Download
slide1 n.
Skip this Video
Loading SlideShow in 5 Seconds..
Requiebro de la Vida PowerPoint Presentation
Download Presentation
Requiebro de la Vida

Requiebro de la Vida

181 Views Download Presentation
Download Presentation

Requiebro de la Vida

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript

  1. Requiebro de la Vida

  2. Tengo por dentro iluminada el alma mientras camino la vida, ¿a dónde? a la Vida misma, la única, no hay otra,que todo, antes y después, es Vida.

  3. La vida es paisaje, y un desvelo de estrellas mientras bullen y suben en tropel y de golpe los sentimientos escondidos en el requiebro azul de los días.

  4. Es llorar en la noche, marchado que se ha la luna, sentimientos emergentes, por honor o cobardía, -que no es mucha la distancia entre el alba y el día-, para mantener aún vivos los recuerdos idos de la infancia.

  5. Es sentir exánime el cuerpo, mientras cabalgan los luceros por la espiral de la agonía, suspendida, enajenada, en los postigos del alma en tanto, y poco a poco, se nos apaga el día.

  6. Atrás quedaron los viejos, sublimes amores, transidos de platónica ilusión en el fuego incombustible, virgen, de la carne victimada de pasión.

  7. Hasta vislumbrar, de pronto, en el almanaque cósmico del tiempo desprenderse la última página en el adiós póstumo del barro, estructura funcional del cuerpo. Eso y tanto, también es la vida. Juan Manuel del Río

  8. Tengo por dentro iluminada el alma mientras camino la vida, ¿a dónde? a la Vida misma, la única, no hay otra, que todo, antes y después, es Vida. La vida es paisaje, y un desvelo de estrellas mientras bullen y suben en tropel y de golpe los sentimientos escondidos en el requiebro azul de los días. Es llorar en la noche, marchado que se ha la luna, sentimientos emergentes, por honor o cobardía, -que no es mucha la distancia entre el alba y el día-, para mantener aún vivos los recuerdos idos de la infancia. Es sentir exánime el cuerpo, mientras cabalgan los luceros por la espiral de la agonía, suspendida, enajenada, en los postigos del alma en tanto, y poco a poco, se nos apaga el día. Atrás quedaron los viejos, sublimes amores, transidos de platónica ilusión en el fuego incombustible, virgen, de la carne victimada de pasión. Hasta vislumbrar, de pronto, en el almanaque cósmico del tiempo desprenderse la última página en el adiós póstumo del barro, estructura funcional del cuerpo. Eso y tanto, también es la vida. Juan Manuel del Río