La oraci n cambia las cosas
Download
1 / 30

La oraci n cambia las cosas - PowerPoint PPT Presentation


  • 125 Views
  • Updated On :
  • Presentation posted in: General

Related searches for La oraci n cambia las cosas

loader
I am the owner, or an agent authorized to act on behalf of the owner, of the copyrighted work described.
capcha

Download Presentation

La oraci n cambia las cosas

An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Presentation Transcript


La oracin cambia las cosas!


Cmo la oracin par a Hitler para que no invadiera a Inglaterra

Hechos histricos comprobados.

Hagmoslo juntos!


La oracin cambia las cosas!

El Dr. James Dobson, acreditado y reconocido psiclogo cristiano, director del ministerio mundial, Focus on The Family, nos relata el siguiente pasaje histrico acerca de cmo se instituy en EE.UU. y Gran Bretaa el Da Nacional de Oracin.


La oracin cambia las cosas!

El Seor se conmueve si nosotros nos conmovemos y no hay imposibilidades que l en su misericordia pueda resolver. Su Palabra nos dice: Humillaos bajo la mano poderosa del Seor y l os exaltar.


Da Nacional de Oracin

  • Si comenzamos a rodar la idea del Da Nacional de Oracin, sabemos que muchos se unirn y se podra concretar antes que muchos otros males nos sobrevengan. Leamos, pues, como se origin en palabras del Dr. Dobson:


Primero relatemos la perspectiva histrica:


Europa 1940

  • En mayo de 1940, la situacin poltica y militar en Europa era catastrfica. Siete aos antes, Adolfo Hitler haba asumido pleno control en Alemania e inmediatamente se dispuso a rearmar su belicosa nacin.


Invasin de Polonia

  • El primero de septiembre de 1939 invadi a Polonia y verti su furia sobre las naciones de Europa occidental. El relmpago guerrero de Hitler rugi casi sin oposicin en Noruega, Dinamarca, Holanda, Luxemburgo y Blgica. Humillando luego al podero francs en casi 40 das.


Invasiones de Hitler

  • Alrededor de 500 mil hombres de las tropas britnicas y francesas fueron atrapados en un enclave costero llamado Dunquerque, donde se enfrentaban a una inminente aniquilacin


Es difcil comprender el pnico que amedrentaba a naciones pacficas como lo era Gran Bretaa. El Primer Ministro Neville Chamberlain (quien dimiti en mayo de 1940, siendo reemplazado por Wiston Churchill) y otros lderes polticos se atemorizaban ante la idea de que este desquiciado alemn y sus secuaces no solo haban esclavizado y sometido la mayor parte de Europa en un ao, sino que ellos seran el prximo blanco a la vista.


El Fuhrer nunca se haba acercado tanto a esa victoria como lo fue en esos cinco das, del 24 al 28 de mayo de 1940


  • La prdida de los ejrcitos britnicos y franceses en Dunquerque los dej desnudos ante la esperada invasin nazi. El Secretario de Relaciones Exteriores, Lord Halifax, y otros lderes, comenzaron a contemplar la posibilidad de sobornar a Hitler o de llegar a un acuerdo.


El Presidente norteamericano F. Roosevelt lleg a temer la posibilidad de que los ingleses le cedieran en rendicin la gran flota de la nacin britnica a cambio de algunas concesiones. Si los britnicos se hubieran rendido sin resistencia, lo cual era plausible es esos tormentosos das, el reinado de terror nazi con toda posibilidad hubiera continuado por dcadas.


Millones de ms indeseables judos, gitanos, polacos y otros vean la posibilidad de pasar por las cmaras de gases o fusilados y los cientos de aos de historia britnica hubieran bajado el teln con un fin poco glorioso.


Sin esperanzas.

  • Pero, qu opinaba el comn ingls en mayo de 1940? La mayora no tena una nocin clara del peligro a la vuelta de la esquina. A continuacin un resumen a groso modo de la toma de opinin informal llevada a cabo por La Unin de Amas de Casa: Algunas de las amas de casa ms jvenes han llegado hasta el punto de ms o menos darle la bienvenida a Hitler al pas. Afirman que ya no podran llegar a un estado peor, ya que por lo menos tendran de regreso a sus esposos. Un obrero comentaba: Estoy al tanto de que si la moral sigue en declive vertiginosamente como est en este momento, no habr mucha resistencia que le pongamos a Hitler cuando se atreva a tocar nuestra tierra.


Muchas mujeres, en particular, admiraban a Hitler. Para algunas, el Fuhrer se haba convertido en algo como la figura astrolgica mstica secreta. Cmo pudieron ser tan ingenuos?!!!!! El mayor carnicero de todos los tiempos era bienvenido por amas de casas y madres a cuyos hijos y esposos se les requerira arriesgar sus vidas para detenerlo.


  • Wiston Churchill se paraba firme durante este tiempo de angustias, aunque privadamente estaba conmovido por las circunstancias de Bretaa. A mencionar, an su legendario apetito por las comidas y bebidas haba desaparecido. En crnicas se narra la oportunidad en que Churchill le menciona al Primer Ministro francs, Paul Reynaud, que Inglaterra seguira sola si era necesario: Preferiramos caer luchando que ser esclavos de los germanos, afirm.


  • Bueno, esa es a especie de introduccin la posicin en que se encontraban Inglaterra y Francia el 24 de mayo de 1940. Fue en ese momento de desespero en que las iglesias en Gran Bretaa convocaron un da nacional de oracin.


Se sugiri primeramente en abril, pero el Arzobispo de Canterbury se opuso, afirmando que no quera que el llamado a oracin fuera malinterpretado , si es que eso tiene sentido alguno.


Pero debido al alarmante deterioro de la situacin militar en Francia, l y muchos otros decidieron que, de hecho, era el momento oportuno para orar. El 23 de mayo, numerosos lderes polticos, editores de peridicos y el Rey Jorge VI, hicieron un llamado para el da nacional de oracin a efectuarse aquel domingo 26 de mayo.


Nadie se hubiera anticipado a lo que iba a ocurrir durante esos inolvidables tres das. Justo a las 24 horas despus del llamado a oracin, Adolfo Hitler inexplicablemente dio rdenes a su ejrcito de detenerse, an para sorpresa de sus propios generales.


Dos das ms tarde, la nacin se uni en oracin el 26 de mayo. Las naves de las iglesias se coparon, incluso una gran concentracin de personas en la Catedral de Westminster, en donde el pueblo ingls le suplicaba al Altsimo de guardar a sus esposos, sus hijos y sus padres en Dunquerque


El ex Primer Ministro Neville Chamberlain escribi en su diario: 26 de mayo, el da ms oscuro de todos... Este es el Da Nacional de Oracin. En realidad termin siendo uno de los das ms culminantes de la guerra.


El ejrcito de Hitler permaneci inmvil no solamente el 24, el 25 y el 26 de mayo, pero increblemente hasta comienzos de junio. Hasta el da de hoy, nadie sabe a ciencia cierta por qu. El Fuhrer tena la victoria en la palma de su mano, y aun as impidi que sus tropas de combate terminaran su trabajo.

Algunos han especulado que Hitler no quera arriesgar prdidas innecesarias en una batalla final. Pero segn el propio Hitler, dijo que quera darle a Churchill una buena oportunidad de xito. Si, claro, el sangriento dictador nunca le haba dado a nadie una buena oportunidad de xito.


Existe una explicacin ms valedera. Su ejrcito fue detenido por la misma mano de Dios que cerr la boca de los leones durante la noche de tormento de Daniel. De la manera en que el Seor escuch las oraciones de los israelitas hace ya un tiempo, creo que la escuch cuando cientos de miles de creyentes en el Reino Unido oraron por una intervencin divina


Por nueve das crticos, los alemanes se conformaron con bombardear Dunquerque desde el aire y a distancia. Mientras tanto, botecitos y yates que partieron de Inglaterra en viajes de rescate, pudieron traer de nuevo a casa 336.000 soldados y llevarlos a salvo hasta su madre patria.


Los ingleses se llenaron de asombro y de jbilo. El General Ironside escribi: An sigo sin entender cmo fue que los alemanes permitieron que sacramos nuestras tropas de esta manera. Es algo casi fantstico que pudiramos hacerlo a la faz de todo el bombardeo y disparos. Alexander Cadogen, Sub-Secretario Permanente de la Oficina de Relaciones Exteriores, titul a la evacuacin como maravillosa y de un milagro.


El autor de Cinco Das en Londres, John Lukacs, escribi lo siguiente: Churchill tuvo xito debido a su resolucin y, permtanme aadir, a la voluntad de Dios, a la cual como cualquier ser humano, Churchill fue mero instrumento. Por seguro que no era un santo, ni religioso, y por supuesto lleno de faltas. An as sucedi.


  • Gracias a Dios que fueron protegidos de la tirana Nazi. El Seor escuch el clamor de su pueblo, no solamente en Gran Bretaa, sino en otras partes del mundo


Jesucristo dijo: Al que cree todo es posible

  • Todo depende en quien pongas tu fe.

  • Bblicamente solo Jess es digno de que deposites en El tu fe.

  • Solo el muri en la cruz por ti.

  • El dijo: todo lo que le pidan al padre en mi nombre os ser hecho.

  • Lee la Biblia

  • Visita www.abcdelabiblia.com

Presentacin Annima / adaptacin FJR


ad
  • Login