slide1
Download
Skip this Video
Download Presentation
En pleno siglo XVII, el Romancero vuelve a ser motivo de inspiración para él.

Loading in 2 Seconds...

play fullscreen
1 / 1

En pleno siglo XVII, el Romancero vuelve a ser motivo de inspiración para él. - PowerPoint PPT Presentation


  • 83 Views
  • Uploaded on

En pleno siglo XVII, el Romancero vuelve a ser motivo de inspiración para él. Aquí tenemos un ejemplo: un romance dedicado a Isabel de Urbina (Belisa), primera esposa del poeta, a quien abandonó a las dos semanas de casarse para alistarse en la marina.

loader
I am the owner, or an agent authorized to act on behalf of the owner, of the copyrighted work described.
capcha
Download Presentation

PowerPoint Slideshow about ' En pleno siglo XVII, el Romancero vuelve a ser motivo de inspiración para él. ' - macon-dyer


An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript
slide1
En pleno siglo XVII, el Romancero vuelve a ser motivo de inspiración para él.

Aquí tenemos un ejemplo: un romance dedicado a Isabel de Urbina (Belisa), primera esposa del poeta, a quien abandonó a las dos semanas de casarse para alistarse en la marina.

De pechos sobre una torre que la mar combate y cerca mirando las fuertes naves que se van a Inglaterra,

las aguas crece Belisa llorando lágrimas tiernas diciendo con voces tristes al que se aparta y la deja:

«Vete, cruel, que bien me queda en quien vengarme de tu agravio pueda.»

“No quedo con solo el hierro de tu espada y de mi afrenta, que me queda en las entrañas retrato del mismo Eneas,

y aunque inocente, culpado, si los pecados se heredan; mataréme por matarle y moriré porque muera”.

«Vete, cruel, que bien me queda en quien vengarme de tu agravio pueda.»

ad