Buenos Aires, luna llena, Noviembre 2005.

Buenos Aires, luna llena, Noviembre 2005. PowerPoint PPT Presentation


  • 148 Views
  • Uploaded on
  • Presentation posted in: General

Todo ser humano que conf

Download Presentation

Buenos Aires, luna llena, Noviembre 2005.

An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Presentation Transcript


1. Buenos Aires, luna llena, Noviembre 2005.

2. Todo ser humano que confía en su intuición, tiene posibilidades infinitas de crecimiento.

3. Tiene seguridad en si mismo. No teme, porque está centrado en su Ser.

4. Tiene esperanza… Se mantiene firme como un faro. Confía en su Ser.

5. La Luz del Faro Cyro Rodríguez Barrios

6. Foto-Síntesis Dos semanas de historia.

7. Foto-síntesis 2 Retiro en Bella Vista 5-6 de Noviembre 2005. Si quieres ver todas: http://www.cyro.com.ar/pagina_principal.htm

8. “La Luz del Faro” Noviembre 2005 Índice: Editorial: “El sonido secreto del silencio” Cyro Rodríguez Barrios Psicología: “Abriendo caminos” Gonzalo Bosch White Hatha Yoga: “Ardha Matsyendrasana. Torsión simple.” Diego Cano Literatura: “Nada nuevo bajo el sol” Marcela Vanmak Música: Hugo Fattoruso. Dos temas en MP3.

9. El sonido secreto del silencio. En todo momento la mente busca el silencio aunque no nos demos cuenta. Es fundamental reconocer esta cualidad, para poder estructurar nuestra vida. Los ruidos llegan al cerebro a través de los oídos, provocando una serie de reacciones químicas que son transmitidas al sistema nervioso. Los ruidos también son vibraciones que se perciben por el sentido del tacto. Así, este último percibe la información de igual manera que los oídos y a veces con mayor intensidad. Podemos reconocer dos clases de ruidos, los externos y los internos. Hablamos de los externos cuando nos referimos a los ya conocidos por todos: vivir en una gran ciudad, superpoblada, en la que millones de personas y cosas emiten de manera continua vibraciones al medio ambiente. Nos referimos a los internos cuando por diferentes razones las personas viven situaciones estresantes las que generan estados de conciencia negativos, no constructivos contribuyendo a cargar de negatividad no sólo a la propia conciencia sino también al medio ambiente. Afortunadamente, algunas personas no sienten el efecto devastador del estrés y colaboran neutralizando la densidad del ambiente convirtiendo la misma en proyectos que benefician el entorno. De alguna manera, estas personas son “catalizadores humanos”, nacieron con estas facultades o las desarrollaron a través de la meditación trascendental. Investigaciones realizadas en los años 80 muestran claramente que si el 1% de la población de una ciudad meditase, se reduciría sustancialmente la negatividad del medio ambiente logrando disminuir los porcentajes de accidentes automovilísticos, de acciones delictivas, del consumo de alcohol, drogas y enfermedades, logrando vivir en plenitud.

10. Un individuo pleno es un generador de felicidad en su entorno. Es aquel que puede entrar y salir tanto del ruido como del silencio. No tiene tensiones, logra enfocar su atención en sus objetivos, se comunica espontáneamente con otros, enfrenta las dificultades con mayor seguridad, conserva su energía y su salud permaneciendo con el espíritu joven. Escucha y disfruta del silencio, sabe dónde está y va a su encuentro. Luego, regresa al ruido y este ya no le molesta, porque se ha conectado con su paz interior, con su Ser. Cyro Rodríguez Barrios [email protected]

11. Gracias… Por esta oportunidad de estar juntos…

12. Abriendo Caminos Desde la niñez en adelante, todos aprendimos a lidiar con una situación complicada, donde las sensaciones y percepciones más básicas se mezclaban muchas veces unas con otras. La vida sería más sencilla si pudiéramos ver directamente los cristalinos ideales, la maravilla y la belleza que están en el corazón de la vida, es decir en nuestro propio corazón. Hasta que las máscaras no se bajen definitivamente de nuestras mentes, la belleza de esa mujer permanecerá a la distancia. Durante muchos años, la represión ha sido la causante de las grandes enfermedades del hombre y ha regido su comportamiento sin permitirle vivir espontáneamente. Las religiones, los mandatos familiares y las estructuras y preconceptos mentales formados a partir de lo que nos impone la sociedad no nos dejan vivir una vida sin condiciones y sin limites donde se pueda expresar sin barreras nuestra esencia más intima. La mente no puede liberarse por medio de ninguna actividad mental, sea por esfuerzo, vigilancia o represión. Escapar del pensamiento por medio del pensamiento es lo mismo que tratar de salir de las arenas movedizas jalando de nuestro propio pelo. En el fondo, cualquier tipo de pensamiento, por más positivo que sea, continua estando en los dominios del pensamiento. La mente no es solo pensar. La mayoría de los occidentales, estamos acostumbrados a enredarnos en laberintos y/o torbellinos de pensamientos, que lejos de liberarnos nos hacen más esclavos de nuestras emociones. En realidad, el pensamiento es sólo una de las máscaras de Maya (palabra que en Sánscrito significa Ilusión), menos sólida que cuanto vemos y tocamos, pero igualmente indigna de confianza. El único medio posible de escapar de Maya (nuestros miedos, fantasmas mentales, preconceptos, etc.) es trascender más allá de la ilusión para experimentar las realidades más profundas de nuestro Ser y así poder entrar en contacto con nuestra fuente interna de Inteligencia y Creatividad. Se necesita un cierto cambio de Conciencia para liberarnos de las barreras de la represión y ver la realidad con más amplitud y claridad, apreciando y disfrutando la belleza de la vida y de cada ser urbano.

13. ¿Usted piensa que oponerse a sus pensamientos negativos le resta potencia? En realidad es sólo demorar el momento en el que saldrán a la superficie de un modo u otro. Quizás usted utilice mucho tiempo de su día en no pensar negativamente, y por ende, eso ha de requerirle una vigilancia y esfuerzos constantes. Pero, tan pronto como se afloja esa presión, afloran los sentimientos negados con doble intensidad. Muchas veces, los pensamientos negativos vienen por sí solos pese a la oposición más fuerte. Esto es algo que todos debemos aceptar. Si rechazamos los pensamientos que no nos parecen aceptables perderemos siempre. La represión supone la fuerza del Yo que pone una barrera a lo inaceptable. A su vez, la represión de una pulsión crea angustia, y la energía reprimida no permitirá la satisfacción. Al encontrarse bloqueada una pulsión no se logra la satisfacción. Cuando reprimimos un deseo hay una lucha entre dos fuerzas, y un deseo que no puede satisfacerse en la realidad origina frustración. Cuando se da la frustración la energía libidinal busca otro camino para la satisfacción y tenemos el síntoma (alguna fobia, algún problema somático o corporal, etc.). Ahora bien, ¿Se puede renunciar a todo este juego? Son muy pocas las personas que tienen en cuenta esta alternativa. Es necesario encontrar y abrir otro camino, cuya diferencia es simplemente que la mente no es sólo pensar. La única manera para romper este esquema es dejar de pensar para comenzar a sentir, trascendiendo el nivel consciente del pensamiento. Gonzalo Bosh White [email protected]

14. HATHA YOGA Ardha Matsyendrasana. Torsión simple. Contraindicaciones: Este asana no es fácil en su ejecución técnica, pero no es fatigosa en lo que respecta al esfuerzo muscular, por ello no existen contraindicaciones médicas. Ahora las personas que presentan una columna vertebral o músculos muy rígidos deberán practicarla con moderación y de manera gradual, ajustando su cuerpo a la técnica. Debe evitarse el excesivo esfuerzo de codo para aquellos que presenten lesiones en el mismo. Indicaciones: Nunca fuerce las posturas. Siga la tendencia natural de su cuerpo. El beneficio es mayor cuando se persigue la estabilidad, la comodidad y una duración moderada. Mientras sostiene la postura lleve la atención hacia el flujo de la respiración y al movimiento que este produce en el cuerpo. En caso de haber pensamientos déjelos pasar, no los juzgue o desarrolle. Vuelva la atención al movimiento. Recuerde que durante este proceso se liberan tensiones que aparecen en la mente en forma de pensamientos.

15. Posición de partida: Sentado con las piernas estiradas. Flexione la pierna derecha sobre la izquierda y coloque el pie derecho contra la cara externa de la rodilla izquierda. Coloque el codo del brazo izquierdo sobre la rodilla derecha, sirviéndose así de palanca. Tómese con la mano de la pierna estirada o si puede del tobillo de la pierna flexionada. Luego lleve el brazo derecho hacia delante, inhale y gire conjuntamente el brazo, el tronco, el cuello y apoye el brazo detrás de la espalda, cerca de la misma. Sostenga durante 20 minutos. Posteriormente inhale, levante el brazo derecho y vuelva lentamente a la posición de partida. Practique la postura hacia el lado contrario, flexionando la pierna izquierda. Beneficios: En la Columna vertebral el objetivo principal de esta asana , es brindarle mayor flexibilidad y evitar la sacralización de la quinta vértebra lumbar, es decir , su soldadura con el sacro o de remediarla cuando existan indicios de producirse. Estimula la medula espinal, los nervios espinales y los ganglios simpáticos. Los músculos y ligamentos son estirados y se alargan en toda la columna en donde se produce una generosa afluencia de sangre. Los órganos abdominales resultan tonificados y masajeados por la compresión alternada de cada mitad del abdomen. El primer beneficiado es el colon ascendente, acentuando así su peraltismo. Además de actuar sobre una porción del intestino grueso, el riñón y el hígado son estimulados durante la torsión hacia el lado derecho y el colon descendente, el bazo, el páncreas y el riñón izquierdo durante la segunda mitad del asana. Esta asana combate el estreñimiento y estimula todo el tubo digestivo. Diego Cano [email protected]

16. Natalia y Gustavo en la Feria de San Isidro.

17. Literatura Narrativa: Marcela Vanmak / 08/07/2005 "Nada nuevo bajo el sol" Marcela Vanmak. (Salta, Argentina). Profesora en Letras, participa del 'Taller de Teatro e Investigación de La Universidad Nacional de Salta'. Taller de escritura de R. Salvatierra. Grupo de Investigaciones Literarias 'Biblioteca de La Universidad Católica de Salta'. Becada por 'Fundación Capacitar' para realizar intercambio cultural e investigación sobre la realidad de los Kibutz en Israel en 1999. Publica trabajos de narrativa y lírica en revistas, diarios y páginas de Internet. Vive en Israel. 'A los refugiados' De pequeña jugaba a ser invisible. Me convertía en aire, en viento, en brisa y lo traspasaba todo. Esperaba una señal que indicara el instante de desaparecer: el parpadeo de una mariposa o el vuelo fugaz de un pájaro. Hubo una ocasión, en donde una luz tenue y zigzagueante me invitaba a la recreación: un bicho con una farola en el vientre. Lo apresé entre mis manos y cuanto más lo asfixiaba, su luz se expandía vibrante y triunfal. Lo traje a casa y colocándolo dentro de una botella, lo expulse al mar... Estaba segura que sobreviviría; alguien tendría que recibir el mensaje. Mi asombro se hizo presente cuando desde la ventana de mi cuarto divisé el paso seguro de un millar de bichos con farolas. Tan importante era la lumbre que lograron que la noche se hiciese día. Luego me dije que siempre utilizaría el mismo artilugio: enviar mensajes en botellas al mar… En algún lugar habría alguien que descodificaría la señal… Pero, donde yo habitaba, no había mar, ni bichos con farolas, ni alguien que oyera o viera las botellas echadas a las olas... Era mi fantasía o artilugio del azar: me hacia etérea y emergía en otras esferas, en otros edenes e infinitos…Cortaba el mundo con mi respiración y luego de expulsar el aire, estaba al otro lado de las aguas. Donde las damas (las niñas), pueden salir a tomar el te con sus amigas y charlar de cosas de mujeres; comprarse vestidos con escotes y usar bañadores para ingresar al mar, como mis botellas, como mis ojos de gorrión, como mi alma de pájaro. (Lo puedo hacer todo con solo pensarlo).

18. Había estado esperando una señal; todo este tiempo, había estado esperando la señal. Me pregunto si este mundo (mi mundo), pertenece al otro mundo. A ese que quizás algún día accederé: no más un mundo desmantelado y sin ventanas. Mi casa es este vestido, con una puerta en los ojos. Que siempre esta cerrada, o casi siempre. La abren los otros (desde afuera). Los fanáticos, los que llegaron trayendo el infierno. Soy mujer. Cierro las cortinas desde adentro y me quedo en silencio. Esperando mi botella y mi ventana abierta al otro lado, al otro sueño de bicho con luz de farola, pero en el corazón. Me digo a mi misma: si me voy a otra casa, a otro universo, me llevo conmigo: yo soy mi hogar, yo soy el mundo… La invisibilidad es ente generoso: ensueño y realidad. Realidad y ensoñación. Para alcanzar la paz de la mente y la seguridad del corazón. (No tiene nada que ver con el fervor). Es un invento que me permite tomar el triunfo: la libertad. Cuando la libertad no existe hay que concebirla. Hay que hacer como el bicho de la farola: encenderse por dentro. No voy a llorar sobre mi envoltura de silencio: voy a gritar con la expansión de la luz que es muda, pero penetra los rincones haciéndolo todo transparente… Luego, mis hermanas comenzaron a jugar al juego peligroso de ser ellas también invisibles: algunas lo consiguieron, otras no… La onda expansiva de la travesura comenzó a remontar el infinito y apropiarse de las mentes y de los corazones. El olor de la pobreza no molesta, es agrio y amargo; pero el olor a la libertad, despierta un picor extraño y un deseo inaudito de recobrar la identidad. La ocupación no es una cabeza doblegada. No queremos mas ser envoltorios con la virginidad a cuestas. Queremos abrir las piernas y abrazar al amor. Eso mismo: abrir las piernas y abrazar el mundo. Cerrar el paño a la obediencia y los parpados ciegos. Es hora de que decidamos a quien dar la moneda del prodigio. La estrella con la esfinge sin túnica ni celda. Con los senos abiertos como ojos extendidos, enterrada viva, quizás, pero dentro de un mundo hecho a mi medida, a nuestra medida… Un camello aquí, vale lo que un auto allá. Algunas de mis hermanas valieron varios camellos. Yo, el doble que ellas. Soy pequeña y de grupas estrechas. Mi padre esta contento y habla de su posible ampliación a otros espacios y mercados… Me pregunto como será su rostro: de quien pago por mí a mi padre. Ese hombre no podrá nunca jamás desvirgar mi alma con su deseo de bestia agazapada.

19. Luego, mis hermanas comenzaron a jugar al juego peligroso de ser ellas también invisibles: algunas lo consiguieron, otras no… La onda expansiva de la travesura comenzó a remontar el infinito y apropiarse de las mentes y de los corazones. El olor de la pobreza no molesta, es agrio y amargo; pero el olor a la libertad, despierta un picor extraño y un deseo inaudito de recobrar la identidad. La ocupación no es una cabeza doblegada. No queremos mas ser envoltorios con la virginidad a cuestas. Queremos abrir las piernas y abrazar al amor. Eso mismo: abrir las piernas y abrazar el mundo. Cerrar el paño a la obediencia y los parpados ciegos. Es hora de que decidamos a quien dar la moneda del prodigio. La estrella con la esfinge sin túnica ni celda. Con los senos abiertos como ojos extendidos, enterrada viva, quizás, pero dentro de un mundo hecho a mi medida, a nuestra medida… Un camello aquí, vale lo que un auto allá. Algunas de mis hermanas valieron varios camellos. Yo, el doble que ellas. Soy pequeña y de grupas estrechas. Mi padre esta contento y habla de su posible ampliación a otros espacios y mercados… Me pregunto como será su rostro: de quien pago por mí a mi padre. Ese hombre no podrá nunca jamás desvirgar mi alma con su deseo de bestia agazapada. Los girasoles me miran y yo miro los girasoles. Giro como ellos, descubro que solo debo mirar al sol. Hay un cuadro, de un señor que se cortó la oreja para no escuchar los pájaros. Me pregunto, ¿serian los mismos que los míos? El estaba en un campo abierto aturdido por el acecho de los pájaros, que le corroían la mente y el alma. Yo estoy adentro, de mi misma y desde allí, los girasoles me miran y los pájaros persisten en desenterrarme de mi burka y mi espanto. Silencio. Cuando trabajo en la tienda de mi padre, levanto las rejas de mis velos. Me siento agitada y victoriosa. Juego a ser invisible… Me siento flotando sobre una alfombra mágica. Sueño despierta un rapto: por la persona que traspasase el hemisferio de mi soledad y de mi encierro. Que me rescate de la lágrima y de la inocencia. Un caballero, que se pare a mi lado y que no diga nada. Que sus girasoles me miren y me recorran sus pájaros. Así quedare enterrada en el hemisferio de su mirada, por siempre jamás…Mas, dando vuelo como las aves que desean y por ello, pueden hacerlo… Se trataba del infierno. Estaba segura de ello. Llegaron ellos trayendo el infierno. Nos encerraron. La dignidad no se compra. No se vende el espíritu. Tenía esperanzas de que el prodigio me aconteciera; mas, fue en vano: mi padre ya había recibido el coste de mi venta. Los Nuevos Afganies le valdrían para remozar la mercancía carente en el almacén.

20. Era comerciante y sus dependencias famosas en Kandahar y Kabul. Pensaba si la malaventura de nacer mujer, nos convertía en benditas, al extirparnos la pieza pudenda a edad temprana; un código oculto entre casta de hombres. Sentía un frío pasmoso, a pesar de que la tierra hervía inflamada de llagas causadas por el sol. Ahora, recordaba todo; las últimas nupcias que se realizó en la familia, engendraron una catástrofe inesperada: la vergüenza y al punto, el posterior silencio. Otra vez el silencio que conversa como el aire, como el viento y la brisa. Mi hermana me dijo: 'Yo voy a hablar con la boca cerrada. Para que a vos no te pase. Para que estas cosas ya no nos pasen. Cometeré un acto de arrojo: las salvare del abismo'… Cuando, luego vi a la pobrecita: puñales le habían llovido sobre el burka de su cuerpo. Había que lavar el nombre de la familia. Nuestra familia. Que quedo bastante pulcro: mas, mi hermana, ya no existía… Cuantas veces la encontré acariciando el muro que rodeaba a la casa. A veces lo hacia con fruición: como si quisiera que por su piel, se abriera una llaga por donde drenar el padecimiento de nuestra sumisión; de nuestra suerte de mujeres islámicas de Afganistán. Le hacia daño. No tanto, como el saberse desposeída de los privilegios que gozan todos los seres humanos en el siglo de la postmodernidad. Un dolor, no se cubre con otro dolor… La Guerra Civil entre grupos había dejado al pueblo librado entre facciones y mal vivientes. La inseguridad era alimento corriente, desde que los rusos se retiraran en el noventa. La ciudad luchaba infructuosa por no caer en el caos. Mas, lo estábamos viviendo. Había llegado el momento del juego peligroso. Como antes, estaba soñando con los ojos abiertos. En esta trama, mis hermanas de género desertan de la congoja y se inmolan abrasadas en llamas. No quieren ya ser exigidas a parir un puñado de vástagos, vivir confinadas en sus vestidos y en sus hogares. Otras, maltratadas y hasta despojadas de su dignidad y respeto. De pequeña jugaba a ser invisible. Había estado esperando una señal: ingresar dentro de una botella (patera) y librarme al mar: alguien tendrá que recibir el mensaje, alguien tendrá que ver mi lumbre expandirse desde el otro lado de las olas... Mas, donde yo habito no hay mar, ni bichos con farolas, ni botellas echadas al mar: hay mujeres que en un acto de arrojo, se lanzan a las llamaradas de la piedad…

21. Música Hugo Fattoruso Biografía (documento doc.) Melodía en Candombe (MP3) El Gramillero (MP3)

22. Nacido en Montevideo, Hugo comenzó su carrera musical como un prodigioso, alumno de piano a los cuatro años. A los nueve años, ya formaba con su padre Antonio y hermano Osvaldo el Trío Fattoruso. En este grupo, Osvaldo fue el baterista (¡a la edad de cinco!), Hugo el acordeonista, y Antonio el bajista, tocando un instrumento de su propia construcción (mango de escoba como diapasón, y una única cuerda). El Trío actuaba en festivales callejeros, interpretando los varios estilos del carnaval uruguayo. A los dieciséis, Hugo tomó el bajo acústico como instrumento principal, y se enroló como el miembro más joven de los Hot Blowers, conjunto de jazz y swing que viajó por toda América Latina hacia el final de la década de los cincuenta. Este período podría considerarse el segundo importante desarrollo armónico de este músico, con su concentración y aprendizaje de la improvisación y contrapunto musical en el jazz. Al comienzo de los años sesenta, el rock empezó a cambiar el mundo de la música, y Hugo decidió formar al grupo Los Shakers para expresarse en ese medio, siendo él y su hermano Osvaldo los principales compositores, guitarristas, y cantantes. Los Shakers, Hugo y Osvaldo Fattoruso, Roberto "Pelín" Capobianco (bajo y voz), y Carlos "Caio" Vila (batería y voz) fueron un éxito rotundo en América Latina, en gran parte por su imagen, pero también por su habilidad de combinar las complejidades de la bossa nova, el estilo urbano de la canción uruguaya, los ritmos del candombe y la fuerza del rock en un estilo nuevo y contagioso.

23. Ya hacia el final de la década de los sesenta, las influencias del jazz y del candombe llevaron a Hugo a Nueva York, donde formó el conjunto Opa. Mientras Hugo tocaba el piano y sintetizadores y su hermano tocaba la batería y percusión, el trío se completa con su amigo de la niñez Ringo Thielmann tocando el bajo. La mezcla que ofreció Opa, de jazz con rock, con las armonías y ritmos de Brasil, con el sabor afro-uruguayo del candombe, soltó un sonido nuevo y diferente al mercado, y generó la admiración de muchísimos grandes del ambiente del "jazz latino," que en ese momento recién empezaba a conocerse. Opa grabó dos discos, "Goldenwings" y "Magic Time." La música de Opa sirvió como importante contribución al desarrollo musical de la próxima generación de músicos uruguayos, y dejó una indeleble marca de los Fattoruso sobre la cultura musical moderna del Uruguay. Desde este punto en adelante, Hugo recorrió los Estados Unidos trabajando con una gran gama de artistas, desde Hermeto Pascoal hasta Ron Carter y los Dixie Dregs. Después de trabajar con Milton Nascimento, Hugo vivió durante varios años en Río de Janeiro, donde contribuyó a los proyectos de varios de los grandes de la música brasileña, como son Djavan, Geraldo Azevedo, Chico Buarque Holanda, Nana Vasconcelos, y Toninho Horta. Hugo ha colaborado mucho con Milton Nascimento, en los discos 'Milton,' 'Journey To Dawn', 'Planeta Blue Na Estrada Do Sol', 'Angelus', y más recientemente en el CD 'Nascimento', que ganó el prestigioso premio Grammy en 1997 en la categoría de World Music. Más allá de sus contribuciones en los teclados y el acordeón, los arreglos de varias de las composiciones en ‘Nascimento’ fueron una colaboración entre Hugo y Milton. Por último, Hugo tomó de sus experiencias en Nueva York para crear su último CD, “Homework”. Escucha los siguientes temas: Melodía en Candombe (MP3) El Gramillero (MP3)

24. Si quieres recibir “La Luz del Faro” Todos los meses, durante la luna llena, escribe a: [email protected]

25. ¡Hasta la próxima luna llena!

  • Login