Carta pastoral sobre la instrucci n escolar y la educaci n de los j venes en la familia
This presentation is the property of its rightful owner.
Sponsored Links
1 / 19

CARTA PASTORAL SOBRE LA INSTRUCCIÓN ESCOLAR Y LA EDUCACIÓN DE LOS JÓVENES EN LA FAMILIA PowerPoint PPT Presentation


  • 75 Views
  • Uploaded on
  • Presentation posted in: General

CARTA PASTORAL SOBRE LA INSTRUCCIÓN ESCOLAR Y LA EDUCACIÓN DE LOS JÓVENES EN LA FAMILIA. ACQUI , 4 de febrero del 1892 + José Obispo. ES LA FAMILIA CRISTIANA EL LUGAR DE LA PRIMERA EDUCACIÓN.

Download Presentation

CARTA PASTORAL SOBRE LA INSTRUCCIÓN ESCOLAR Y LA EDUCACIÓN DE LOS JÓVENES EN LA FAMILIA

An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Presentation Transcript


Carta pastoral sobre la instrucci n escolar y la educaci n de los j venes en la familia

CARTA PASTORAL SOBRE LA INSTRUCCIÓN ESCOLAR Y LA EDUCACIÓN DE LOS JÓVENES EN LA FAMILIA

ACQUI, 4 de febrero del 1892

+ José Obispo

ES LA FAMILIA CRISTIANA EL LUGAR DE LA PRIMERA EDUCACIÓN


Carta pastoral sobre la instrucci n escolar y la educaci n de los j venes en la familia

lA INSTRUCCIÓN Y LA EDUCACIÓN CRISTIANA EN FAMILIA ES LA TAREA DE LOS PADRES Y SE DIRIGE A LA INTELIGENCIA Y AL CORAZÓN DE SUS HIJOS.

No se puede negar que cultivar sólo el intelecto no basta, y tanta veces causa daño, si al mismo tiempo no se educa cristianamente el corazón; y que por cuanto las escuelas se van multiplicando, este hecho no dispensa a los papás y a las mamás cristianos de pensar a cuáles maestros confiar a sus hijos, sin dejar de ser ellos mismos los primeros que deben y pueden instruir y educar bien a sus hijos.


Carta pastoral sobre la instrucci n escolar y la educaci n de los j venes en la familia

Los protagonistas son ustedes, padres, y las personas que colaboran con ustedes en la misión de educar.

Ustedes, padres cristianos, han sido llamados por Dios a la grande y emocionante tarea de hacer crecer una familia. También han sido llamados los maestros josefinos para que puedan dar una ayuda para la feliz realización de dicha misión, en el tiempo y en la eternidad.


Carta pastoral sobre la instrucci n escolar y la educaci n de los j venes en la familia

En muchas familias cristianas se ejerce el ministerio de la educación. El deber de los padres cristianos es cuidar el cuerpo y el alma de los propios hijos.

Padres de familia, recuerden siempre que sus hijos son un tesoro sagrado que Dios les ha confiado y de los cuales Él mismo un día les pedirá cuentas. He aquí la tarea santa y noble de los hombres y de los cristianos: Educar el alma, es decir, iluminarlo con la luz de la verdad, encenderlo al fuego sagrado del amor de Dios y guiarlo por el camino del bien a la salvación eterna.


4 la primera instrucci n debe darse dentro de la familia

4. LA PRIMERA INSTRUCCIÓN DEBE DARSE DENTRO DE LA FAMILIA.

La tarea asignada por San José Marello a los padres es de formar a los hijos para que sean: “cristianos virtuosos y excelentes ciudadanos”. Brindar una instrucción que es fundamento de todas las demás y que por ley natural y divina, papá y mamá, deben impartir a sus hijos desde su más tierna edad.


5 el ejemplo de tobit

5. EL EJEMPLO DE TOBIT.

Es deber de los padres cristianos, instruir a su hijo desde niño, a temer a Dios y a huir del pecado; enseñarles a amar a Dios sobre todas las cosas; y animarlos a observar su santa ley. Así como el anciano santo Tobit instruyó a su hijo, según narra la Sagrada Escritura.


Carta pastoral sobre la instrucci n escolar y la educaci n de los j venes en la familia

6. LA PRIMERA RESPONSABILIDAD DE USTEDES PADRES ES LA EDUCACIÓN, NO SE PUEDE DEJAR NI A LA ESCUELA NI A LA IGLESIA.

  • Los padres tienen en sus hijos una influencia mucho mayor y más íntima que ningún otro y por eso mismo sus palabras penetran más profundamente en su alma y permanecen impresas más eficazmente en ellos.


7 los hijos deben formarse a trav s del buen ejemplo y no con muchas palabras

7. LOS HIJOS DEBEN FORMARSE A TRAVÉS DEL BUEN EJEMPLO Y NO CON MUCHAS PALABRAS.

  • Papá, mamá, ¿Cómo pretenden enseñarnos a amar a Dios, e invocarlo con la oración, a observar su santa ley, a adecuarnos a su santa voluntad, si después ustedes de tantas maneras y tan gravemente lo ofenden? Es necesario que los hijos reciban constantemente buen ejemplo de los padres; igualmente es importante que, gracias a su vigilancia, no tengan que permanecer escandalizados por los malos ejemplos de los otros.


8 se necesita tutelar a los hijos vigil ndolos a nosotros mismos y a ellos

8. SE NECESITA TUTELAR A LOS HIJOS VIGILÁNDOLOS A NOSOTROS MISMOS Y A ELLOS.

  • San José Marello recomienda la vigilancia para que se evite a los pequeños no sólo la experiencia de los grandes males, sino también de las situaciones desordenadas de menor grado.


9 es necesario saber corregir

9. ES NECESARIO SABER CORREGIR.

  • Los padres, no siempre logran librar a sus hijos de todos los peligros por ello deben cumplir con mucho cuidado, la corrección oportuna.


10 sin una falsa ternura

10. SIN UNA FALSA TERNURA.

  • La posición de San José Marello sumamente equilibrada, antirrigorista y antilaxista al mismo tiempo, está fundada sobre la persona del menor y sobre la responsable relación educativa de ayuda, la cual exige el autoconocimiento del menor.


11 ni rigor excesivo

11… NI RIGOR EXCESIVO.

  • A los educadores San José Marello les indica la prudencia y el discernimiento, los que son requeridos en el momento de la corrección. “El educador debe buscar hacerse amar antes que querer hacerse temer” (San Benito de Nurcia).


12 no a la indulgencia ciega

12. NO A LA INDULGENCIA CIEGA.

  • Es importante usar la severidad a tiempo y en el momento preciso, pero siempre en los límites de la prudencia y de la discreción en la reprensión como en el castigar, para que el espíritu de quien está en culpa no se desanime ni se deprima, y no se obstine en el mal.


Carta pastoral sobre la instrucci n escolar y la educaci n de los j venes en la familia

13. PARA DESARROLLAR JUSTAS, ÚTILES Y OPORTUNAS INTERVENCIONES DE CORRECCIÓN SE NECESITA CONOCER EL TEMPERAMENTO DE LOS PROPIOS HIJOS: DE ESTA MANERA ESTARÁN DISPUESTOS PARA ENTENDER QUE HASTA LOS CASTIGOS SON SÓLO EFECTO DE JUSTICIA Y AMOR.

  • Se debe corregir de tal manera que el joven, en el momento que tenga una mente tranquila, comprenda, al menos en cuanto le es posible, que el castigo que le fue impuesto es solamente para su bien, y que era razonable y no excesivo, sino a la medida de su culpa, y no ha sido dado como consecuencia de una decisión arbitraria o de la pasión, sino que es dado solamente por efecto de justicia y amor.


14 denles tambi n elogios y premios a manera de animarlos no a la autocomplacencia sino a la virtud

14. DENLES TAMBIÉN ELOGIOS Y PREMIOS A MANERA DE ANIMARLOS NO A LA AUTOCOMPLACENCIA SINO A LA VIRTUD.

  • La recompensa debe ser dada con atención de tal manera que no incite en el corazón de quien la reciba una vana complacencia y la exaltación peligrosa del amor propio, sino una dulce satisfacción y la santa alegría de haber sabido cumplir fielmente el propio deber y de haber correspondido a la voluntad de los padres, reconocida como la misma voluntad de Dios.


15 si mi hijo se hace cada vez m s malo as les respondemos

15. ¿SI MI HIJO SE HACE CADA VEZ MÁS MALO? ASÍ LES RESPONDEMOS.

  • En los casos más difíciles, San José Marello recomienda continuar amando a sus hijos aunque fueran rebeldes e ingratos; no perder la Fe en Dios, sino rogarle. Él, que tiene en sus manos el corazón de todos los hombres, en su poder y misericordia hará lo que ustedes no puedan hacer.


16 recen por sus hijos con sus hijos y por ustedes mismos para que sean buenos educadores

16. RECEN POR SUS HIJOS, CON SUS HIJOS Y POR USTEDES MISMOS PARA QUE SEAN BUENOS EDUCADORES.

  • Padres cultiven en sus hijos y en ustedes mismos el espíritu de unión con Dios. Aspiren con confianza a una amorosa relación con el Padre del cielo. Quien quiere cumplir sus deberes en plenitud, con celo y perseverancia, debe tener confianza en Dios y rezar. La oración humilde y confiada nunca es rechazada por la bondad de Dios.


17 invitaci n a rezar por el papa por el rey y por el obispo

17. INVITACIÓN A REZAR POR EL PAPA, POR EL REY Y POR EL OBISPO.

  • La Iglesia siempre ha enseñado a rezar por las autoridades públicas, a fin de que gobiernen con justicia y promuevan el bien común y la paz. Eso no significa a aprobar todas sus decisiones o acciones. Por el contrario, el cristiano está obligado en conciencia a no seguir sus leyes cuando sean contrarias a las exigencias del orden moral, a los derechos fundamentales de la persona o a las enseñanzas del Evangelio.


Carta pastoral sobre la instrucci n escolar y la educaci n de los j venes en la familia

“La presencia educativa, por eso, pertenece profundamente a nuestra identidad espiritual, de nosotros OBLATOS DE SAN JOSÉ y de la familia Josefina Marelliana, porque se alimenta del carisma, don del Espíritu ofrecido a todos nosotros.”

Padre Miguel Píscopo, OSJ

Superior General de la Congregación OSJ


  • Login