Download
5 signos toques y palabras n.
Skip this Video
Loading SlideShow in 5 Seconds..
5. Signos, toques y palabras PowerPoint Presentation
Download Presentation
5. Signos, toques y palabras

5. Signos, toques y palabras

218 Views Download Presentation
Download Presentation

5. Signos, toques y palabras

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript

  1. 5. Signos, toques y palabras

  2. El Signo • El Orden consiste en colocar las dos manos sobre el muslo izquierdo. • El Signo propiamente dicho es adelantar el pie izquierdo y hacer con la mano derecha el ademán de tomar un incensario colocado en la izquierda.

  3. El Toque • Se realiza tomándose mutuamente el codo izquierdo con la mano derecha, arqueando el brazo como para formar un círculo (el Ouroboros). • En algunas representaciones el Ouroboros tiene una mitad clara y otra oscura: los dos Hermanos que se dan el toque representan estas dos mitades.

  4. El Signo y el Toque del grado 23°, según Blanchard (2002).

  5. La Palabra de Pase • Es Uriel, el nombre del Ángel del Fuego, “que preside el incensado”. • Según las Leyendas, Uriel instruyó a Enoch, explicándole los secretos relativos a la longitud del año y la duración de las estaciones. • Según la teurgia, el sitio de Uriel es el Sol. El Libro de Enoch lo representa como muy birllante y luminoso.

  6. La Palabra de Pase • Según Pike, Uriel es Aurai – Al, la “Luz de Al”. • Es decir, la Luz que emana del Ser No Engendrado, del Principio Impersonal. • Luz que consiste en la Primera Manifestación, en la que el Caos abandona su Silencio y se expresa como la Palabra. • Luz que irradia del punto en el centro del círculo y, al hacerlo define el límite (la circunferencia) del círculo. • Luz que es, por lo tanto, el germen del espacio.

  7. La respuesta • La Palabra de Pase se responde diciendo “Tabernáculo de las Verdades Reveladas”. • Es decir, Templo de los Antiguos Misterios, Santuario de los Dioses Antiguos. • En la imagen siguiente, la palabra Tabernáculo, en caracteres hebreos.

  8. La Palabra Sagrada • Es Iod – Hé – Vau – Hé, pronunciada letra por letra, alternativamente, entre dos Hermanos. • Según la tradición estas cuatro letras son usadas en la frase “Hayah hoveh yi´yeh.”“Él Fue, Él Es y Él Será”. • En la Kabbala se relacionan las letras (Otiot) del Tetragrámaton con la calidad de los Recipientes (Kelim).

  9. La Palabra Sagrada • La punta de la Yod (Kutzo Shel Yod) es el Ein Sof. Es decir, la fuerza que opera en el Pensamiento de la Creación, que es deleitar a sus criaturas, llamado el Kli (recipiente) de Keter. • La Yod es Hochma, es decir, Behina Alef, que es lo real en el potencial que esta contenido en la emanación (Hitpashut) del Ein Sof. • La primera Hei es Bina, es decir, Behina Bet, que es la forma como lo potencial se convierte en real, es decir, la Luz (Ohr) de Jochma. • La Vav es Zeir Anpin o HGT – NHY , es decir, la emanación de la Luz de Hassadim (Misericordia) que llega a través de Bina, es decir, la Behina Guimel, la fuerza para el cumplimiento de la operación . • La última Hei, es Malchut, es decir, Behina Dalet. Es la manifestación del acto completo en la vasija (Kli) de la recepción que se ha intensificado para extender mas otorgamiento.

  10. Libres de interpretaciones sectarias, representan el ciclo de la manifestación, desde el Punto Primordial (yod), hasta la Cuaternidad del Cosmos Manifestado (he)

  11. Otras palabras • En los antiguos Rituales franceses, aparecía la palabra Kadosh Adonai (sagrado, consagrado, un santuario), que hoy se utiliza en grados más elevados. • En el Rito de Memphis la Palabra Sagrada es Hiram, yse emplean las palabras “cubiertas” Haphtziel y su respuesta Darakiel que, según los Rituales, significarían voluntad de Dios y designio de Dios y, por lo tanto, tienen poco que ver con el sistema masónico. • Quizás las traducciones sean irrelevantes, y las palabras referidas aludan a algunas de las “entidades intermediarias” invocadas en la teurgia.

  12. La Batería • Según Cassard (siglo XIX), siete golpes, por 6+1. • Para Blanchard (2002), también son siete golpes, pero dados por 2+2+2+1. • La primera opción parece más consistente con el simbolismo general del grado.

  13. La Marcha • Se dan 7 pasos, por 6+1, el último más largo que los primeros. • Se simula la actitud de elevar con la mano derecha el incensario, que figurativamente se sostiene con la izquierda.

  14. La edad • En general, la edad no está fijada, pero parece coherente utilizar una expresión del estilo “tengo la edad de Osiris”, de forma tal que la misma aluda al Tabernáculo de Isis, en cuyo interior se hallaba el cuerpo simbólico del dios egipcio.

  15. Examen de Reconocimiento • P.: ¿Eres Jefe del Tabernáculo? • R.: Conozco el Nombre Inefable. • P.: ¿Qué son los ángeles? • R.: Los símbolos de los principios secundarios a través de los cuales se expresa la Unidad. • P.: ¿Qué son los ángeles caídos? • R.: Lo que está abajo es como lo que está arriba. • P.: ¿Qué representa el Tabernáculo? • R.: El Universo. • P.: ¿Dónde fuiste recibido? • R.: En el Santuario, mediante tres golpes. • P.: ¿Qué simbolizan? • R.: Los tres golpes que derribaron a Hiram.

  16. 6. Ritual

  17. La Apertura • El Ritual se abre “a la hora en que los hijos de Hiram deben venir al sacrificio”. O bien: “el hijo de Hiram” o “los descendientes de Hiram”. • Aquí surgen naturalmente dos preguntas: • ¿Quiénes son los hijos de Hiram? • ¿A qué sacrificio hace referencia el Ritual? • La primera pregunta parece tener una respuesta sencilla: los hijos de Hiram son simplemente los masones. • Sin embargo…

  18. Los Hijos de Hiram • …es interesante resaltar el anacronismo de suponer que el Ritual es abierto por un “hijo de Hiram”, cuando se supone que todo transcurre en el Tabernáculo mosaico, construido antes que Hiram naciera. • Esto nos indica que, en realidad, el Tabernáculo al que refiere este grado no es específicamente el de Moisés, sino algo mucho más amplio y universal, precisamente… • el Universo.

  19. El Sacrificio • Y esto también explica el significado del término “sacrificio”. • No se trata, por supuesto, de un sacrificio sangriento, ni siquiera del sacrificio “incruento de las primicias de la tierra”, como quiere Ragón. • Ni siquiera del sacrificio de la parte animal del hombre, porque es bastante dudoso que dicho aspecto del ser humano deba ser “sacrificado”. • Se trata de algo más profundo, que se comprende mejor en las mitologías antiguas, y que se ha perdido en la tradición judeocristiana.

  20. El Sacrificio Cosmogónico • François Chatelet ha estudiado el mito indio de la Creación, y ha concluido que el mismo implica el sacrificio del Ser Universal (equivalente al Hombre Originario), consecuencia del Deseo de ser múltiple. • Una concepción similar fue sostenida por diversas culturas antiguas. • El sacrificio al que se alude en este grado es, entonces, al acto por medio del cual la Unidad se transforma en multiplicidad, y lo Manifestado surge a partir de lo Inmanifestado.

  21. El Sacrificio Cosmogónico • Por lo tanto, si tomamos la palabra sacrificio como sacrum facer (hacer algo sagrado) el Sacrificio Cosmogónico es el acto, de naturaleza sagrada, por el cual el Uno se transforma en Muchos.

  22. La Apertura • En síntesis, la expresión “a la hora en que los hijos de Hiram deben venir al sacrificio”. • Significa “la hora en que los Iniciados de cualquier tiempo, de cualquier lugar, deben asistir al acto sagrado por el cual la Unidad procrea la Multiplicidad, acto cuyo resultado es la génesis de aquello que hemos denominado el Cosmos, el Universo o la Naturaleza”.

  23. La Apertura • Existen, por supuesto, diversas variantes. • Algunos Rituales dicen: “la hora en que los Hijos de Hiram preparan el incienso que arde constantemente en el Altar de las Ofrendas y en que se preparan los sacrificios”. • En el contexto de las ideas que expresamos previamente, la referencia al fuego no es meramente incidental.

  24. El Fuego • Tomado en el sentido de Heráclito, el fuego es el elemento que opera el sacrificio cosmogónico, y es, al mismo tiempo, el Universo en sí. • Las chispas que brotan del fuego, como el humo del incienso, son la Multiplicidad naciendo de la Unidad, el parto necesario para que lo Indiferenciado se diferencie y de origen a la Manifestación.

  25. El Fuego • Por eso, otros Rituales dan como hora de Apertura “aquella en que los Iniciados concurren a avivar el Fuego que siempre debe arder”. • Es decir, el Fuego de la Vida, el Fuego Central de la Naturaleza del que hablaban los antiguos Rosacruces. • Y del que habló Heráclito siglos antes de la Era Cristiana. Heráclito de Éfeso (544 a.C.?- 484 a.C.?), en “La Escuela de Atenas”, de Rafael

  26. El Incensado • Una parte importante del Ritual de Apertura es el incensado ceremonial del Templo, estrechamente relacionado con el simbolismo alquímico del fuego. • En especial, se incensa cuidadosamente el Libro de la Sabiduría de Salomón.

  27. Trabajo y servicio • Algunos Rituales, muy erróneamente, dicen que este grado no debería utilizarse la palabra “trabajo”, reemplazándola por “servicio”. • Pero un grado donde no se trabaja, no puede ser masónico. • El trabajo, masónicamente interpretado, es definitivamente sagrado, y constituye el más digno de los servicios.

  28. La Iniciación consta de XVII fases • I. Ingreso en la Cámara Negra (la prueba). • II. La prueba (los Mensajeros). • III. Actos Rituales en la Cámara Negra. • IV. La caída de Salomón. • V. Nueva investidura. • VI. El sacrificio. • VII. La rebelión. • VIII. El triunfo del pueblo. • IX. La Palabra. • X. El signo. • XI. El signo templario. • XII. Los viajes. • XIII. El interrogatorio. • XIV. El Juramento. • XV. La luz. • XVI. El fuego. • XVII. La Consagración.

  29. El Candidato • Según los Rituales, representa distintos personajes. • Para Dalchó (1804) representa a “Hamar”, pero no hemos podido establecer qué significa o a quién refiere ese nombre. Dalchó agrega que el Candidato es recibido velado, sin el sombrero, con un vestido corto y sandalias en los pies. • Según Blanchard (2002), el Candidato representa al levita Eliasaph, hijo de Lael. Sin embargo, este Ritual, en el que los Vigilantes representan respectivamente a Moisés y Josué, está demasiado influido por la tradición hebrea. • Nosotros creemos que lo más acorde con el simbolismo del grado es que el Candidato represente sencillamente a…

  30. …el Hijo de Hiram • Esto, por supuesto, en sentido metafórico, porque Hiram habría nacido tiempo después de los sucesos descriptos en el Ritual. • Aquí nos movemos en la lógica de los sueños e “Hiram” es mucho más un arquetipo que un personaje concreto. Hiram Abiff

  31. La venda en los ojos • Hay muchas variantes, según los Rituales, acerca de la forma en que el Candidato debe ataviarse para ingresar al Templo. • Pero todos coinciden en que tiene los ojos vendados, lo que remite a la Iniciación del Aprendiz.

  32. I. La prueba • La primera parte de la Iniciación transcurre en la Cámara Negra. • El Candidato se sienta en el suelo, frente al altar con las calaveras y el esqueleto. • Esto es similar al Cuarto de Reflexión del Aprendiz, pero más contundente.

  33. La prueba • Una vez solo en la Cámara Negra, el Candidato retira la venda de sus ojos. • Después de un instante, junto a la puerta de la Cámara, se escucha el estallido de un trueno, seguido de un profundo silencio.

  34. La prueba • Y una voz profunda le dice que los castigos divinos son imposturas sacerdotales y, como ejemplo, cita la leyenda bíblica de Coré, Dathan y Abiram, a quienes supuestamente se los tragó la tierra por haber ofrecido incienso a Jehová rechazando la autoridad de Moisés. • Y se le explica, entonces, que los castigos divinos son fábulas sacerdotales, inventadas para sostener el poder del clero.

  35. La prueba • Una segunda voz lo insta a no temer el fuego del cielo, porque, si este realmente existiera, debería caer sobre los sacerdotes corruptos de todas las religiones. • Al hombre libre le basta su consciencia, y no lo mueve el temor de un supuesto fuego celestial. • Y se escucha nuevamente el sonido de un trueno. Una excelente forma de someter al pueblo

  36. La prueba • Una tercera voz lo insta a sentirse libre y a ser libre. • La libertad, le dice, es el verdadero valor, el verdadero desafío. • Y que sólo los cobardes necesitan de la amenaza de un fuego celestial para comportarse como hombres realmente dignos. • Después de ello, se escucha primero un gong, luego el sonido de un tueno y, finalmente, ruidos que parecen provenir de personas que agonizan. • Entonces, la puerta de la Cámara se abre repentinamente. “De la esclavitud a la libertad”

  37. II. La prueba (los Mensajeros) • La primera voz pregunta: “¿Sientes temor?”, a lo que el Candidato responde negativamente. • La segunda voz: “¿Inclinarás tu cabeza hacia la Tierra?”. Nueva respuesta negativa. • La tercera voz: “¿Aplacarás a los dioses con incienso?” Una negativa categórica. • Ingresa entonces el Segundo Mensajero clamando que: “Moloch, Sokaris, Jehová, si piden incienso, temor y sacrificios, son sólo palabras vacías y símbolos de opresión y tiranía”.

  38. III. Actos Rituales • El Segundo Mensajero vierte algo de agua sobre la cabeza del Candidato y, con aceite, dibuja sobre su frente un triángulo con la punta hacia abajo.

  39. IV. La caída de Salomón • Se le narra al Candidato la historia de la vejez de Salomón. • Y se presenta una versión mucho más “tolerante” que la leyenda bíblica. • Se le dice que Salomón, en su interior, ansiaba la unidad de los cultos y rechazaba la idea de que “un solo Dios era el verdadero”. El Rey Salomón, en un grabado de Gustavo Doré (siglo XIX)

  40. V. Nueva investidura • El Segundo Mensajero inviste ahora al Candidato con: • una larga túnica blanca, y medias o pantalones del mismo color, • una capucha blanca sobre la cabeza, • y sandalias en los pies. • En ese estado, conduce al Candidato hacia el Templo, en el que es admitido con las formalidades usuales.

  41. VI. El Sacrificio • Cuando el Candidato ingresa al Templo, el Maestro dice “que conduzcan al Altar de los Holocaustos a las ofrendas del sacrificio de la mañana”. • Y que se alejen todos quienes no sean sacerdotes, pues podrían morir en ese acto. • Se figura que la presencia inesperada del Candidato origina confusión. “El Sacrificio de Isaac”, Alonso Berruguete (2006)

  42. VII. La rebelión “La corrupción sacerdotal” • El Candidato es instruido para que figure rebelarse ante el sacrificio, y ante la exclusión del pueblo y los privilegios sacerdotales. • Varios miembros, que representan al pueblo, lo apoyan.

  43. VIII. El triunfo del pueblo • La escena termina con la victoria del pueblo. • Se decide que “En el Altar de los Holocaustos no habrá más derramamiento de sangre”. • Y que en él se conmemorará el Sacrificio Cósmico que devino en la manifestación del Universo.

  44. IX. La Palabra • Todos, al unísono, pronuncian la Palabra, por sílabas: Yod – Hé – Vau – Hé. • “Porque si en ella existe algo de Verdad, es patrimonio del Pueblo, y no de una casta”. • El Maestro se quita entonces la mitra con el triángulo y la coloca en el centro del Templo, representando que la Palabra vive en todos los presentes, y no sólo en los sacerdotes. • Este acto (que, por supuesto, nada tiene que ver con hechos históricos), si no hay Iniciación, debe efectuarse igualmente durante el Ritual de Apertura.

  45. Sacrificios inútiles • Se le explica nuevamente al Candidato que los sacrificios ofrecidos a los dioses son inútiles, ya sean para el Dios Cocodrilo de los egipcios, para el sanguinario Moloch o para el vengativo Jehová. • Y que siempre deberá luchar para eliminar la superstición y buscar el triunfo de la Verdad. Moloch, Sobek, Jehová, etc., etc., pueden ser símbolos, pero cuando exigen sacrificios no son más que ídolos inútiles, o instrumentos para la dominación de las masas.

  46. X. El Signo • A continuación, el Candidato abre su túnica y el Segundo Vigilante marca, con pintura roja, sobre su pecho un triángulo con la punta hacia abajo. • Y el Primer Vigilante lo rodea con un círculo. • El Primer Mensajero apoya la punta de un compás sobre el corazón del Candidato, mientras el Maestro dice: • “Este es el Símbolo del Universo, que los seres humanos consideramos infinito y que, de hecho, penetra hasta la última partícula de nuestro cuerpo”.

  47. XI. El Signo Templario • El Candidato cierra su túnica y, también con alguna pintura roja, el Primer Vigilante traza la cruz que vestían en su capa los Templarios. • El Segundo Vigilante prende una rosa en el centro de la cruz. • Ambos Vigilantes toman, cada uno, un compás, y lo abren comprendiendo de esa forma a la rosa. • Y el Maestro dice: “La cruz divide el círculo en cuatro partes iguales. Es esta otra imagen del Universo, porque los humanos sólo podemos comprender el Todo con imágenes parciales, fragmentarias, que progresivamente debemos integrar para alcanzar una comprensión superior”.

  48. XII. Los viajes • El Primer Mensajero venda los ojos del Candidato y luego lo conduce dando tres vueltas en torno de la Logia, siguiendo una trayectoria circular. • Cada vez que pasa por el Oriente, el Maestro dice: ¡Uriel! y un Hermano agrega incienso en el Altar de los Perfumes.

  49. XIII. El Interrogatorio • Concluidos los viajes, el Candidato se acerca al Oriente. • No llega a ingresar en el Oriente propiamente dicho, lo cual sólo se logrará en el próximo grado, mientras que en el 23° debe permanecer en el Vestíbulo de la Jerarquía. • En ese estado el Maestro le dirige una serie de preguntas, que el Candidato debe responder negativamente: • “¿Has orado con temor a los dioses y sus supuestos castigos?” • “¿Te has arrodillado en súplica después de escuchar el sonido del trueno?” • “¿Has llorado implorando piedad a las divinidades?” • Y una última pregunta, que se responde afirmativamente: • “¿Te has sentido maravillado por la grandeza del Universo y sus sublimes Misterios?”

  50. XIV. El Juramento • El Candidato se arrodilla sobre ambas rodillas, y coloca las muñecas de sus manos, cruzadas, sobre el Libro de la Sabiduría, la escuadra y el compás. • Todos los presentes cruzan los brazos sobre el pecho, realizando el signo del grado 18°, y forman un semicírculo en torno al Candidato. • En esa postura tiene lugar el Juramento.