Miguel-A.
Download
1 / 12

“La visión femenina ante el espejo” - PowerPoint PPT Presentation


  • 104 Views
  • Uploaded on

Miguel-A. “La visión femenina ante el espejo”. 201 seg. (La charanga del tío Honorio). A los 2 años la niña se mira al espejo, y se ve una reina. A los 7 años, la niña se mira en el espejo, y se ve como Cenicienta o, como la Bella Durmiente.

loader
I am the owner, or an agent authorized to act on behalf of the owner, of the copyrighted work described.
capcha
Download Presentation

PowerPoint Slideshow about ' “La visión femenina ante el espejo”' - vachel


An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript

Miguel-A.

“La

visión

femenina

ante

el

espejo”

201 seg.

(La charanga del

tío Honorio)



A los 7 años, la niña se mira en el espejo, y se ve como Cenicienta o, como la Bella Durmiente.


A los 14 años, la mujer adolescente se mira al espejo, y ve cómo se está haciendo “señorita”... se ve gorda, con puntitos negros, y horrible... y se dice: “No puedo salir con esta facha”.


A los 20 años, la mujer se mira al espejo, y se ve muy gorda, o muy flaca, o muy baja, o muy alta, o muy crespa, o muy lacia... pero decide salir de todas maneras.


A los 30 años, la mujer se mira al espejo, y se ve muy gorda, o muy flaca, o muy baja, o muy alta, o muy crespa, o muy lacia... pero decide que no tiene tiempo para solucionarlo, y sale de todas formas.


A los 40 años, la mujer se mira al espejo, y se ve muy gorda, o muy flaca, o muy baja, o muy alta, o muy crespa, o muy lacia... pero se dice: “estoy viva”, y sale de todos modos.


A los 50 años, la mujer se mira al espejo, y se dice: gorda, o muy flaca, o muy baja, o muy alta, o muy crespa, o muy lacia... pero se dice: “por fin soy yo”... Y sale, y va donde quiere y le parece mejor.


A los 60 años, la mujer se mira al espejo, y se acuerda de todas las personas que ni siquiera pueden verse ya en el espejo... y sale, y conquista el mundo.


A los 70 años, la mujer se mira al espejo, y ve sabiduría, alegría y habilidad... y sale, y aprovecha la vida lo mejor que puede.


A los 80, la mujer ni se preocupa ya por mirarse al espejo: Simplemente, se pone el mundo por montera, y sale a divertirse.


Regalemos este mensaje a las mujeres para que intenten ponerse el mundo por montera un poco antes. Debieran estar menos pendientes de las apariencias, y abrir más el corazón. Debieran disfrutar más de cada instante, y compartir el tiempo con los que aman... antes de que sea tarde.


ad