Paisaje desde la ventana
Sponsored Links
This presentation is the property of its rightful owner.
1 / 15

Paisaje desde la ventana PowerPoint PPT Presentation


  • 131 Views
  • Uploaded on
  • Presentation posted in: General

Paisaje desde la ventana. Dos hombres, ambos muy enfermos, ocupaban la misma habitación de un hospital. A uno se le permitía sentarse en su cama por la tarde, durante una hora. Su cama daba a la única ventana de la habitación. El otro hombre tenía que estar todo el tiempo boca arriba

Download Presentation

Paisaje desde la ventana

An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Presentation Transcript


Paisaje desde la ventana


Dos hombres, ambos muy enfermos, ocupaban la misma habitación

de un hospital.


A uno se le permitía sentarse en su cama

por la tarde,

durante una hora.

Su cama daba a la única ventana de la habitación.


El otro hombre tenía que estar todo el tiempo boca arriba

y, quizá por ello,

estaba todo el día malhumorado

y no hacía

demasiado caso

a lo que le aconsejaban las enfermeras.


Cada tarde, cuando el hombre de la cama junto la ventana podía sentarse,

pasaba el tiempo describiendo

a su vecino todas las cosas

que podía ver desde la ventana.


El hombre de la otra cama

empezó a desear que llegaran

estos momentos en que su mundo

se ensanchaba y cobraba vida

con todos los colores y acontecimientos del mundo exterior.


El hombre de la ventana describía todo lo que ocurría fuera con un detalle exquisito,

el del otro lado

de la habitación cerraba los ojos

e imaginaba

la idílica escena.


Una tarde calurosa, el hombre de la ventana describió

un desfile

que estaba pasando.

Aunque el otro hombre apenas

podía oírlo,

llegó a verlo con los ojos de su mente, exactamente como lo describía el hombre de la ventana

con sus mágicas palabras.


Y así, poco a poco,

el enfermo gruñón comenzó a cambiar

de actitud, hablando

más con las enfermeras y agradeciéndoles sus cuidados.


Una mañana, la enfermera

de día entró con el agua

para bañarlos y se encontró el cuerpo sin vida del hombre de la ventana, que había muerto plácidamente mientras dormía.

Se llenó de pesar y llamó a los ayudantes del hospital para llevarse el cuerpo.


Tan pronto como lo consideró apropiado,

el otro hombre pidió ser trasladado

a la cama al lado de la ventana.

La enfermera le cambió encantada y, tras asegurarse de que estaba cómodo, salió de la habitación.


Lentamente, y con dificultad,

el hombre se irguió

sobre el codo

para lanzar su primera

mirada al mundo exterior;

por fin tendría la

alegría de verlo él mismo.

Se esforzó

para girarse despacio

y mirar por la ventana

de al lado de la cama...


y se encontró con una pared blanca.


El hombre le preguntó a la enfermera

qué podría haber motivado

a su compañero muerto

para describir cosas tan maravillosas

a través de la ventana.


La enfermera,

llena de asombro,

le dijo

que el hombre

era ciego.


  • Login