Download

LITERATURA INFANTIL prohibida por la dictadura militar






Advertisement
/ 10 []
Download Presentation
Comments
jela
From:
|  
(1381) |   (0) |   (0)
Views: 113 | Added:
Rate Presentation: 0 0
Description:
LITERATURA INFANTIL prohibida por la dictadura militar.
LITERATURA INFANTIL prohibida por la dictadura militar

An Image/Link below is provided (as is) to

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use only and may not be sold or licensed nor shared on other sites. SlideServe reserves the right to change this policy at anytime. While downloading, If for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.











- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -




Literatura infantil prohibida por la dictadura militarSlide 1

LITERATURA INFANTIL

prohibida por la dictadura militar

El Golpe Militar de 1976 implementó un plan sistemático de “desaparición de bibliografía”: las ideas discordantes al “orden” debían ser acalladas y por ello se atacó a los refugios de la palabra. La literatura infantil no escapó a los siniestros secuestros: aduciendo “excesos de imaginación” y bajo el argumento de que fomentaban actitudes “subversivas” en los niños, muchos libros fueron prohibidos y sacados de circulación.

Aquí les presentamos tres ejemplos:

Literatura infantil prohibida por la dictadura militarSlide 2

LA TORRE DE CUBOS

Laura Devetach

La Torre de Cubos fue escrito a lo largo de 1964, y se destacó por su “ilimitada fantasía”.

Sin embargo, en el contexto de la dictadura militar, tal calificativo tenía una carga peyorativa: el 23 de mayo de 1979 fue prohibido el uso de este libro, a través de la resolución N°480 emitida en Santa Fé, la provincia natal de Laura Devetach. Entre otros argumentos,la prohibición aducía que el libro criticaba "la organización del trabajo, la propiedad privada y el principio de autoridad".

"Del análisis de la obra La Torre de Cubos se desprenden graves falencias tales como simbología confusa, cuestionamientos ideológicos-sociales, objetivos no adecuados al hecho estético, ilimitada fantasía, carencia de estímulos espirituales y trascendentes.“

(Resolución N° 480 del Ministerio de Cultura y Educación que prohíbe la obra de Laura Devetach)

Hacé click aquí para leer uno de los cuentos del libro La torre de cubos: “La planta de Bartolo”

Literatura infantil prohibida por la dictadura militarSlide 3

UN ELEFANTE OCUPA MUCHO ESPACIO

Elsa Bornemann

Un elefante ocupa mucho espacio es un libro compuesto por 15 cuentos que tuvo reconocimiento internacional.

En el año 1977, fue prohibido por relatar una huelga de animales, un concepto que no se ajustaba al orden impuesto por el gobierno militar. La prohibición se extendía a la distribución, la venta y la circulación del libro en todo el territorio nacional, y ordenaba, además, el secuestro de los ejemplares correspondientes.

“Se trata de cuentos destinados al público infantil, con una finalidad de adoctrinamiento que resulta preparatoria a la tarea de captación ideológica del accionar subversivo [...] De su análisis surge una posición que agravia a la moral, a la Iglesia, a la familia, al ser humano y a la sociedad que éste compone”

(Decreto N°3155 del Poder Ejecutivo Nacional, 13 de octubre de 1977)

Literatura infantil prohibida por la dictadura militarSlide 4

EL PUEBLO QUE NO QUERÍA SER GRIS

Beatriz Doumerc y Ayax Barnes

Publicado por el sello Rompan Filas, El pueblo que no quería ser gris fue un libro que intentó acercarse a los chicos sin prejuicios. Escrito por Beatriz Doumerc e ilustrado por Ayax Barnes, el relato se basaba en la historia de un pueblo en el que el rey ordena pintar todas las casas de un mismo color, y la gente se opone.

En La ultrabomba –publicado por la misma editorial- un piloto se niega a cumplir la orden de arrojar una bomba.

Ambos libros fueron prohibidos por la dictadura militar, a través del decreto N°1888 del 3 de septiembre de 1976.

Hacé click aquí para ver un fragmento del cuento.

Literatura infantil prohibida por la dictadura militarSlide 5

A partir de

  • - www.educared.org.ar

  • www.imaginaria.com.ar

  • Un golpe a los libros, H. Invernizzi; J. Gociol, Eudeba, 2002.

Literatura infantil prohibida por la dictadura militarSlide 7

inicio

"El rey grande del país chiquito, ordenaba, solamente ordenaba; ordenaba esto, aquello y lo de más allá, que hablaran o que no hablaran, que hicieran así o que hicieran asá.

"Tantas órdenes dio, que un día no tuvo más para ordenar.

"Entonces se encerró en su castillo y pensó, y pensó, hasta que decidió:

"—Ordenaré que todos pinten sus casas de gris."

"Eran tantos, tantos, y estaban tan entusiasmados, que al momento el castillo, las murallas, los fosos, los estandartes, las banderas, quedaron de color rojo, azul y blanco.

"Y los guardias también.

"Entonces el rey se cayó de espaldas una sola vez, pero tan fuerte que no se levantó más."

Textos e ilustraciones del libro El pueblo que no quería ser gris, de Beatriz Doumerc y Ayax Barnes (Buenos Aires, Ediciones Rompan fila, 1976).

Literatura infantil prohibida por la dictadura militarSlide 8

inicio

La planta de Bartolo

El buen Bartolo sembró un día un hermoso cuaderno en un macetón. Lo regó, lo puso al calor del sol, y cuando menos lo esperaba, ¡trácate!, brotó una planta tiernita con hojas de todos colores.

Pronto la plantita comenzó a dar cuadernos. Eran cuadernos hermosísimos, como esos que gustan a los chicos. De tapas duras con muchas hojas muy blancas que invitaban a hacer sumas y restas y dibujitos.

Bartolo palmoteó siete veces de contento y dijo:

—Ahora, ¡todos los chicos tendrán cuadernos!

¡Pobrecitos los chicos del pueblo! Estaban tan caros los cuadernos que las mamás, en lugar de alegrarse porque escribían mucho y los iban terminando, se enojaban y les decían:

—¡Ya terminaste otro cuaderno! ¡Con lo que valen!

Y los pobres chicos no sabían qué hacer.

Bartolo salió a la calle y haciendo bocina con sus enormes manos de tierra gritó:

—¡Chicos!, ¡tengo cuadernos, cuadernos lindos para todos! ¡El que quiera cuadernos nuevos que venga a ver mi planta de cuadernos!

Una bandada de parloteos y murmullos llenó inmediatamente la casita del buen Bartolo y todos los chicos salieron brincando con un cuaderno nuevo debajo del brazo.

siguiente

Literatura infantil prohibida por la dictadura militarSlide 9

inicio

Y así pasó que cada vez que acababan uno, Bartolo les daba otro y ellos escribían y aprendían con muchísimo gusto.

Pero, una piedra muy dura vino a caer en medio de la felicidad de Bartolo y los chicos. El Vendedor de Cuadernos se enojó como no sé qué.

Un día, fumando su largo cigarro, fue caminando pesadamente hasta la casa de Bartolo. Golpeó la puerta con sus manos llenas de anillos de oro: ¡Toco toc! ¡Toco toc!

—Bartolo —le dijo con falsa sonrisa atabacada—, vengo a comprarte tu planta de hacer cuadernos. Te daré por ella un tren lleno de chocolate y un millón de pelotitas de colores.

—No —dijo Bartolo mientras comía un rico pedacito de pan.

—¿No? Te daré entonces una bicicleta de oro y doscientos arbolitos de navidad.

—No.

—Un circo con seis payasos, una plaza llena de hamacas y toboganes.

—No.

—Una ciudad llena de caramelos con la luna de naranja.

—No.

—¿Qué querés entonces por tu planta de cuadernos?

 —Nada. No la vendo.

—¿Por qué sos así conmigo?

anterior

siguiente

Literatura infantil prohibida por la dictadura militarSlide 10

inicio

—Porque los cuadernos no son para vender sino para que los chicos trabajen tranquilos.

—Te nombraré Gran Vendedor de Lápices y serás tan rico como yo.

—No.

—Pues entonces —rugió con su gran boca negra de horno—, ¡te quitaré la planta de cuadernos! —y se fue echando humo como la locomotora.

Al rato volvió con los soldaditos azules de la policía.

—¡Sáquenle la planta de cuadernos! —ordenó.

Los soldaditos azules iban a obedecerle cuando llegaron todos los chicos silbando y gritando, y también llegaron los pajaritos y los conejitos.

Todos rodearon con grandes risas al vendedor de cuadernos y cantaron "arroz con leche", mientras los pajaritos y los conejitos le desprendían los tiradores y le sacaban los pantalones.

Tanto y tanto se rieron los chicos al ver al Vendedor con sus calzoncillos colorados, gritando como un loco, que tuvieron que sentarse a descansar.

—¡Buen negocio en otra parte! —gritó Bartolo secándose los ojos, mientras el Vendedor, tan colorado como sus calzoncillos, se iba a la carrera hacia el lugar solitario donde los vientos van a dormir cuando no trabajan.

Cuento extraído, del libro La torre de cubos (Buenos Aires, Ediciones Colihue, 1985, colección Libros del Malabarista).

anterior


Copyright © 2014 SlideServe. All rights reserved | Powered By DigitalOfficePro