econom a para una sociedad sostenible l.
Download
Skip this Video
Loading SlideShow in 5 Seconds..
Economía para una sociedad sostenible PowerPoint Presentation
Download Presentation
Economía para una sociedad sostenible

Loading in 2 Seconds...

play fullscreen
1 / 90

Economía para una sociedad sostenible - PowerPoint PPT Presentation


  • 197 Views
  • Uploaded on

Economía para una sociedad sostenible. Jorge Riechmann (con algunas aportaciones de Óscar Carpintero). ¿De qué trata la economía?. La respuesta convencional --que hoy prevalece-- reza: de la reventa con beneficio (“generación de valor añadido”).

loader
I am the owner, or an agent authorized to act on behalf of the owner, of the copyrighted work described.
capcha
Download Presentation

PowerPoint Slideshow about 'Economía para una sociedad sostenible' - sebille


An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript
econom a para una sociedad sostenible

Economíapara una sociedad sostenible

Jorge Riechmann

(con algunas aportaciones de Óscar Carpintero)

de qu trata la econom a
¿De qué trata la economía?

La respuesta convencional --que hoy prevalece-- reza: de la reventa con beneficio (“generación de valor añadido”).

Nosotros, por una parte, tenemos que reivindicar la respuesta de la economía política clásica, la de Aristóteles y Adam Smith y Karl Marx: trata de producir bienes y servicios útiles para los seres humanos.

Y, por otra parte, tenemos que señalar los límites de esa respuesta clásica, reformulándola a partir de las aportaciones de la economía ecológica (que trata de conectar el mundo del valor económico con sus bases biofísicas) y de la economía feminista (con su énfasis en la importancia de la reproducción social y los cuidados).

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

2

una situaci n hist rica radicalmente nueva
Una situación histórica radicalmente nueva

La humanidad, que durante milenios vivió dentro de lo que en términos ecológicos puede describirse como un “mundo vacío”, ha pasado a vivir en un “mundo lleno”o saturado en términos ecológicos

porque los sistemas socioeconómicos humanos han crecido demasiado en relación con la biosfera que los contiene.Daly, “De la economía del mundo vacío a la economía del mundo lleno”, en Robert Goodland, Herman Daly, Salah El Serafy y Bernd von Droste: Medio ambiente y desarrollo sostenible; más allá del Informe Brundtland, Trotta, Madrid 1997, p. 37-50.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

3

una coincidencia llena de simbolismo
Una coincidencia llena de simbolismo

En 1930, el premio Nobel de física Robert Millikan aseguró que la humanidad no podía construir nada que causara verdadero daño a algo tan grande como la Tierra.

En ese mismo año el ingeniero químico Thomas Midgley inventó los clorofluorcarbonados (CFC), que en los decenios siguientes fueron liberados a la atmósfera hasta adelgazar peligrosamente la protectora capa de ozono estratosférico: esto es, dañando gravemente esa Tierra tan grande y en apariencia invulnerable.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

4

ya no tenemos otra parte
Ya no tenemos otra parte

“Hasta hace poco, era posible ver como prácticamente infinito, casi inagotable, el patrimonio que nos es accesible. Los mapas del planeta incluían grandes manchas blancas designadas como Terra incognita; los bienes que nos prodigaba eran renovables indefinidamente; si nos expulsaban de un territorio podíamos encontrar otro en otra parte. Ahora ya no tenemos otra parte.”Albert Jacquard, “Finitud de nuestro patrimonio”, Le Monde Diplomatique (edición española) 103, mayo 2004, p. 28.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

5

una crisis socio ecol gica global
Una crisis socio-ecológica global

El crecimiento en el uso de recursos naturales y funciones de los ecosistemas está alterando la Tierra globalmente, hasta llegar incluso a trastocar los grandes ciclos biogeoquímicos del planeta: la circulación del nitrógeno o el almacenamiento del carbono en la atmósfera, por ejemplo.

No se trata ya de problemas medioambientales locales, sino de una crisis socio-ecológica global.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

6

el punto de partida las necesidades humanas en un planeta finito
El punto de partida: las necesidades humanas (en un planeta finito)

En nuestras sociedades las necesidades humanas se satisfacen, por una parte, con bienes y servicios producidos socialmente, a través de la economía mercantil y las instituciones políticas (alimento, vivienda, medios de transporte, atención médica, servicios educativos, etc.);

y también mediante relaciones con las personas cercanas (afecto, crianza, cuidado, atención a los seres humanos dependientes, etc.).

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

7

el factor de producci n naturaleza
El factor de producción “naturaleza”

Por otra parte, es importante subrayar que las necesidades también se satisfacen fuera de la economía humana, “con las funciones útiles de la naturaleza no producidas y en general no producibles (agua para beber, aire que respirar, el petróleo que quemamos).

La segunda fuente de servicios no puede ser sustituida por la primera. Si llega a desaparecer, también desaparecerá la vida humana, por muy grande que se haya hecho la capacidad productiva de la economía o por mucho que se hayan extendido los valores altruistas y solidarios”.Ernest Garcia, Medio ambiente y sociedad, Alianza, Madrid 2004, p. 160.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

8

funciones ambientales tres conjuntos de funciones del medio ambiente para la econom a
Funciones ambientales(tres conjuntos de funciones del medio ambiente para la economía)

I. Manantial de la vida y la biodiversidad, hábitat de las especies vivas, proveedor de "servicios ecosistémicos" que aseguran la regulación global (regulación del clima, regulación del ciclo hidrológico, regulación de los ciclos biogeoquímicos, creación de suelo fértil, etc). 

II. Fuente de recursos naturales (materia-energía de baja entropía).

III. Sumidero de calor y residuos (materia-energía de alta entropía).

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

9

una triple crisis clim tica energ tica de biodiversidad
Una triple crisis: climática, energética, de biodiversidad

A comienzos del siglo XXI tenemos un sistema energético en crisis tanto por el lado de las fuentes (final del petróleo barato, y luego agotamiento de los combustibles fósiles)...

...como por el de los sumideros (calentamiento antropogénico del planeta)...

...y está también en crisis la “parte viva” de la biosfera (ecosistemas, biota, diversidad biológica), lo cual pone en peligro los servicios biosféricos básicos de los que dependen las sociedades humanas.

03/04/2014

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

10

10

el modelo productivo actual
El modelo productivo actual…

…es la causa principal de la crisis ecológico-social, a través de cuatro mecanismos básicos:

1. Uso excesivo de recursos naturales no reproducibles y dados en cantidades fijas (energías fósiles, metales, etc).

2. Alteración de los ciclos biológicos de las demás especies (sobreexplotación de caladeros de pesca, destrucción de biodiversidad, etc.)

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

11

slide12
3. Creación de productos inexistentes en el medio natural –o alteración de su proporción: el dióxido de carbono en la atmósfera-- que éste no puede absorber (“efecto de invernadero” acrecentado, contaminaciones…).

Ocupación y alteración de los espacios (destrucción de suelo fértil, desertización…) Cf. Albert Recio, “Apuntes sobre la economía y la política del decrecimiento”, Ecología política 35, Barcelona 2008, p. 25.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

12

nos jugamos much simo
Nos jugamos muchísimo...

Los ecosistemas, así como los depósitos de recursos minerales, son las bases biofísicas de sustento de la economía humana.

De lo que en los próximos años suceda en la relación a tres bandas entre naturaleza, trabajo y capital depende, en buena medida, la habitabilidad del planeta,

el destino de la especie humana (junto con otras muchas especies)

y las posibilidades de vivir humanamente con libertad y justicia.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

13

como si el capital pudiese sustituir a la naturaleza
Como si el capital pudiese sustituir a la naturaleza...

Ahora bien, en la sociedad productivista/ consumista todo funciona como si la imposibilidad que antes mencionamos fuese posible: como si el capital pudiese sustituir a la naturaleza sin trabas y sin límite.

(¡El capital, que no es sino trabajo y naturaleza combinados de cierta forma!)

Algunos economistas extraviados defienden eso literalmente, aunque son los menos: pero lo grave es que, aunque la mayoría de los economistas –y de la gente que considere seriamente esta cuestión— reconocería que se trata de un verdadero disparate, todo en nuestra economías funciona como si ese tenebroso dislate fuese cierto.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

14

y como si el trabajo no importase
...y como si el trabajo no importase

La crisis ecológico-social es una crisis en la relación entre humanidad y naturaleza, una crisis en el metabolismo entre los seres humanos y la biosfera que habitan.

Esta relación se realiza fundamentalmente a través del trabajo. Por ello la crisis ecológico-social debe llevarnos a replantear de modo fundamental la cuestión del trabajo (y con ella la actuación sindical): si cambia nuestra relación con la naturaleza, necesariamente cambia nuestra relación con el trabajo.

Éste es un reto cultural de fondo para el movimiento obrero.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

15

la econom a del como si
La economía del “como si”

Por eso no parece fuera de lugar hablar de una “economía del como si”, trayendo a las mientes a aquel filósofo nietzscheano alemán a caballo entre el siglo XIX y el XX, Hans Vaihinger (1852-1933), inventor de una ficcionalista “filosofía del como si”.

En efecto, la economía depende de la biosfera y debe funcionar como un subsistema integrado en el “supersistema” que es la biosfera, pero esto se niega sistemáticamente.En la medida en que el medio ambiente se toma en consideración, se lo trata como un subsistema de la economía: el mundo al revés.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

16

dos miradas diferentes una cuesti n de enfoque
Dos miradas diferentes: una cuestión de enfoque

Sistemaeconómico

BIOSFERA

Sistema

económico

BIOSFERA

Economía convencional

Economía ecológica

el proceso econ mico seg n la econom a convencional
El proceso económico según la economía convencional

Mercados de bienes y servicios

Empresas

Hogares

Mercados de factores productivos

la econom a convencional una econom a de sistema cerrado
La economía convencional: una economía de sistema cerrado

Producción = Consumo = Ingreso.

Deja fuera del análisis los recursos naturales no valorados, y los residuos sin valor monetario (considerados como “externalidades”).

Esconde los costes ambientales (“barrer debajo de la alformbra”) y los requerimientos físicos.

La meta del crecimiento ilimitado se considera deseable y factible porque no hay restricciones físicas.

Evita hablar de reparto y redistribución.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

19

como si como si como si
Como si, como si, como si...

Se hace como si existieran mercados con competencia perfecta;

como si el modelo del Homo economicus se aproximase al comportamiento de seres humanos reales en contextos económicos;

como si los recursos naturales fuesen infinitos;

como si el valor de mercado de los minerales y metales fuese un indicador fiable de su escasez o abundancia;

como si los ecosistemas pudiesen metabolizar cualquier cantidad de contaminación; como si, como si, como si...

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

20

reconocer que las ficciones son ficciones
Reconocer que las ficciones son ficciones

Resulta demencial: pero dentro de esa demencia colectiva estamos viviendo.

Después de haber asistido a la destrucción –como quien dice de un día para otro— de más de la cuarta parte de la “riqueza” mundial en la crisis financiera y bursátil de 2008, ¿cómo seguir creyendo en esa ficción que la economía convencional llama “creación de valor”?

Para salir de la crisis económica actual hacia una sociedad de verdad sostenible, el primer paso debe ser reconocer esas ficciones en lo que son y asentar nuestro pensamiento económico sobre bases nuevas: esto es lo que propone la economía ecológica.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

21

no todo se puede reducir a dinero
No todo se puede reducir a dinero

“Hemos caído en la trampa de creer que todo se puede reducir a dinero, pasando por alto el hecho de que lo que no es físicamente posible, nunca será económicamente viable.” Jane King y Malcolm Slesser, No sólo de dinero... La economía que precisa la Naturaleza, Icaria, Barcelona 2006, p. 22

“El steady-state [o la sostenibilidad] exigirían menos de nuestros recursos ambientales, pero mucho más de nuestros recursos morales.” Herman E. Daly en 1971

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

22

otra muy distinta econom a del como si
Otra muy distinta economía del “como si”

Economics as if people mattered, decía Schumacher hace ya tantos años (era el subtítulo de su libro Lo pequeño es hermoso). Eso estaba --y sigue estando-- bien juzgado.

“La catástrofe es ciertamente inevitable salvo que nos acordemos de nosotros mismos, que recordemos quiénes somos: una gente peculiar destinada a disfrutar de salud, belleza y permanencia; dotada de enormes dones creativos y capaz de desarrollar un sistema económico tal que la ‘gente’ esté en primer lugar y la provisión de ‘mercancías’ en el segundo. La provisión de mercancías, sin duda, se cuidará entonces de sí misma.” Ernst F. Schumacher, prefacio a Lo pequeño es hermoso (1974), Blume, Madrid 1978, p. 8.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

23

primac a de la ecolog a
Primacía de la ecología…

Susan George ha ofrecido una descripción muy sugerente de “la gran transformación”. La etimología de los términos economía y ecología nos da la pista.

 Ambos contienen ambos la palabra griega oikos (casa, ámbito, dominio) y una segunda voz griega: nomos (regla, ley, procedimiento) la primera, y logos (razón, principio) la segunda.

 Si consideramos que nuestro hogar, nuestro oikos como especie es la naturaleza, parece obvio que nuestras relaciones con ella deberían regirse en primer lugar por el logos, el principio racional, y sólo derivadamente por el nomos, los procedimientos en los que se plasmaría el principio racional.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

24

sobre la econom a
…sobre la economía

La sociedad industrial moderna ha invertido las prioridades: ha puesto en primer lugar los procedimientos (la economía) y en un lugar relegado y hasta olvidado el principio (la ecología).

Esto es poner la carreta antes que los bueyes. La actividad económica es una subclase de los fenómenos ecológicos. La ecología ha de establecer el marco, las “reglas de juego” básicas, dentro de las cuales se desenvolverá la economía.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

25

arist teles sobre econom a y cremat stica
Aristóteles sobre economía y crematística

Aristóteles en su Política señala que la disciplina llamada económica se ocupa de la producción de bienes necesarios para la vida y útiles para la casa y la polis (y también de la adquisición por compraventa).

“La verdadera riqueza consiste en esos bienes”, dice el pensador griego, y tiene límites porque las necesidades humanas son limitadas: “la medida de esta clase de posesiones que son suficientes para una vida buena no es ilimitada”.

03/04/2014

dinero

26

acumular sin l mites
Acumular sin límites

Aristóteles añadió que hay “otra clase de arte de adquirir”, que denominó crematística, “para la cual no parece haber límites de la riqueza y la posesión”.

La razón de esta peculiaridad es que gira en torno al dinero. El dinero es el comienzo y el final de este “arte de adquirir”, y como el dinero se puede acumular indefinidamente no hay límites a su adquisición. Aristóteles, Política, Gredos, Madrid 1988, p. 64-73.

03/04/2014

dinero

27

la definici n convencional de econom a
La definición convencional de “economía”

Economía: estudio de la riqueza, la pobreza, la adquisición y consumo de bienes, la escasez...

Definición convencional: “estudio de la asignación de recursos escasos” a los diversos fines que pueden proponerse los seres humanos.

Pero en el tránsito de un “mundo vacío” a un “mundo lleno”, la naturaleza se convierte en un bien escaso.

Ello nos obliga a redefinir la economía y reconstruir ecológicamente la sociedad industrial: el programa de la economía ecológica, la ecología política y el sindicalismo con conciencia de especie.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

28

origen de la econom a ecol gica
Origen de la economía ecológica

Confluencia de una doble tradición:

Economistas críticos insatisfechos con el enfoque convencional (científico y político)

Científicos naturales insatisfechos con la economía convencional y con la estrechez de miras de su propia disciplina

Corriente alimentada por pioneros antiguos y modernos

Podolinsky, Geddes, Soddy,...

Georgescu-Roegen, Daly, Ayres, Boulding,...

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

29

desde la econom a ecol gica
Desde la economía ecológica...

Un enfoque entrópico (o termodinámico) para ecologizar la economía.

Nos importarán menos los flujos de dinero y las transacciones mercantiles, y

nos importarán más los intercambios de materia y energía de los sistemas socioeconómicos con sus entornos biofísicos (es lo que llamamos metabolismo entre sociedad y naturaleza).

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

30

slide31

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

31

el proceso econ mico es lineal y abierto en t rminos f sicos
El proceso económico es lineal y abierto en términos físicos

BIENES

RESIDUOS

RECURSOS

TRANSFORMACIÓN

RESIDUOS

¿RECICLAJE Y REUTILIZACIÓN?

econom a ecol gica rasgos
Economía ecológica: rasgos...

En la definición:

“estudio de las relaciones entre los ecosistemas y el subsistema económico en su acepción más amplia”.

En la representación del proceso económico:

Ir “más allá del valor monetario”: recursos y residuos.

Contemplar el proceso económico desde el ángulo del metabolismo social-natural.

Sistemas económicos (agrarios, industriales o urbanos) no aislados sino interconectados con el resto de sistemas naturales: intercambio y degradación constante de energía y materiales (sostenibilidad).

Importancia del marco institucional: economía institucional en la valoración (reglas del juego, poder, etc.)

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

33

e implicaciones de ver la econom a como un sistema abierto
...e implicaciones de ver la economía como un sistema abierto

En la metodología:

Enfoque transdisciplinar: ciencias sociales-naturales

Compatibilidad del subsistema económico con leyes que gobiernan el sistema más amplio (biosfera).

Tiende puentes entre economía, termodinámica y ecología: implicaciones en gestión de recursos, residuos y territorio

Utilización de diversas unidades de medida (biofísicas, territoriales y monetarias) para dar cuenta de los análisis, procesos y relaciones: evitar unidimensionalidad.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

34

el enfoque ecointegrador de jos manuel naredo
El enfoque ecointegrador de José Manuel Naredo

“La propuesta de enfoque ecointegrador [que tiende puentes entre economía y ecología] modifica el estatuto de la economía como disciplina. Pues al proponer un enfoque abierto y transdisciplinar, democratiza y abre la reflexión económica no sólo a los profesionales de otros campos, sino al conjunto de la ciudadanía.

(...) Debe quedar claro que el nuevo enfoque sirve sobre todo para establecer costes, no precios ni óptimos.”

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

35

slide36
“Sirve para subrayar las contradicciones que se observan, por ejemplo, entre el coste monetario y el coste físico (en energía, agua o materiales) de determinados procesos, pero no para porponer el ‘óptimo’.

Por ejemplo, no se debe proponer como ‘óptimo’ un proceso porque sea menos costoso en términos monetarios, si no lo es en términos de energía, agua, materiales... y en salubridad o accidentes laborales.”

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

36

la econom a tiene que volver a ser econom a pol tica
La economía tiene que volver a ser economía política

“En estos casos, en que la decisión escapa del campo de la racionalidad científica para exigir juicios de valor, el enfoque ecointegrador propone explicitarlos y hacer que la participación social debidamente informada cierre y respalde la toma de decisiones.” José Manuel Naredo (en conversación con Antonio Estevan y Daniel Jover) en Por una economía ecológica y solidaria,Icaria, Barcelona 2009, p. 58.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

37

una econom a ecol gicamente sensata
Una economía ecológicamente sensata...

maximiza el bienestar obtenido de la actividad económica (que depende de los bienes y servicios finales, no de la cuantía de las transacciones mercantiles) 

a la vez que minimiza los flujos de materia y energía que atraviesan el aparato productivo, es decir, minimiza el impacto ambiental de las actividades económicas.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

38

slide39

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

39

exportar los da os
Exportar los daños

El productivismo(maximizar la producción y minimizar los costes económicos directos para maximizar el beneficio) sólo es posible sobre la base de EXPORTAR LOS DAÑOS (dejando de pagar lo debido).

Esto lo hacemos masiva y cotidianamente: nuestra sociedad es productivista.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

40

externalidades sociales y ecol gicas
“Externalidades” sociales y ecológicas

Pensemos, no en casos tan evidentes como la exportación a países del Sur de productos lácteos contaminados con la radiactividad de Chernobil en 1986, o la exportación de agrotóxicos prohibidos en los países que los exportan, o la exportación de las harinas cárnicas contaminadas por priones.

No, pensemos en la producción y el consumo “normales”. Electricidad producida por centrales nucleares, por ejemplo. O bien hortalizas de invernadero en el Sureste español, por ejemplo. ¿Qué encontramos?

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

41

slide42
Explotación en empleos precarios y mal pagados, sin derechos laborales

Destrucción de los acuíferos

Contaminación de trabajadores, aguas y suelos con agrotóxicos

Despilfarro energético

Todo esto son daños exportados y no pagados por el consumidor de productos baratos: lo que los economistas llaman externalidades.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

42

slide43
Este tipo de capitalismo depredador no puede funcionar sin externalidades sociales y ecológicas.

La sostenibilidad se “importa” a costa de exportar insostenibilidad al resto de los territorios (Norte/ Sur, centro/ periferia...).

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

43

slide44
Como avestruces que entierran la cabeza...(Costes ocultos de la agricultura industrial danesa comparada con la agricultura ecológica)

03/04/2014

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

en el mundo de las muchas crisis

44

44

notas sobre el m todo de c lculo
Notas sobre el método de cálculo

Los costes de descontaminación de pesticidas se estiman por el coste adicional de purificación del agua potable mediante filttros de carbón activo y radiación ultravioleta: 6’9 coronas por metro cúbico de agua.

Descontaminación de nitratos mediante ósmosis inversa e intercambio de iones: 6’8 coronas por metro cúbico de agua.

La pérdida de biodiversidad se estima según el valor para los cazadores de la población de aves silvestres en el predio (150 coronas/ha. en agricultura convencional, dos veces y media más en agricultura ecológica).

La contaminación marina se valora por los costes de descontaminación de los vertidos líquidos al mar (1.481 coronas por hectárea).

Daños a la salud humana: la pérdida de capacidad reproductiva se valora en 74.000 coronas, según los baremos de las compañías de seguros. A cada caso de salmonelosis se imputan 800 coronas.

Fuente: The General Workers’ Union in Denmark: For Posterity—For Nature’s Sake—Ecological Farming, Copenhague 1995, p. 19-24.

03/04/2014

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

en el mundo de las muchas crisis

45

45

una crisis ecol gica o m s bien ecosocial global
Una crisis ecológica (o más bien ecosocial) global

Insistamos: los sistemas socioeconómicos humanos se han expandido demasiado en relación con la biosfera que los contiene (“mundo lleno”)

causando crecientes tensiones y deterioros que a menudo se presentan como problemas de límites.

El conjunto de estos problemas, tensiones y deterioros puede caracterizarse sin exageración como una crisis socio-ecológica global.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

46

viviendo por encima
Viviendo por encima...

“El deterioro de los ecosistemas de sustento vital y socioeconómico puede ser conceptuado como el resultado de un conflicto entre la escala alcanzada por la actividad humana con respecto a los límites biofísicos del planeta (Daly 1990).

La apuesta por el modelo de crecimiento perpetuo en un planeta finito ha sumido a la moderna civilización industrial en una contradicción económico-ecológica, en la que la economía se desarrolla a costa de la destrucción de los sistemas ecológicos que la sustentan (O’Connor 1994).”

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

47

de nuestras posibilidades
...de nuestras posibilidades

“Planteado de otra forma, cuando la escala de la economía viola los límites de presión tolerados por la resiliencia de los ecosistemas que la engloban, las fuerzas productivas devienen en fuerzas destructivas (Sacristán 1976/2004: 58), la co-evolución del ser humano con naturaleza se interrumpe, y la capacidad ecológica de sustentar las sociedades se socava.

La Evaluación de Ecosistemas del Milenio concluye en su resumen ejecutivo que ‘estamos viviendo por encima de nuestras posibilidades’ (MA 2005b).” Erik Gómez-Baggethun, Ecologizar la economía o economizar la ecología, tesis doctoral, Departamento de Ecología de la UAM, Madrid 2010, p. 4.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

48

slide49

Sostenibilidad como cuestión de escala

  • Desde la economía ecológica: la sostenibilidad ambiental como una cuestión de “escala”
  • ¿CÓMO MEDIR esa escala ambientalmente?
    • Flujos físicos de energía, materiales y residuos: metabolismo económico (Requerimiento Total de Materiales)
    • Territorio (huella ecológica)

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

49

el metabolismo econ mico como herramienta
El metabolismo económico como herramienta

Concepto de metabolismo: sencillez y utilidad

¿Por qué es útil?

Mejora comprensión de la dimensión física del proceso económico

Buen indicador de la sostenibilidad ambiental de las economías y relativiza las tesis del crecimiento “desmaterializado”

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

50

slide51
Comparación del metabolismo económico de la sociedad agrícola tradicional y de la sociedad industrial(kilogramos por habitante y día)

Oxígeno

120

Oxígeno

12

Materias primas

55

Materias

primas

4

Residuos

1.325

Residuos

36

Agua

20

Agua 1.150

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

51

crecimiento exponencial dentro de ambientes finitos
Crecimiento exponencial dentro de ambientes finitos

Reducción del uso de energía y materiales necesaria para que las economías de los países ricos sean más o menos sostenibles: 90%(según los cálculos del proyecto Towards Sustainable Europe en 1993-1996).

Si esto se quiere lograr con medidas de ecoeficiencia, sería posible –comenta Joachim Spangenberg— en medio siglo, operando con un “factor 10”.

Pero si en este tiempo la economía sigue creciendo al 2% necesitaríamos un “factor 27”, y si crece al 3% --¡el umbral de la creación neta de empleo en una economía como la española!— un “factor 45”…

El crecimiento exponencial dentro de ambientes finitos plantea problemas que sencillamente no tienen solución.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

52

monbiot el capitalismo como culto milenarista
Monbiot: el capitalismo como culto milenarista

“El capitalismo es un culto milenarista, elevado al rango de religión mundial. (...) Igual que los cristianos imaginan que su Dios los salvará de la muerte, los capitalistas creen que los suyos los librarán de la finitud. A los recursos del mundo, aseveran, les ha sido garantizada la vida eterna.

Basta una reflexión breve para mostrar que esto no puede ser verdad. Las leyes de la termodinámica imponen límites intrínsecos a la producción biológica.

Incluso la devolución de la deuda, el pre-requisito del capitalismo, resulta matemáticamente posible sólo a corto plazo. Heinrich Haussmann ha calculado que un simple pfennig invertido al 5% de interés compuesto en el año cero de nuestra era sumaría hoy un volumen de oro de 134.000 millones de veces el peso del planeta. El capitalismo persigue un valor de producción conmensurable con el reembolso de la deuda.”

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

53

robar al futuro para entregarlo al presente
Robar al futuro para entregarlo al presente

(...) Una razón por la que fallamos en comprender un concepto tan simple como el de finitud es que nuestra religión se fundó sobre el uso de los recursos de otras personas: el oro, el caucho y la madera de América Latina; las especias, el algodón y los tintes de las Indias orientales; el trabajo y la tierra de África.

La frontera de la explotación les parecía indefinidamente expansible a los primeros colonizadores. Ahora la expansión geográfica ha alcanzado sus límites, el capitalismo ha desplazado su frontera del espacio al tiempo: acaparar recursos de un futuro infinito.

(...) Todos los que están en el poder hoy saben que su supervivencia política depende de cómo se roba al futuro para entregarlo al presente.” George Monbiot, “Our quality of life peaked in 1974. It’s all downhill now”, The Guardian, 31 de diciembre de 2002.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

54

slide55
La producción material no puede crecer al ritmo del interés compuesto con que se acumulan las deudas (o los retornos de las inversiones): pero ese imposible es un supuesto básico del capitalismo.

La organización del crédito, en una economía ecologizada, debe ser radicalmente diferente a la actual. Hay toda clase de buenas razones para socializar la banca –y cuanto antes mejor.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

55

hoy desorientados en un mundo lleno
Hoy: desorientados en un “mundo lleno”

“Hace algunos años, uno de los autores [del libro No sólo de dinero...] estaba en una convención sobre ingeniería química en Nueva York, donde asistió al discurso clave del sector de producción de pasta de papel. Se explicó que los bosques, fuentes de la pasta de papel, llegarían a escasear algún día de forma inevitable y que no estaba lejana la fecha en que la pasta de papel se hiciese de plásticos, fabricados a partir del petróleo.

Al día siguiente, el conferenciante clave del grupo del petróleo profetizó que, a medida que las fuentes de petróleo y gas natural fuesen disminuyendo, el mundo se inclinaría cada vez más a sustitutos basados en productos forestales.” Jane King y Malcolm Slesser, No sólo de dinero... La economía que precisa la Naturaleza, Icaria, Barcelona 2006, p. 67.

03/04/2014

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

en el mundo de las muchas crisis

56

56

tres grandes l neas para una gran transformaci n
Tres grandes líneas para una gran transformación

Hay que adaptar los procesos productivos en la tecnosfera a las condiciones de nuestra vulnerable biosfera, de tal modo que estos procesos lleguen también a ser cíclicos o cuasi-cíclicos;

y poner en marcha la transición hacia un sistema energético basado en la explotación directa o indirecta de la luz solar, fuente en última instancia de toda la energía disponible en la Tierra;

así como limitar el tamaño de los sistemas socioeconómicos humanos con medidas de autocontención.

03/04/2014

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

57

57

un est ndar de coste de energ a del orden del doble del actual
Un estándar de coste de energía del orden del doble del actual

“Cuando converjan los costes descendentes de las tecnologías solares con los precios crecientes de la energía se dispondrá de una fuente realmente limpia (...).

El problema reside en cómo adaptar el sistema económico a un estándar de coste de energía del orden del doble del actual, o poco más.

Con una visión económica y tecnológica de corto alcance esta adaptación puede parecer una quimera, pero si se aplican los recursos, las políticas y la planificación necesarias, este objetivo se podría alcanzar en poco tiempo, en menos de un par de décadas.” Antonio Estevan (en conversación con José Manuel Naredo y Daniel Jover) en Por una economía ecológica y solidaria,Icaria, Barcelona 2009, p. 30.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

58

eficiencia
Eficiencia

Economía básica: la eficiencia en general (y la eco-eficiencia en particular) es una buena cosa, a igualdad de las demás circunstancias (que de todas formas casi nunca se quedan iguales, claro).

Pero se trata de un valor instrumental.

En cambio el disfrute de la vida (recordemos a Georgescu-Roegen) sí que es un bien en sí mismo (un valor intrínseco). ¿Cómo pasamos de aquella a éste?

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

59

ecoeficiencia
Ecoeficiencia

Ecoeficiencia en la producción: menos materiales y energía para producir cierto bien.

Pero después ¿cómo usamos este bien? Aquí ingresamos en la problemática de la eficiencia en el ámbito del consumo.

Por ejemplo, nos recuerda Joachim Spangenberg, la producción consiste en tomar unas 16 toneladas de materiales y transformarlas –con el concurso de abundante energía fósil, ingenio humano y fuerza de trabajo especializada– en un coche que pesa 1’8 ton.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

60

un despilfarro gigantesco
Un despilfarro gigantesco

¿Y en qué consiste el consumo? En usar ese coche para transportar 100 kg. de seres humanos –quizá también algunos kilos de perro– durante tres meses, y luego tirar el coche.

En efecto: usar el coche 29 min. Al día durante 12 años –son datos promedio reales de Alemania– resulta en sólo tres meses de uso agregado. ¡Qué despilfarro gigantesco! La máquina siempre está ahí, pero inactiva la mayor parte del tiempo. Joachim Spangenberg entrevistado por Marta Jofra en Ecología política 35, Barcelona 2008, p. 11.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

61

ecoeficiencia en el consumo
Ecoeficiencia en el consumo

Por otra parte –y ahí llegamos al disfrute de la vida--, disponer de un servicio no significa necesariamente que uno esté satisfecho (los 29 minutos diarios de uso del coche pueden consistir sobre todo en atascos). Puede haber servicios que no satisfagan para nada las necesidades de cada uno…

De ahí: no sólo debemos considerar cómo obtener nuestros bienes con menos gasto de energía y materiales, y cómo obtener más servicios con menos bienes, sino también cómo usar más los servicios a partir de los bienes disponibles, y cómo obtener suficiente satisfacción personal con menos servicios.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

62

la paradoja de la ecoeficiencia
La paradoja de la ecoeficiencia

En la práctica, los beneficios generados por la ecoeficiencia a menudo trabajan en contrade la conservación de recursos (aunque ello parezca contraintuitivo).

Es lo que los economistas llaman el efecto rebote o “paradoja de Jevons”.

Se da aquí uno de esos casos de microrracionalidad combinada con macroirracionalidad de los que podemos hallar ejemplos numerosos en el capitalismo.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

63

el efecto rebote
El efecto rebote

1. DEL LADO DEL CONSUMO. Los ahorros individuales a menudo se redirigen a formas alternativas de consumo, pero la presión global sobre los recursos no disminuye. Así, la mayor ecoeficiencia puede permitir a la empresa aumentar sueldos, incrementar dividendos o disminuir precios, lo cual a su vez llevará a un aumento del consumo neto (de trabajadores, accionistas y consumidores, respectivamente).

2. DEL LADO DE LA PRODUCCIÓN. Los incrementos en eficiencia que son rentables –y estos son los que se ponen rápidamente en práctica— contribuyen a aumentar las expectativas de beneficio y las inversiones en las empresas eficientes. Esto induce una expansión competitiva de las tecnologías eficientes a otras empresas del sector, las cuales pueden incrementar entonces la demanda global de recursos.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

64

dos ejemplos
Dos ejemplos

El industrial Stefan Schmidheiny elogia el 50% de incremento de la productividad energética que ha logrado la industria química en los últimos decenios, ¡olvidando que la producción química se ha duplicado en el mismo período!

El uso de energía por unidad de PIB disminuyó un 23% en los países de la OCDE entre 1973 y 1987: ¡pero el consumo total de energía en esos países creció un 15% en el mismo período!

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

65

inversi n para el futuro
Inversión para el futuro

En definitiva: los beneficios económicos generados a partir de una mayor eficiencia tecnológica incrementan el consumo global (el “transumo”) de recursos.

La única solución es retirar en origen los aumentos de la productividad de la circulación económica, invirtiéndolos en conservación y mejora del capital natural. Inversión para el futuro...

Ahí entramos en todo el debate sobre reforma fiscal ecológica... Cf. mi ppt sobre este asunto

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

66

cuando m s es menos
Cuando más es menos

La trampa: partiendo de una situación de producción sumamente sucia o desarrollo totalmente insostenible, cualquier pequeña mejora ambiental podrá venderse como “producción más limpia” o “desarrollo más sostenible”. ¿Y quién no querría tal cosa?

Pero el término de comparación no debe ser el insostenible y sucio presente, sino el estado de cosas apetecido.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

67

slide68
En caso contrario, podemos lograr constantemente pequeñas mejoras incrementales mientras la situación general se deteriora cada vez más.

Pero desarrollo sostenible y producción limpia no son asunto de mejoras incrementales sino de un cambio de modelo.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

68

backcasting o retroyectar
Backcasting o “retroyectar”

Método del backcasting o “retroyectar”: se trata de definir de manera operativa “producción limpia” y “desarrollo sostenible”, determinar la distancia que nos separa de ello, seleccionar indicadores, especificar los pasos que hay que dar, acordar quién debe darlos y quién ha de pagar lo que cuestan...

Sólo los pasos de un proyecto así pueden considerarse avances reales hacia la producción limpia y la sustentabilidad.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

69

hacer distinto y hacer menos
Hacer distinto y hacer menos

Sostenibilidad no es, de forma, general hacer más (aunque en algunos ámbitos haya que hacer más: energías renovables o tecnologías ecoeficientes, por ejemplo).

¿No se trata, sobre todo, de hacer distinto y también de hacer menos?

De ahí las dificultades políticas y sociales del asunto: añadir nos resulta fácil, autolimitarnos no.

Pero ¿no tenemos que aprender a decir no colectivamente ante la terrible bulimia desarrollista?

03/04/2014

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

70

70

sostenibilidad desarrollo sin crecimiento
Sostenibilidad: desarrollo sin crecimiento

DESARROLLO SOSTENIBLE como DESARROLLO (esto es, mejora cualitativa) SIN CRECIMIENTO en el “flujo metabólico” o “transumo” (de energía y materiales a través del sistema productivo) más allá de los límites ecológicos.Cf. Goodland/ Daly/ El Serafy/ von Droste, Environmentally Sustainable Economic Development: Building on Brundtland, p. 10.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

71

en la vida real muchas veces hay que optar
En la vida real, muchas veces hay que optar

¿“ Conciliar el crecimiento económico y la protección del medio ambiente”?

No todo puede hacerse a la vez; hay que optar. Como dicen los anglosajones, uno no puede, al mismo tiempo, comerse el pastel y conservarlo.

No puede uno promover los intereses de la elite financiera internacional, y al mismo tiempo querer “aliviar la pobreza” de los humillados y ofendidos.

No puede uno querer que prosperen, simultáneamente, las transnacionales agroquímicas y los campesinos pobres.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

72

no se puede querer todo a la vez y su contrario
No se puede querer todo a la vez, y su contrario

No pueden mejorar al mismo tiempo las cuentas de resultados de las grandes constructoras que cementan superficies e inundan valles, y la biodiversidad.

No puede uno querer al mismo tiempo “desarrollo” (entendido como crecimiento económico) y sustentabilidad.

No se puede querer todo a la vez, y su contrario.

Los seres adultos saben que existen disyunciones excluyentes, y que en muchas situaciones de la vida hay que optar. ¿Seremos capaces, colectivamente, de comportarnos como seres adultos?

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

73

en un mundo lleno gesti n de la demanda
En un “mundo lleno”, gestión de la demanda

Hasta hace un par de siglos, quizá sólo algunos decenios, podíamos pensar que el mundo estaba lleno de naturaleza y vacío de gente; hoy está lleno de gente y cada vez más vacío de naturaleza. En un “mundo lleno”, la idea de soberanía del consumidor es anacrónica.

En lugar de ello, los poderes públicos democráticos deben diseñar estrategias de gestión de la demanda (en sectores como el uso de energía, los transportes, el consumo de carne y pescado, etc.) para no superar los límites de sustentabilidad, preservando al mismo tiempo en todo lo posible la libertad de opción.

Autogestión colectiva de las necesidades y los medios para su satisfacción.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

74

redise ar los procesos productivos
Rediseñar los procesos productivos

Si de verdad queremos reducir la contaminación (incluyendo las formas globales de la misma, como el “efecto de invernadero” o la difusión biosférica de tóxicos persistentes), tenemos que trasladar la atención desde las salidas de los sistemas de producción a la gestión de las entradas.

Vale decir, tenemos que rediseñar los procesos de producción.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

75

prevenci n frente a control
Prevención frente a control

Es la lección sobre la que Barry Commoner no ha dejado de llamar la atención desde hace decenios. Al final del capítulo PREVENCIÓN FRENTE A CONTROL de En paz con el planeta (Crítica, Barcelona 1992), escribía:

“Cuando un contaminante es atacado en su punto de origen –en el proceso de producción que lo genera--, puede ser eliminado. Una vez ha sido producido, ya es demasiado tarde. Ésta es la sencilla pero poderosa lección de las dos décadas de esfuerzo intenso pero mayormente fútil para mejorar la calidad del ambiente.”

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

76

seis principios b sicos para una sociedad justa y ecol gicamente sostenible
Seis principios básicos para una sociedad justa y ecológicamente sostenible

1. Principio de precaución, que pide una aproximación preventiva antes que reparadora.

2. Principio de solidaridad sincrónica y diacrónica (entre todas las poblaciones del mundo, y entre las generaciones actuales y las futuras), en estrecha conexión con el principio de igualdad social.

3. Principio de participación del conjunto de los actores sociales en los mecanismos de decisión (también podemos hablar, sencillamente, de principio democrático).

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

77

slide78
4. Principio de autocontención (o autolimitación, o suficiencia) que podemos materializar como “gestión generalizada de la demanda”.

5. Principio de biomímesis (o de coherencia): imitación de algunos rasgos destacados de los ecosistemas. Una estrategia de reinserción de los sistemas humanos dentro de los sistemas naturales

6. Principio de ecoeficiencia, con las cautelas que antes expresamos.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

78

transici n justa
Transición justa

Una nueva clase de pleno empleo (fuera del productivismo/ consumismo) en la transición hacia una sociedad sostenible. Cuatro herramientas básicas:

1. Disminución del tiempo de trabajo y reparto del empleo

2. Formación continua subsidiada (con becas para el trabajador o trabajadora)

3. “Tercer sector” de utilidad pública

4. “Segunda nómina”

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

79

slide80
“Sólo si existen instituciones bien configuradas para realizar la evaluación de los cambios, fijar planes de reciclaje, garantizar rentas y aplicar el reparto del trabajo podemos esperar que el ajuste vaya a realizarse sólo con las fricciones inevitables.

Pero estas instituciones y políticas no existen, el resultado puede ser la generación de un verdadero caos social en el que los defensores del statu quo social y ambiental tienen todas las de ganar.” Albert Recio, “Apuntes sobre le economía y la política del decrecimiento”, Ecología política 35, Barcelona 2008, p. 32.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

80

no s lo apretarnos el cintur n
No sólo apretarnos el cinturón…

Si la economía ya parecía una “ciencia lúgubre” hace más de siglo y medio (a Thomas Carlyle, en su ensayo de 1849 “Ocassional discourse on the Negro question”), ¿qué decir de la economía ecológica, con su insistencia en la naturaleza entrópica de nuestro mundo, en la limitación de los recursos, en la necesidad de austeridad?

De ahí que debamos insistir constantemente no sólo en las constricciones materiales que vienen impuestas por la finitud de la biosfera, sino en las enormes posibilidades de libertad humana y buena vida que se abren cuando aceptamos formas de vida más igualitarias, cooperativas y cuidadoras de la naturaleza.

Ecologizar la economía y la sociedad no es sólo apretarnos el cinturón: también es vivir mejor

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

81

las tres es
Las tres Es

“Cuando el ‘estudio del hogar’ (ecología) y la ‘administración del hogar’ (economía) puedan fusionarse, y cuando los preceptos éticos puedan ampliarse para incluir el medio ambiente junto a los valores humanos, entonces se podrá ser optimista respecto al futuro de la humanidad. En consecuencia, el holismo esencial y el gran aprendizaje para nuestro futuro pasa por la consideración conjunta de las tres Es: Ecología, Economía, Ética.” Eugene P. Odum, Ecología: bases científicas para un nuevo paradigma, Eds. Vedrà, Barcelona 1992, p. 271

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

82

nota para sindicalistas
Nota para sindicalistas

Es preciso acabar con la cultura del productivismo/ consumismo, avanzando hacia una cultura de sobriedad, autodominio, solidaridad y respeto a la naturaleza...

...al mismo tiempo que revalorizamos el mundo del trabajo, el valor y la dignidad del trabajo.

Dentro de la sociedad capitalista, insertos en la dinámica de mercantilización de todo lo divino y lo humano, tendemos a olvidar que el trabajo no es únicamente la fuente de medios de subsistencia en forma de un salario.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

83

las dimensiones del trabajo humano m s all del salario
Las dimensiones del trabajo humano, más allá del salario

Tiene otras dos dimensiones aún más importantes que aquella: el trabajo es también actividad orientada a la satisfacción de las necesidades humanas,

y es medio de socialización, de creación y recreación de una comunidad humana.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

84

no desnaturalizarnos
No desnaturalizarnos

El sindicato no debería concebirse a sí mismo como cártel de vendedores asociados para elevar el precio de la mercancía fuerza de trabajo en el mercado capitalista.

Es un punto de vista inaceptable por lo estrecho --y, si se me apura, diré que es el punto de vista del capital.

Los sindicatos de clase no pueden hacerlo suyo sin desnaturalizarse irremediablemente.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

85

slide86
El sindicato está para mejorar la vida de los trabajadores en sociedades divididas en clases y en economías ecológicamente insostenibles, y ello --desde este punto de vista más amplio, sociopolítico y no reductivamente economicista-- involucra más dimensiones que la venta de fuerza de trabajo.

El sindicato, en una situación histórica en la que la mera existencia de la humanidad en un futuro próximo no está garantizada, también está para defender a esos trabajadores del futuro, sus posibilidades de existir y de llevar una existencia digna, su empleo, sus condiciones de trabajo y de vida.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

86

economics as if people mattered
Economics as if people mattered

La cultura dominante estimula rasgos que –cuando los observamos en un individuo— solemos calificar de psicopáticos. Carencia de empatía, consideración del mundo y de los otros como objetos para el goce propio, impotencia para abrirse a la alteridad o autocuestionarse, ausencia de sentimientos de responsabilidad: en efecto, se diría que el psicópata constituye el modelo para la cultura que hoy prevalece.

 “Economía como su la gente importara”, decía E.F. Schumacher en 1973. Necesitamos una economía a la que la gente y el planeta le importen: y no la clase de economía psicopática que hoy padecemos.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

87

slide88
Un libro de 1998, pero quizá aún útil

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

88

slide89

Más reflexión e información: “pentalogía de la autocontención” de Jorge Riechmann.1. Un mundo vulnerable2. Biomímesis3. Gente que no quiere viajar a Marte4. La habitación de Pascal5. Todos los animales somos hermanos (cinco volúmenes en la editorial Los Libros de la Catarata).

03/04/2014

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

89

89

para seguir estudiando
Para seguir estudiando

En España funciona desde hace 2006 una red de investigadores en economía ecológica: su página web es www.ecoecoes.es.

Una útil introducción a la economía ecológica –y sus críticas a la economía estándar— en Joan Martínez Alier y Jordi Roca Jusmet, Economía ecológica. y política ambiental, PNUMA/ FCE, México DF 2000.

Un libro básico: Jane King y Malcolm Slesser, No sólo de dinero... La economía que precisa la Naturaleza, Icaria, Barcelona 2006.

03/04/2014

econ. para una sociedad sostenible

90