Domingo de
Sponsored Links
This presentation is the property of its rightful owner.
1 / 54

Domingo de PowerPoint PPT Presentation


  • 93 Views
  • Uploaded on
  • Presentation posted in: General

Domingo de. Pentecostés. Día 23 de Mayo de 2010. PENTECOSTÉS quiere decir cincuenta días después de la Pascua. Los judíos daban gracias a Dios porque la cosecha estaba ya crecida. En el plano religioso celebraban:. la entrega de las tablas de la Ley a Moisés entre rayos y truenos.

Download Presentation

Domingo de

An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Presentation Transcript


Domingo de

Pentecostés

Día 23 de Mayo de 2010


PENTECOSTÉS quiere decir cincuenta días después de la Pascua.

Los judíos daban gracias a Dios porque la cosecha estaba ya crecida.


En el plano religioso celebraban:

la entrega de las tablas de la Ley a Moisés entre rayos y truenos.


Ese es el día en que viene el Espíritu Santo sobre los apóstoles reunidos en oración con la Virgen María.


Es la primera lectura en la misa de este día.

Lo narra el libro de los “Hechos de los Apóstoles”.

Hech 2, 1-11

Dice así:


Al llegar el día de Pentecostés,

estaban

todos

reunidos

en

el

mismo

lugar.


De repente, un ruido del cielo,

como de un viento recio,

resonó en

toda la casa

donde se

encontraban.


Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se repartían,

posándose encima de cada uno.


Se llenaron todos de Espíritu Santo

y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería.


Se encontraban entonces en Jerusalén

judíos devotos de todas las naciones de la tierra.


Al oir

el ruido,

acudieron

en masa


y quedaron desconcerta-dos, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma.


Enormemente sorprendidos preguntaban: ¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es que cada uno los oímos hablar en nuestra lengua nativa?


Entre nosotros hay partos, medos y elamitas, otros vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia o en Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene;

algunos somos forasteros de Roma, otros judíos o prosélitos; también hay cretenses y árabes;


y cada uno los oímos hablar

de las

maravillas

de Dios

en nuestra

propia lengua.

Palabra de Dios


Lo más importante entonces era lo que el Espíritu Santo realizaba en lo interior de aquellas personas que le recibían.

Era una

transformación

total.


Los signos externos eran el fuego

y el viento, que es el nombre del Espíritu.


El fuego

da

luz,

calor

y energía.


Necesitaban luz espiritual en su alma:

Por eso

reciben los dones

de sabiduría,

de inteligencia,

de consejo

y de ciencia.


Necesitaban calor en su corazón;

y por eso recibieron el don de piedad y el de temor de Dios.


Necesitaban energía

para predicar

y defender la fe;

por eso recibieron el don de fortaleza.


Hoy

puede ser

un nuevo

Pentecostés


Todos

necesitamos

al

Espíritu

Santo

Automático


Pidamos que

nos conceda

sus 7 dones,

con la oración

de la Misa:

la secuencia


Ven,

Espíritu

divino,


manda tu luz desde el cielo,


Padre amoroso del pobre,


don

en tus

dones

espléndido,


luz

que penetra las almas,


Fuente del mayor consuelo.


Ven,

dulce huésped

del alma,

descanso

de

nuestro esfuerzo,


Tregua

en

el

duro

trabajo,


Brisa en las horas de fuego,


gozo

que

enjuga

las

lágrimas


y reconforta

en el duelo.


Entra hasta el fondo del alma,


divina luz y enriquécenos,


Mira

el vacío

del hombre,


si tu le faltas por dentro;


Mira

el

poder

del

pecado,


cuando

no

envías

tu

aliento.


Riega

la tierra

en sequía,


sana

el

corazón

enfermo,


lava

las

manchas,


infunde

calor de vida

en el hielo;


doma

el espíritu

indómito,


guía al que tuerce el sendero.


r e p a r t e t u s s i e t e d o n e s


según la fe de tus siervos;


por tu bondad y tu gracia,


dale

al

esfuerzo

su

mérito,


salva al que busca salvarse


y danos

tu gozo

eterno.

Amén


Que María

nos consiga

poder recibir

los dones del

Espíritu Santo.

A M E N


  • Login