Cuatro poemas a MARÍA
Download
1 / 12

- PowerPoint PPT Presentation


  • 152 Views
  • Updated On :

Cuatro poemas a MARÍA. Por fr. Marcos Rincón. 1. Santa María Virgen Virgen dulce y Madre plena, de tu Hijo feliz hija, sobre toda criatura encumbrada, y humildísima. Señora excelsa, eres dueña del corazón de tu Hijo; quien triste y pobre a ti acude se vuelve gozoso y rico.

loader
I am the owner, or an agent authorized to act on behalf of the owner, of the copyrighted work described.
capcha
Download Presentation

PowerPoint Slideshow about '' - kamuzu


An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript
Slide1 l.jpg

Cuatro poemas a MARÍA

Por fr. Marcos Rincón


Slide2 l.jpg

1. Santa María Virgen

Virgen dulce y Madre plena,

de tu Hijo feliz hija,

sobre toda criatura

encumbrada, y humildísima.

Señora excelsa, eres dueña

del corazón de tu Hijo;

quien triste y pobre a ti acude

se vuelve gozoso y rico.

Tu benignidad socorre,

generosa, al que te implora

y, cual madre, te adelantas

al gemido de su boca.


Slide3 l.jpg

En ti la misericordia

y la grandeza se juntan;

cuanta bondad se reparte

lo creado tú acumulas.

Del hogar de tus entrañas

el amor alzó su incendio,

con cuyo calor germina

flores celestes el suelo.

A Dios Padre y al Espíritu

y a tu Hijo la alabanza,

que, amorosos, te ciñeron

veste admirable de gracia. Amén.


Slide4 l.jpg

2. Santa María, que, amorosa, acoges

la súplica y dolor de los mortales,

míranos maternal y generosa

a los que a ti venimos suplicantes.

Auxílianos si el mal nos encadena,

desata el corazón de sus maldades,

socórrenos si el mundo nos seduce,

no dejes que del cielo nos aparte.


Slide5 l.jpg

Alivia el peso de la carne débil,

        haz que la paz de Dios los tiempos calme,

        sé el amparo en la hora de la muerte,

        tu ayuda el premio eterno nos alcance.

        Por ti, Madre de todos, alabamos

        a tu Hijo, al Espíritu y al Padre;

        tú que fuiste vestida de su gracia,

        ruégales que en tus hijos la derramen. Amén.


Slide6 l.jpg

3. Santa Virgen María,

Hija y Madre de Dios,

tú, gloriosa y benigna,

míranos con amor.

Generosa en la entrega,

Nazarena del sí,

haz que a Dios consagremos

el vivir y el morir.


Slide7 l.jpg

Entre todas bendita,

de quien Dios se prendó,

del pecado librada,

de pecar líbranos.

Madre fiel de la Iglesia,

Reina de salvación,

tu poder nos ampare

en peligro y dolor.


Slide8 l.jpg

De los mares estrella,

no nos niegues tu luz,

llévanos a tu Hijo,

muéstranos a Jesús.

Te llenó con su gracia,

te hizo grande el Señor.

Con tu voz proclamamos

las bondades de Dios.


Slide9 l.jpg

ROMANCE  DE  LA  MADRE  DE  DIOS

María es decir mar

que eternidad rebosa.

En invierno florece

tu seno, gran Señora,

de nuestra zarza y barro

rosas y estrellas brotan.

Eres hija de Eva

y eres Madre sin sombra,

todas engendran muerte,

vida engendras tú sola.

¡Qué milagro de soles

desde tu sangre asoma!


Slide10 l.jpg

Milagro de rocío

que en ti al Eterno forma,

milagro del Espíritu

en fe tan generosa,

prodigio de diamante

que al mismo Dios asombra.

Sella la paz el cielo

porque al hombre recobra,

Dios habita tu sangre,

de ti la suya toma,

la salvación, el cielo

en nuestra carne mora.


Slide11 l.jpg

¡Oh gema trasparente,

trono, madre y esposa

de un sol que no nos quema

y que el ocaso ignora,

luz que cabe en tu vientre

y no cabe en la boca!

Toda de luna y trigo,

salvada y salvadora,

vestiste nuestra carne

de verdores y auroras.

Todos en ti nacemos

cuando a Jesús nos donas,

nuestra vida inmortal,

de ti, Madre, es deudora.


Slide12 l.jpg

El amor infinito,

de largueza te colma.

Don tu vientre nevado,

donde el edén retorna,

don tus manos, que en ellas

va la misericordia,

don tu boca, tus ojos,

que nuestros llantos borran;

duerme en ti nuestra angustia,

nuestro temblor reposa.

¡Cómo no bendecirte,

divina engendradora!