Dios es nuestro amparo y fortaleza - PowerPoint PPT Presentation

slide1 n.
Download
Skip this Video
Loading SlideShow in 5 Seconds..
Dios es nuestro amparo y fortaleza PowerPoint Presentation
Download Presentation
Dios es nuestro amparo y fortaleza

play fullscreen
1 / 31
Dios es nuestro amparo y fortaleza
327 Views
Download Presentation
jersey
Download Presentation

Dios es nuestro amparo y fortaleza

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript

    1. Dios es nuestro amparo y fortaleza Dr. Samuel Pagn

    2. Salmo 46.1-3 Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazn del mar; aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza.

    3. Salmo 46 El Salmo 46, que es uno de los ms populares y famosos de la Biblia. Posiblemente es uno de los ms ledos! Uno de los ms citados en momentos de dolor! Es el primero de una serie que se conoce como los Cnticos de Sin: Poemas que afirman y destacan la importancia de la ciudad de Jerusaln como lugar de morada divina; adems, subrayan su inviolabilidad, pues el Seor mora en esa ciudad y la protege. Jerusaln en la Biblia es conocida poticamente como Sin o Ciudad de Dios (Sal 48; 76; 84; 87; 122; 132).

    4. Es un salmo de inspiracin Fue el Salmo que inspir a Martn Lutero a escribir el famoso himno de la Reforma Protestante: Castillo fuerte es nuestro Dios. Tanto el Salmo como el himno celebran la confianza que el pueblo de Dios debe tener en el Seor, particularmente en momentos de crisis, en instantes de dolor agnico, en medio de los via crusis de la vida. El mensaje fundamental es que el Dios bblico tiene la capacidad y el firme deseo de intervenir de forma salvadora para redimir a la ciudad y a su pueblo en el momento de dificultad mayor en la vida, en la adversidad, angustia y desesperanza.

    5. Mensaje bsico del salmo Dios es nuestro amparo y fortaleza... El mensaje del Salmo es claro y directo: El Seor es refugio, castillo, alczar, proteccin, ayuda, fuerza, seguridad, apoyo, autoridad, poder, virtud, energa, cobertura, coraza, escudo, blasn, gracia, gloria, fortaleza... El corazn del mensaje es que Dios nos protege del mal y nos brinda las fuerzas necesarias en el momento oportuno para triunfar en la vida.

    6. El Seor es fuente de seguridad Para el salmista, el Seor es fuente de esperanza y seguridad, pues le ayuda a superar las grandes dificultades y tribulaciones de la vida. El salmo es fuente de fortaleza, pues identifica a Dios como el agente de bienestar y futuro, es el poder que trae futuro y gracia, es la virtud que transforma y redime, es la gracia que salva y sana. Dios es nuestro amparo y fortaleza!

    7. El Salmo ante la crisis El Salmo alude a la crisis personal e individual; apunta hacia la dificultad familiar y comunitaria; identifica al problema de carcter e interpersonal; hace referencia a los conflictos internos y de personalidad; descubre las situaciones que tratan de quitarnos la paz y la tranquilidad; rechaza el recuerdo que atenta contra nuestra salud mental y espiritual; y subraya las relaciones conflictivas en el hogar, el trabajo y la comunidad.

    8. No temer! No temeremos... Aunque la tierra sea removida, que es una referencia potica a los grandes cataclismos del mundo y la historia: Terremotos, maremotos, deslizamientos de tierra, inundaciones... No temeremos, ante las grandes catstrofes de la vida, ante las adversidades ms agnicas, ante los problemas ms serios, ante las dificultades ms destructivas.

    9. La esperanza El salmista desea afirmar la esperanza ante los problemas que no son superficiales y comunes, los conflictos que pueden llegar a sacudir los cimientos de nuestra fe, y las dificultades que tienen como objetivo minar el fundamento de nuestra esperanza.

    10. No temas! Una peculiaridad teolgica de la Biblia es la relacin que tiene la frase no temas con las afirmaciones de esperanza: Mira que te mando que te esfuerces y seas muy valiente; no temas... (Jos 1.9). No temas, porque yo te redim; te puse nombre, mo eres t... (Is 43.1). No temis, manada pequea, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino (Lc 12.32).

    11. Un mensaje de esperanza y gozo El salmista no se refiere en el Salmo a los problemas rutinarios, alude a las dificultades extraordinarias. No se refiere al dolor de cabeza, sino al tumor cerebral; no se refiere al problema estomacal, sino al cncer interno; no se refiere al desangrado comn, sino a la leucemia; no se refiere al catarro producto de las defensas bajas, sino al SIDA

    12. Un mensaje de transformacin no se refiere las diferencias de opinin matrimonial, sino a la ruptura del compromiso por la infidelidad; no se refiere a alguna dificultad de cash flow, sino a la quiebra del negocio; no se refiere a alguna crisis social del pueblo sino a la anarqua que lleva a las comunidades a su autodestruccin.

    13. El mensaje El salmista habla de temblores de tierra, derrumbes de montaas, agitacin de las aguas, ruptura del orden y de los espacios a los que Dios puso la creacin. Describe una vuelta al caos primitivo! Es una manera potica de aludir al retroceso, al volver atrs, al abdicar la fe, al regresar al mundo de donde salimos.

    14. El mensaje El poeta se refiere en el Salmo al problema particular de proporciones gigantes, a la dificultad impensada, a la adversidad extraordinaria, a la crisis total y angustiante, al conflicto que confunde y desorienta. El autor habla de lo improbable en la vida, de lo que esperamos que nunca suceda, de lo que hemos evitado por aos, de lo que tememos sea verdad.

    15. El mensaje El salmista alude a las fuerzas que se oponen a Dios y rechazan su voluntad; alude a lo que se contrapone al Seor y su gracia, a lo que intenta hacer lo contrario a la voluntad divina, que se propone ignorar el plan de Dios para el mundo, y desea establecer un programa alterno que no toma en consideracin el deseo divino para la humanidad, para las naciones, para las comunidades, para las familias, y para los individuos.

    16. La voluntad divina La voluntad de Dios para los nios y las nias: Es que tengan educacin adecuada, alimentacin correcta, proteccin de los peligros e inseguridades, servicios de salud eficientes, vivienda segura y digna, familias estables, funcionales y cariosas, ambientes de respeto, amor, nobleza, integridad, moral, santidad, decoro, y valores y principios cristianos. Es fundamental e indispensable que aprendan a amar, perdonar, compartir, ayudar...

    17. La voluntad divina La voluntad de Dios para la juventud: Es que se propicie un ambiente educativo grato que fomente el respeto, aprecie la individualidad, incentive la imaginacin, genere la creatividad, propicie el crecimiento, y motive el desarrollo moral, tico y espiritual.

    18. La voluntad divina La voluntad divina para los jvenes es un programa educativo que les ayude a crecer como personas serias, responsables y trabajadoras; unas dinmicas familiares que generen en el joven y la jovencita responsabilidad, decoro, nobleza y santidad; un entorno social que facilite el dilogo, la conversacin franca y sincera, y el anlisis crtico y la reflexin sosegada; y un hogar estable, funcional y digno.

    19. La voluntad divina La voluntad divina para las personas ancianas es que se les atienda con cario, responsabilidad, respeto, amor, y se les brinde albergue; es que se les de atenciones, cuidados, proteccin, y que se les visite y atiendan sus necesidades bsicas de salud, comprensin y seguridad. La voluntad divina para los matrimonios es que vivan y celebren los siguientes valores, principios y experiencias: fidelidad, dilogo, comprensin, respeto, atenciones, carios, lealtad y apoyo mutuo.

    20. La voluntad divina La voluntad divina para las iglesias es que tengan programas evangelsticos y educativos relevantes, visin transformadora, misin liberadora, adoracin renovadora, ministracin pertinente, mensaje proftico, actual y desafiante, y respuestas adecuadas a las necesidades de la comunidad. La voluntad divina para su pueblo es que viva en fidelidad, santidad, consagracin, moralidad, dignidad e integridad.

    21. Mensaje del Salmo La voluntad divina para las congregaciones es que anuncien y denuncien, sirvan y amen, y afirmen y apoyen a la gente necesitada. La voluntad divina para los creyentes es que adoren, proclamen la virtud divina, se desarrollen en la fe, maduren en su experiencia religiosa... La voluntad divina para los pastores y pastoras es que vivan a la altura de las exigencias cristianas en fe, amor, compaerismo, santidad, integridad, esperanza, justicia, y salud mental y espiritual.

    22. La voluntad divina La voluntad divina para los msicos de las congregaciones es que se organicen de forme efectiva para que puedan guiar a las congregaciones a una experiencia grata de alabanza, que se fundamente en la adoracin verdadera. Es que practiquen para poner de manifiesto un nivel alto de profesionalidad y eficiencia. Es que entiendan que la adoracin que se necesita es en espritu y verdad, que es una referencia a la intervencin del Espritu Santo y la revelacin de Cristo, que es la Verdad.

    23. La voluntad divina La voluntad divina para los lderes de las alabanzas en las iglesias es que se consagren para que puedan vivir lo que cantan y predican con sus instrumentos musicales. Es que vivan a la altura de las demandas ticas y morales del Evangelio. Es que entiendan la gran responsabilidad espiritual que tienen al ser lderes de toda la comunidad de fe en sus alabanzas al Seor. Es que se alleguen al Seor con humildad y le digan: Rompe mi vida y hazla de nuevo!

    24. El Seor de los ejrcitos Este nombre divino alude al Dios de las batallas y los conflictos; es una referencia a la salida de Egipto y al perodo de conquista de Canan, la Tierra Prometida; la imagen es la de un guerrero poderoso y triunfante, aunque tambin puede relacionarse con el Seor que gobierna los astros y el cosmos.

    25. El Dios de los ejrcitos Este nombre del Seor pone de manifiesto el poder absoluto de Dios, que tiene autoridad sobre los ejrcitos humanos, sobre los astros del cielo y tambin sobre las divinidades paganas. Es una manera de enfatizar la grandeza divina, una forma de subrayar el poder de Dios, una expresin que apunta hacia la majestad del Seor.

    26. Dios nos acompaa! Para el salmista, el Dios de los ejrcitos, el que no pierde una batalla y manifiesta su poder sobre batallones humanos, celestiales y angelicales, ha decidido estar al lado de su pueblo. Es un Dios de presencia, un Dios de acompaamiento, un Dios que est al lado nuestro en el instante oportuno, en el momento adecuado, en el tiempo pertinente, en la hora precisa. El Dios bblico ha decidido acompaarnos en nuestros peregrinares por la vida! No nos deja! Ni nos desampara! No se aleja! Ni se esconde!

    27. Dios nos acompaa! La gran noticia del salmista es la siguiente: El Seor nos acompaa! Como acompa a Moiss frente al Mar Rojo; como acompa a Josu en Jeric; como acompa a Jess en el Getseman; como acompa a Pedro, Pablo y Silas en la crcel; como acompa a Juan en Patmos. As nos acompaa a nosotros!

    28. No estamos solos! No estamos solos!, aunque no lo notemos, aunque no lo sintamos, aunque no lo esperemos, aunque no lo reconozcamos, aunque no lo escuchemos, aunque no nos percatemos de su presencia. No estamos solos! Sus promesas se hacen realidad en medio de las crisis de la vida: Yo estar con ustedes...

    29. El Dios de Jacob Esta referencia a Dios nos ubica en el tiempo de los patriarcas y matriarcas de Israel. La expresin se relaciona con el Dios que llam a Abrahn y a Sara a salir de su tierra y parentela, albergando solo una promesa y una esperanza: Sern lderes de un pueblo numeroso, tan numeroso como las estrellas del cielo y las arenas del mar!

    30. El Dios de Jacob La frase revela al Dios que hace pactos con su pueblo, revela al Dios que se comunica y se compromete con la humanidad, manifiesta al Dios que interviene en medio de las realidades humanas para revelar su voluntad.

    31. Nuestra seguridad y esperanza Nos llama a ser creyentes renovados, fieles, responsables y visionarios; nos llama a ser luz en medio de las tinieblas; nos llama a ser sal en un mundo lleno de irresponsabilidad y desesperanza; nos llama a ser apstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros; nos llama a vivir el cielo nuevo y la tierra nueva...

    32. Dios es nuestro amparo y fortaleza Hermanos y hermanas: Dios es nuestra esperanza: Contra la enfermedad, el mal genio, la pereza, el rencor, la infidelidad, el odio, la irresponsabilidad, los complejos, las memorias pasadas que nos hieren, los recuerdos malsanos, las preocupaciones, los conflictos, las pequeeces, los dolores, las congojas, los problemas, las angustias, los desvelos, las desesperanzas, los errores, las aoranzas y los pecados...