slide1 l.
Download
Skip this Video
Loading SlideShow in 5 Seconds..
Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Dios mío, de día clamo y no respondes, también de noche, no ha PowerPoint Presentation
Download Presentation
Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Dios mío, de día clamo y no respondes, también de noche, no ha

Loading in 2 Seconds...

play fullscreen
1 / 5

Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Dios mío, de día clamo y no respondes, también de noche, no ha - PowerPoint PPT Presentation


  • 165 Views
  • Uploaded on

Salmo 22 (23). Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Dios mío, de día clamo y no respondes, también de noche, no hay silencio para mí. Han herido mis manos y mis pies. Todos mis huesos se dislocan, puedo contar todos mis huesos. Está seco mi paladar como una teja

loader
I am the owner, or an agent authorized to act on behalf of the owner, of the copyrighted work described.
capcha
Download Presentation

PowerPoint Slideshow about 'Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Dios mío, de día clamo y no respondes, también de noche, no ha' - jiro


An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript
slide1

Salmo 22 (23)

Dios mío, Dios mío,

¿por qué me has abandonado?

Dios mío, de día clamo

y no respondes,

también de noche,

no hay silencio para mí.

slide2

Han herido mis manos y mis pies.

Todos mis huesos se dislocan,

puedo contar todos mis huesos.

Está seco mi paladar como una teja

y mi lengua pegada a mi garganta.

Todos los que me ven de mí se mofan,

tuercen los labios, menean la cabeza:

“Se confió a Yahveh, ¡pues que Él le libre,

que le salve, puesto que le ama!”

Repártense entre sí mis vestiduras

y se sortean mi túnica.

slide3

Y yo, gusano, que no hombre,

vergüenza del vulgo, asco del pueblo,

como el agua me derramo,

mi corazón se vuelve como cera,

se derrite entre mis entrañas.

Perros innumerables me rodean,

una banda de malvados me acorrala,

ellos me observan y me miran.

slide4

…y Tú me sumes en el polvo de la muerte.

¡Mas Tú eres el Santo, que moras en las laudes de Israel!

En Ti esperaron nuestros padres y Tú los liberaste;

a Ti clamaron y salieron salvos;

en Ti esperaron y nunca quedaron confundidos.