El verbo
Download
1 / 24

EL VERBO - PowerPoint PPT Presentation


  • 243 Views
  • Updated On :

EL VERBO . UNIDADES 6-7.

loader
I am the owner, or an agent authorized to act on behalf of the owner, of the copyrighted work described.
capcha
Download Presentation

PowerPoint Slideshow about 'EL VERBO' - frisco


An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript
El verbo
EL VERBO

UNIDADES 6-7


Cuando despertó estaba anocheciendo. Oía un crujido persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

Ana María Matute: La oveja negra.

16 verbos


Cuando persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.despertóestaba anocheciendo. Oía un crujido persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

Ana María Matute: La oveja negra.


EL LOBO EN LA ESCUELA persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

Un breve pasaje de las Mil y una noches cuenta la historia del lobo al que enviaron a la escuela para que le enseñasen a leer. El profesor empezó por pedirle que repitiese después de él las primeras letras del alfabeto: “A, B, C…”. Pero el lobo siempre contestaba: “Oveja, cerdo, cordero…”, porque aquellas criaturas de carne vivían en su pensamiento y no se las podía quitar de la cabeza.

Jean Claude Carrière, El círculo de los mentirosos

10 verbos


EL LOBO EN LA ESCUELA persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

Un breve pasaje de las Mil y una noches cuenta la historia del lobo al que enviaron a la escuela para que le enseñasen a leer. El profesor empezó por pedirle que repitiese después de él las primeras letras del alfabeto: “A, B, C…”. Pero el lobo siempre contestaba: “Oveja, cerdo, cordero…”, porque aquellas criaturas de carne vivíanen su pensamiento y no se las podía quitar de la cabeza.

Jean Claude Carrière, El círculo de los mentirosos


UN ESPEJO EN EL DESIERTO persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

El poeta persa que llamamos Rumi cuenta, en el Masnavi, la historia de un hombre de horrible fealdad que atravesó a pie el desierto.

Vio algo que brillaba en la arena. Era un trozo de espejo. El hombre se agachó, cogió el espejo y lo miró. Nunca antes había visto un espejo.

--¡Qué horror!—exclamó--. ¡No me extraña que lo hayan tirado!

Tiró el espejo y prosiguió su camino.

Jean Claud Carrière, El círculo de los mentirosos

15 verbos


UN ESPEJO EN EL DESIERTO persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

El poeta persa que llamamos Rumi cuenta, en el Masnavi, la historia de un hombre de horrible fealdad que atravesó a pie el desierto.

Vio algo que brillaba en la arena. Era un trozo de espejo. El hombre se agachó, cogió el espejo y lo miró. Nunca antes había visto un espejo.

--¡Qué horror!—exclamó--. ¡No me extraña que lo hayan tirado!

Tiró el espejo y prosiguió su camino.

Jean Claud Carrière, El círculo de los mentirosos


EL VERBO persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

  • El verbo expresa una acción, un suceso o un estado.

  • Es el núcleo del Sintagma Verbal (SV) , que realiza en la oración la función de predicado. Junto con el Sintagma Nominal (SN), que debe realizar la función de sujeto, constituye la oración.

La abuela no estaba en la mecedora

N N

SN/ Sujeto

SN/ Sujeto

SV/ Predicado

ORACIÓN


LA CONJUGACIÓN VERBAL persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

El conjunto de todas las formas posibles de un verbo se llama CONJUGACIÓN

En castellano, los verbos se dividen en tres conjugaciones:


MORFEMAS DEL VERBO persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

Los verbos constan de un LEXEMA y de MORFEMAS o TERMINACIONES:

DORM-

Lexema

Aporta el significado del verbo

DORMÍAN

Persona

Número

Tiempo

-ÍAN

Morfemas

Aporta el significado gramatical del verbo

Aspecto

Modo

Voz


1 persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

PERSONA

1ª PERSONA

Yo/ Nosotros,-as

2ª PERSONA

Tú/ Usted/ Vosotros,-as

Él, ella, ello, ellos,-as

3ª PERSONA


2 persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

NÚMERO

Yo, Tú, Él, Ella, Ello, Usted

SINGULAR

PLURAL

Nosotros,-as

Vosotros,-as

Ellos,-as

Ustedes


3 persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

TIEMPO


4 persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

ASPECTO

PERFECTUM

EST!


5 persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

MODO


EL EXTRAÑO CASO DEL IMPERATIVO persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

  • Si la oración es NEGATIVA, se usa el SUBJUNTIVO:

    • Ven a casa No vengas a casa.

  • Cuando se añaden PRONOMBRES ÁTONOS, éstos aparecen SIEMPRE detrás del verbo:

    • Di la verdad a María

    • Dile la verdad

    • Dísela

  • Cuando se añade el pronombre –OS al imperativo, las formas correctas son:

    • Sentaos

    • Callaos

    • Idos


6 persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

VOZ

VOZ ACTIVA

El Sujeto realiza la acción del verbo.

La forma del verbo es:

Lexema verbal + Morfemas verbales

Am- abas

VOZ PASIVA

El Sujeto no realiza la acción del verbo, sino que la sufre.

La forma del verbo es:

Verbo SER conjugado + Participio

Eras amado


Transformar una oración activa en pasiva: persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

lapared

El niño

pintaba

Sujeto agente

Verbo en voz activa

Complemento Directo

La pared

erapintada

por el niño

Sujeto paciente

Verbo en voz pasiva

Complemento Agente


FORMAS NO PERSONALES DEL VERBO persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

  • Son tres: el INFINITIVO, el GERUNDIO y el PARTICIPIO.

  • Se diferencian de las otras formas verbales porque no tienen morfemas flexivos.


FORMAS NO PERSONALES DEL VERBO persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.


FORMAS NO PERSONALES DEL VERBO persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.


LAS PERÍFRASIS VERBALES persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

En algunas ocasiones, el núcleo del predicado no está constituido por un verbo sino por dos que actúan conjuntamente. Es lo que se llama una perífrasis verbal.

Las perífrasis verbales tienen la siguiente forma:

Verbo auxiliar

(partícula)

Verbo en forma no personal

Tengo

que

estudiar


CLASES DE PERÍFRASIS persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.


VERBOS REGULARES / VERBOS IRREGULARES persistente, acercándose. La abuela no estaba en la mecedora, las abejas y los pájaros se habían recogido, las mariposas dormían con las alas plegadas. Aún estaba abierta la ventana, y toda la habitación se llenaba de un color rosado y verde. Saltó de la cama, y sus piernas la sostuvieron sin doblarse, con rara fuerza. Escuchó: alguien trepaba por el muro, agarrándose a la hiedra. Esperó, con el corazón agitado.

Los verbos irregulares son aquellos que no siguen la conjugación de los verbos regulares considerados como modelo (cantar, temer, partir)

  • Los verbos irregulares:

  • Bien modifican su lexema:

  • cont-ar / cuent-o

  • Bien no reciben las mismas terminaciones:

  • and-ar / and-uve


ad