© Marcelo Rudaeff
Download
1 / 12

cosas que imagine cuando iba al shule - PowerPoint PPT Presentation


  • 591 Views
  • Uploaded on

Un "cuaderno" con reflexiones humoristicas, y chistes graficos en el que Rudy reune las cosas que "pudo haber imaginado" en su infancia, cuando iba al shule.

loader
I am the owner, or an agent authorized to act on behalf of the owner, of the copyrighted work described.
capcha
Download Presentation

PowerPoint Slideshow about 'cosas que imagine cuando iba al shule' - 2011


An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript
Slide1 l.jpg

© Marcelo Rudaeff(Rudy) 2002, 2011


Slide2 l.jpg

Los judíos nos llamamos “semitas” porque descendemos de Sem, uno de los hijos de Noé. Parece que Noé tenía otro hijo que se llamaba Antisem, y de él descienden los antisemitas.

Lot tenía una mujer que era una estatua de sal. Y otra, que era una estatua de azúcar, para el postre.

Dios primero le dijo a Abraham que sacrifique a su hijo Isaac. Después le dijo que no lo matase, que sólo le sacase el prepucio. Es la única manera de que semejante cosa fuera, para el pobre Isaac, una buena noticia.

Moisés les dijo a los judíos que no debían tener ningún ídolo. Debe ser por eso que los judíos somos tan criticones: no aceptamos a nadie como ídolo.


Slide3 l.jpg

Noé puso dos animales de cada especie en el arca para que se reproduzcan: ¿Y si justo a ese mono la mona esa no le gustaba? ¿Si al oso le gustaba la mona, y al elefante la osa? ¿Y si los dos cocodrilos eran machos?

Al principio todo era un caos, pero entonces vino Dios, y ordenó todo. Qué lástima que ahora cuando mi mamá dice que mi pieza es un caos, el que la tiene que ordenar soy yo.

Uno de los momentos en los que el Arca de Noé casi se hunde fue cuando los elefantes empezaron a hacerse mimos.

Ojalá Noé no hubiera puesto mosquitos en el arca.


Slide4 l.jpg

Sansón tenía mucha fuerza por el pelo largo; pero mi bobe dice que eso no es cierto, que lo que realmente le da fuerza a uno es comer todo lo que hay en el plato sin dejar nada, y no el pelo.

Los personajes biblicos solían vivir 120 años y tener hijos hasta los 90, o más. Una vez me pregunté porque ahora es diferente. “Debe ser gracias a los avances de la medicina” me contesté.

La maestra me contó que el joven David mató al filisteo Goliath con una honda, y fue un gran héroe y el rey de los judíos. A mí se me ocurrió tirarle un hondazo a un soldadito de juguete, sin querer rompí un vidrio, y me dejaron una semana sin jugar. De nada valió que les explicara a mis padres que el soldadito se llamaba Goliath. Y a mi maestra no le hicieron nada.

Los babilonios tenían un rey que se llamaba Nabucodonosor. Se ver que ahí elegían de rey al que tuviera el nombre más largo de todos.


Slide5 l.jpg

Los judíos comemos latques en Jánuca, Homentashn en Purim, Knéidalaj en Peisaj, Blitnzes en shavuot, y en Yom Kipur no comemos nada para hacer la digestión de todo lo que comimos en el año.

Las bobes (abuelas) judías cocinan como los dioses. Sin embargo, la de mi amigo Calman (Carlos en idish) cocinaba horriblemente. Con los chicos llegamos a la conclusión de que era porque en esa familia eran ateos.

Todas las fiestas judías tienen su comida típica, y siempre son para celebrar la liberación de alguien que nos había invadido. Nos deberíamos haber liberado de más pueblos, así tendríamos más comidas ricas.


Slide6 l.jpg

En las fiestas de Peisaj comemos muchísimo, y recordamos como vivían los judíos mientras atravesaban el desierto. Si los judíos hubieran comido la décima parte de lo que preparaba mi bobe, no hubieran podido atravesarlo, de llenos que hubieran estado.

El templo de Jerusalén fue destruido por el emperador romano Tito, ayudado por Cacho, Pepe, Lito, Cholo y Poroto.

Los judíos en Egipto eran esclavos, trabajaban construyendo pirámides, y ni siquiera tenían un club.

Las doce tribus descendientes de Jacob son: los judíos, los hebreos, los israelíes, los israelitas, los jasidim, los ashkenazis, los sefaradim, los rabinos, los sastres, los psicoanalistas, los semitas y los antisemitas.

Respecto de la comida, los judíos se dividían en dos grupos: los que la asimilaban, y los que no la asimilaban.


Slide7 l.jpg

El director del shule se llamaba Moisés y sus discursos eran interminables. Yo creí que le pusieron Moisés porque tardaba 40 años en terminar de hablar.

Mi nombre en hebreo es Mordejai. Unos compañeros de shule decían que yo me llamaba así porque mi mamá es dentista.

Una vez usé el mismo cuaderno en el shule y en la escuela estatal; en la escuela de izquierda a derecha, en el  shule de derecha a izquierda.

Moisés se hizo famoso porque cortó el Mar rojo en dos; Salomón, porque quiso cortar un bebé en dos. Yo corté en dos una camisa que tenía y mi mamá se enojó muuucho. Así nunca iba a llegar a héroe judío.

Cada vez que en un brindis alguien decía “Lejaim”, yo pensaba “Lemoishe, Leshloime, Lerifka, Lesara …”


Slide8 l.jpg

La mayoría de las imágenes de mi bobe son cocinando, incluso me la imaginé en el Arca de Noé, haciendo la comida para todos los animales, y diciéndole al tigre. “Comé, comé que si no te vas a poner débil.”

En mi familia, a la “jupá” (ceremonia religiosa de bodas) le decía “jipe”, en idish), la primera vez que escuche hablar de “los jipis” yo pensé que eran “los que hacían casamiento judío”.

En el shule aprendíamos hebreo, y decíamos “Culó” y Culanu”. Si yo decía eso en el colegio del estado, me ponían una mala nota.

Yo siempre escuchaba decir “El año que viene, en Jerusalén”, y me peguntaba: los que ya viven en Jersusalem, ¿Qué se dicen? “¿El año que viene, acá?”


Slide9 l.jpg

Jacob le compró a su hermano Esaú la primogenitura (lugar de privilegio ante su padre) por un plato de lentejas. Yo era hijo único, pero cada vez que mi mamá hacía lentejas, pensaba que mis padres iban a tener otro hijo al que iban a querer más que a mí.

Cada vez que había una reunión, mis familiares tardaban tanto en despedirse, que yo pensaba que Moisés tardó 40 años porque se despidió de todos los egipcios antes de salir.

Siempre pensé que los judíos comíamos mucho. Cuando mi tía Sara se puso a dieta creí que se había convertido al cristianismo.

Cuando se encontraban mis tías, se preguntaban “Hoy, ¿que comiste?”.

Yo pensaba que si encontraban en Iom Kipur, se preguntarían “Hoy, ¿qué ayunaste?

En la familia se hablaba mal de una vecina “Rosa, la conversa”, yo creía que era porque “conversaba” mucho.


Slide10 l.jpg

Cada vez que me contaban que otro pueblo trató de matar o esclavizar a los judíos, yo me preguntaba: “Dios nos dijo a los judíos que somos su pueblo elegido, pero  ¿les avisó a los otros pueblos “¡ojo, los judíos son mi pueblo elegido, no les hagan nada!”?

En todas las fiestas judías  se celebra que nos salvamos de algo. Una vez , en Peisaj, mi tía Rujl avisó que no iba a venir con su suegra y sus 5 hijos, y mi mamá dijo: “nos salvamos”.

Cuando me enteré de que Jacob tuvo 12 hijos, me imaginé que armaron un equipo de futbol y me preguntaba quién haría de suplente.


Slide11 l.jpg

Mi bobe decía que su vecina, Doña Luisa ¡era una víbora! Una vez pasé por

la puerta de su casa, ella me ofreció una manzana, y me asusté mucho.

Mi primo tenia 4 años, vio a una nena desnuda y le dijo: ¡se les fue la mano con el bris!

Pensaba de chico: está bueno que los judíos seamos “el pueblo elegido”, pero no está bien que el pito sea “el sitio elegido” para diferenciarnos.

David derrotó a Goliath usando una sonda..


Slide12 l.jpg

El escrito cobró vida propia, y circuló por el cibermundo. En ocasiones, sin su sello de origen (firma de autor) otras veces, el mar cibernético también tiene barcos piratas, con nuevo título y/o firma.

Nueve años después, siento que llegó el momento de volver a compartir este texto, aggiornado tanto en su formato como en su contenido.

Ojalá les guste dar otra vuelta por esos tiempos de bobes, zeides, plétzales de pastrón y pepino, sémishques, oioioys, e inocencia.

Y si quieren que este texto siga volando, reenvíenlo a voluntad, pero plis, respetando “firma y forma”, que si no la lérerque se enoja.

RudyBuenos Aires, mayo de 2011

marcelorudy10@gmail.comhttp://humoristarudy.blogspot.com

Cuando era chico, iba al shule de mi barrio. Se llamaba Iosef Shprintzak (también fui un año al Sholem Aleijem) y la enseñanza era en idish. Ahí me enseñaron que ”Israel es más chiquita que Tucumán”,

que hubo muchos “malos” que quisieron esclavizar o exterminar a los judíos y no lo lograron, que hubo héroes, heroínas, reyes, profetas, sabios, increíbles gestas y también traiciones, venganzas, ambición de poder, peleas. Tradiciones. Ritos. Historia.

Y con todo eso, yo imaginaba.

En el año 2002 , en ocasión de un emotivo encuentro entre ex alumnos y docentes del Shprintzak, me propusieron que dijera unas palabras. Reuní entonces algunas de las cosas que pude haber imaginado en “aquellos tiempos”

Luego del acto, y en vista (y oído) de las risas, difundí el texto por email y fue publicado en mi libro "El pueblo elegido y otros chistes judíos" (Rudy- Eliahu Toker), Grijalbo, Bs. As., 2003, págs. 112-114.

¡Muchas Gracias a Pati (caricaturas), Jorh (dibujos), e Irene Blei ( diseño y ¡toda la onda!)!