salvación está cerca de los que le honran y la Justicia habitará en nuestra tierra. El Amor y la Fidelidad se encuentran, la Justicia y la Paz se besan... La Justicia marchará delante de él y la Rectitud seguirá sus pasos» (Sal 85,10ss).

slide92

«Todos los días de mi vida»

No hablamos de un acompañamiento pasajero, sino de la certeza de una protección continua, como si se respondiera a la petición con que concluye el Salmo 28:

«Salva a tu pueblo, bendice tu heredad, apaciéntanos y guíanos por siempre».

slide93

Las dos partes del Salmo (el pastory el señor de la casa) comienzan con una situación de descanso y terminan con los protagonistas en actitud de caminar. Las ovejas comen, beben y sestean en el oasis. Después emprenden la marcha, guiadas por el pastor.

El que huía del desierto encuentra la salvación en la tienda del beduino. Allí sacia su hambre y su sed, se perfuma y, posteriormente, emprende la marcha custodiado por dos escoltas.

slide94

Las dos partes del Salmo parecen insinuar que nuestra vida es un continuo andar de la mano del Señor. Cuando lo necesitamos, él nos ofrece momentos de descanso para restaurar nuestras fuerzas. Cuando nos hemos recuperado, hay que volver a caminar.

El Salmo 122, como los demás «salmos de ascensión a Jerusalén», nos recuerda que siempre somos peregrinos: «¡Qué alegría cuando me dijeron: Vamos a la casa del Señor!».

slide95

El libro del Éxodo, que nos narra el camino de Israel por el desierto hacia la Tierra Prometida, se convierte en imagen de nuestra vida.

El Señor nos guía y nos acompaña, nos instruye y nos corrige todas las jornadas de nuestra existencia, hasta el día en que entremos en el descanso definitivo.

slide96

El Salmo 95 insiste en esta idea, invitándonos a aprender de los errores cometidos por los israelitas en su caminar por el desierto, para no repetirlos: 

«Ojalá escuchéis hoy su voz. No endurezcáis vuestro corazón... como en el desierto, cuando me tentaron vuestros antepasados... Son un pueblo que no conoce mis caminos, por eso juré airado que no entrarían en mi descanso».

slide97

El Antiguo y en Nuevo Testamento son un testimonio continuo de las ansias que arden en nuestros corazones de alcanzar la patria verdadera, la definitiva: 

«Si Josué les hubiera proporcionado un descanso definitivo, David no hablaría de un posterior día de descanso. Hay, pues, un descanso definitivo reservado al pueblo de Dios... Apresurémonos, pues» (Hb 4,8ss).

slide98

«Y habitaré en la casa del Señor por años sin término»

Después de hablar de descansos pasajeros y de caminos largos, se evoca el reposo definitivo en la casa del Señor, la entrada en el «Sabat» último y eterno, en la Nueva Jerusalén, tal como canta el Apocalipsis: 

«Ésta es la Morada de Dios con los hombres. Habitará entre ellos... Enjugará las lágrimas de sus ojos y no habrá ya muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor» (21,3ss).

slide99

El desierto es el contexto común a las dos imágenes (el pastor y el beduino). El Salmista sabe que nada le falta, aún encontrándose en el desierto. En el desierto se redescubren las raíces de toda la historia de Israel: Abrahán y los demás patriarcas fueron pastores trashumantes por el desierto.

Moisés se preparó en el desierto para su misión y volvió al desierto para acompañar al pueblo a la libertad. En el desierto se manifestó el poder de Dios, que «hirió a los primogénitos de Egipto, sacó a su pueblo como a un rebaño y lo condujo por el desierto. Los llevó con seguridad hasta la tierra sagrada» (Sal 78,51ss).

slide100

Por lo tanto, después que el Señor liberó a su pueblo de la esclavitud de Egipto, lo guió por el desierto, como un pastor conduce a su rebaño.

Les ofreció agua que manaba de la roca y alimento abundante (maná y codornices), los defendió de las serpientes que los mordían y de los enemigos que los atacaban, los introdujo en la Tierra Prometida y los acogió como Señor del territorio, ofreciéndoles descanso en su Casa.

slide101

Esta idea queda recogida en muchos textos de la Escritura: 

«Saliste, oh Dios, al frente de tu pueblo, los guiaste por el desierto... reanimaste tu heredad extenuada y tu rebaño habitó la tierra que tu bondad les había preparado» (Sal 68,8ss). 

«Te abriste un sendero por el mar... y guiaste a tu pueblo como a un rebaño» (Sal 77,20-21).

slide102

El desierto significa también, para el pueblo, el lugar de la tentación, la prueba, la murmuración, el pecado, la idolatría y la conversión.

El lugar donde se descubre que Dios perdona siempre y continúa a dar vida, alimento, salud, victoria. Que da con generosidad porque perdona con magnanimidad y gran misericordia.

slide103

El lugar donde se puede hacer la verdadera experiencia del encuentro personal con Dios: 

«La llevaré al desierto y le hablaré al corazón... Ella me responderá allí como en los días de su juventud, como el día en que salió de Egipto... Y te desposaré conmigo en fidelidad» (Os 2,16).

slide104

La experiencia del Éxodo es revivida siglos después, al retorno del Exilio. El Salmo termina afirmando: «Habitaré en la casa del Señor».

Aunque la tradición lee «habitaré», las consonantes hebreas dicen «volveré», el verbo usado para la experiencia que sigue a la deportación: 

«Los haré volver de las naciones por donde están dispersados» (Za 10,10. Cf. Ez 36,24ss).

slide105

La vuelta de la conversión a la comunión. Camino por el desierto, tentación, pecado, perdón, crisis de fe en el Exilio, retorno a la tierra y conversión del corazón.

Todo este camino evoca el Salmo a quien lo lee con una mentalidad bíblica, a sus destinatarios.

slide106

Como hemos visto, las imágenes del Salmo hablan de:

* Seguridad ante los enemigos y peligros de todo tipo: oscuridad, hambre y sed, muerte.

* Con una connotación de máxima abundancia. Los dones de Dios son siempre a la medida de Dios.

* Para aquél que ya se sentía dentro de la muerte. Descubrimos la sobreabundancia del don de Dios cuando ya parecía todo perdido.

slide107

«¿Dónde pastoreas, Pastor bueno, tú que cargas sobre tus hombros a toda la grey? Muéstrame el lugar de tu reposo, guíame hasta el pasto nutritivo; llámame por mi nombre, para que yo escuche tu voz, y tu voz me dé la vida eterna. "Muéstrame, amor de mi alma, dónde pastoreas".

Te nombro de este modo porque tu nombre supera cualquier otro nombre y cualquier inteligencia; de tal manera que ningún ser racional es capaz de pronunciarlo o de comprenderlo.

slide108

Este nombre, expresión de tu bondad, expresa el amor de mi alma hacia ti. ¿Cómo puedo dejar de amarte a ti, que de tal manera me has amado que has entregado tu vida por mí? No puede imaginarse un amor superior a este: el de dar la vida para mi salvación».

(S. Gregorio de Nisa. Homilía 2 sobre el Cantar de los Cantares).