Download
qu pasa cuando muere una persona de dios n.
Skip this Video
Loading SlideShow in 5 Seconds..
¿Qué pasa cuando muere una persona de Dios? PowerPoint Presentation
Download Presentation
¿Qué pasa cuando muere una persona de Dios?

¿Qué pasa cuando muere una persona de Dios?

312 Views Download Presentation
Download Presentation

¿Qué pasa cuando muere una persona de Dios?

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript

  1. ¿Qué pasa cuando muere una persona de Dios?

  2. (Hechos 7:55) Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios,

  3. (Lucas 16:22) Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado

  4. (Hebreos 1:14) Porque todos los ángeles son espíritus al servicio de Dios, enviados en ayuda de quienes han de recibir en herencia la salvación.

  5. (Génesis 49:29) Les mandó luego, y les dijo: Yo voy a ser reunido con mi pueblo. Sepultadme con mis padres en la cueva que está en el campo de Efrón el heteo,

  6. (Génesis 49:33) Y cuando acabó Jacob de dar mandamientos a sus hijos, encogió sus pies en la cama, y expiró, y fue reunido con sus padres.

  7. (Números 20:24) Aarón será reunido a su pueblo.

  8. (Génesis 15:15) Y tú vendrás a tus padres en paz, y serás sepultado en buena vejez.

  9. (1 Crónicas 29:28) Y murió en buena vejez, lleno de días, de riquezas y de gloria; y reinó en su lugar Salomón su hijo.

  10. (Lucas 23:43) Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.

  11. (Apocalipsis 21:9) Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero.

  12. (Apocalipsis 21:10) Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios,

  13. (Apocalipsis 21:11) teniendo la gloria de Dios. Y su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal.

  14. (Apocalipsis 3:12) Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo.

  15. (Apocalipsis 21:2) Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.

  16. (Apocalipsis 21:10) Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios,

  17. (Apocalipsis 21:21) Las doce puertas eran doce perlas; cada una de las puertas era una perla. Y la calle de la ciudad era de oro puro, transparente como vidrio.

  18. (Apocalipsis 21:23) La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera.

  19. (Apocalipsis 22:14) Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad.

  20. (Apocalipsis 5:9) y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación;

  21. (Juan 14:2) En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

  22. (1 Tesalonicenses 4:16) Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.

  23. (1 Corintios 15:51) He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados,

  24. (1 Corintios 15:52) en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

  25. (1 Juan 3:2) Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.

  26. (1 Tesalonicenses 4:17) Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

  27. (Lucas 21:36) Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.

  28. (Lucas 14:14) y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos.

  29. (Apocalipsis 19:7) Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado.

  30. (Apocalipsis 19:9) Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.

  31. (Apocalipsis 19:11) Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea.

  32. (Apocalipsis 19:13) Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es:EL VERBO DE DIOS.

  33. (Apocalipsis 19:14) Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos.

  34. (Apocalipsis 19:16) Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre:REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.

  35. (Apocalipsis 17:14) Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.

  36. (Apocalipsis 5:10) y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

  37. (Apocalipsis 1:5) y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,

  38. (Apocalipsis 1:6) y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.

  39. (Lucas 22:28) Pero vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis pruebas.

  40. (Lucas 22:29) Yo, pues, os asigno un reino, como mi Padre me lo asignó a mí,

  41. (Lucas 22:30) para que comáis y bebáis a mi mesa en mi reino, y os sentéis en tronos juzgando a las doce tribus de Israel.

  42. (Lucas 19:16) Vino el primero, diciendo: Señor, tu mina ha ganado diez minas.

  43. (Lucas 19:17) El le dijo: Está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades.

  44. (Lucas 19:19) Y también a éste dijo: Tú también sé sobre cinco ciudades.

  45. (Mateo 25:15) A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.

  46. (Mateo 25:19) Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.

  47. (Mateo 25:21) Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

  48. (Apocalipsis 20:2) Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años;

  49. (Apocalipsis 20:4) Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.

  50. (Apocalipsis 20:6) Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.