CRECER EN CRISTO
Download
1 / 9

CRECER EN CRISTO - PowerPoint PPT Presentation


  • 192 Views
  • Uploaded on

CRECER EN CRISTO. La Biblia nos invita a crecer en Cristo “hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” ( Efesios 4:13 )

loader
I am the owner, or an agent authorized to act on behalf of the owner, of the copyrighted work described.
capcha
Download Presentation

PowerPoint Slideshow about ' CRECER EN CRISTO' - wanda-barry


An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript

La Biblia nos invita a crecer en Cristo “hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:13)

Aunque este crecimiento implica una batalla interior entre la vieja naturaleza y la nueva naturaleza del creyente, existen fuerzas externas a nosotros que nos afectan en este proceso.

Reconocer las distintas fuerzas implicadas, y la forma en que éstas nos pueden defender o atacar nos ayudará en nuestro crecimiento espiritual.


EL QUE NOS DEFIENDE:

JESÚS

Siendo pecadores, somos esclavos del pecado; sentenciados a muerte; imposibilitados para obtener la libertad por nosotros mismos.

Al igual que Dios liberó al pueblo de Israel esclavizado en Egipto, necesitamos que Dios nos liberedel pecado.

Jesús compró nuestra libertad redimiéndonos del pecado a través de su sangre.

Él tomó nuestro lugar, se sacrificó en nuestro favor sufriendo nuestra suerte a fin de que no tuviéramos que sufrirla nosotros.


“sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación” (1ª de Pedro 1:18-19)

“Aun cuando estábamos bajo el dominio de un amo cruel, aun cuando el príncipe de las tinieblas gobernaba nuestro espíritu, el Señor Jesucristo pagó por nosotros el precio del rescate con su propia sangre. Habéis sido comprados por precio, la preciosa sangre de Cristo; sois su propiedad, por lo tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu que son de Dios”

E.G.W. (A fin de conocerle, 22 de febrero)


LA LIBERTAD DEL CRISTIANO

La verdadera libertad no consiste en no tener amo, sino en elegir al amo correcto.

“Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre. Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres” (Juan 8:34-36)


LOS PODERES QUE NOS ATACAN

“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12)

La lucha no es contra hombres, sino contra espíritus y poderes muy superiores a los hombres en inteligencia y en pervertida astucia: las fuerzas satánicas que están preparadas en orden de batalla y en rebelión abierta contra Dios y sus hijos (ver CBA, sobre Efesios 6:12)

PRINCIPADOS Y POTESTADES

Poderes sobrenaturales que tratan de ejercer un dominio para mal sobre los hombres.

GOBERNADORES DE LAS TINIEBLAS DE ESTE SIGLO

Espíritus con individualidad propia, los cuales ejercen cierto grado de autoridad sobre el mundo. Demonios que actúan directamente sobre los gobernadores terrenales (Daniel 10:13)

HUESTES ESPIRITUALES DE MALDAD EN LAS REGIONES CELESTES

Los ángeles caídos. La frase “regiones celestes” indica la morada de las potencias angélicas.


OTROS PODERES QUE NOS ATACAN

Otros “poderes” que nos pueden impedir nuestra liberación y pleno crecimiento en Cristo son, entre otros:

  • Principios filosóficos equivocados.

  • Sistemas religiosos erróneos.

  • Presiones laborales, políticas o económicas.

  • Temor al futuro.

  • Las demandas de la vida.

  • La sociedad.

  • Las tradiciones.

“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo”

(Colosenses 2:8)


LA VICTORIA

“Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 8:37-39)

¿Cómo podemos estar tan seguros de la victoria sobre Satanás y sus ángeles?

“y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” (Colosenses 2:15)

Despojados. Según el griego, Jesús “quitó la ropa” o “desarmó” al diablo y sus ángeles. Ningún arma satánica es tan poderosa que Jesús no pueda protegernos contra ella.

Exhibidos. En la cruz se manifestó el verdadero carácter de Lucifer. Él es “homicida desde el principio” (Juan 8:44)

Derrotados. Jesús ha triunfado sobre Satanás y sus ángeles.Su victoria es nuestra victoria.


“El poder y la malignidad de Satanás y de su hueste podrían alarmarnos con razón, si no fuera por el apoyo y salvación que podemos encontrar en el poder superior de nuestro Redentor. Proveemos cuidadosamente nuestras casas con cerrojos y candados para proteger nuestros bienes y nuestras vidas contra los malvados; pero rara vez pensamos en los ángeles malos que tratan continuamente de llegar hasta nosotros, y contra cuyos ataques no contamos en nuestras propias fuerzas con ningún medio eficaz de defensa. Si se les dejara, nos trastornarían la razón, nos desquiciarían y torturarían el cuerpo, destruirían nuestras propiedades y nuestras vidas. Sólo se deleitan en el mal y en la destrucción. Terrible es la condición de los que resisten a las exigencias de Dios y ceden a las tentaciones de Satanás, hasta que Dios los abandona al poder de los espíritus malignos. Pero los que siguen a Cristo están siempre seguros bajo su protección. Ángeles de gran poder son enviados del cielo para ampararlos. El maligno no puede forzar la guardia con que Dios tiene rodeado a su pueblo”

E.G.W. (El conflicto de los siglos, cp. 32, pg. 571)


ad