Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario
This presentation is the property of its rightful owner.
Sponsored Links
1 / 27

Ciclo C Domingo XXV del Tiempo Ordinario PowerPoint PPT Presentation


  • 55 Views
  • Uploaded on
  • Presentation posted in: General

Ciclo C Domingo XXV del Tiempo Ordinario. «No podéis servir a Dios y al dinero». Santos del Día. • Beato Aurelio Ample Alcaide. España (1896 †1936 ) Mártir, Religioso Capuchino • Santa Basila de Roma. Italia ( †304 ) Mártir

Download Presentation

Ciclo C Domingo XXV del Tiempo Ordinario

An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Presentation Transcript


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

Ciclo C

Domingo XXV del Tiempo Ordinario

«No podéis servir a Dios y al dinero»


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

Santos del Día

• Beato Aurelio Ample Alcaide. España (1896 †1936 ) Mártir, Religioso Capuchino

• Santa Basila de Roma. Italia ( †304 ) Mártir

• Beato Dionisio Pamplona. España (1868 †1936 ) Mártir, Sacerdote

• San Emeramo de Ratisbona. Alemania ( †690 )Mártir, Obispo

• Santa Emérita de Roma. Italia Mártir

• San Florencio. Francia Sacerdote

• Beato Florentín Felipe. España (1856 †1936 ) Mártir, Sacerdote

• Beatos Francisco Carceller, Juan Agramunt, José Ferrer, Ignacio Casanovas , Faustino Oteiza,

Enrique Canadell, David Carlos de Vergara, Carlos Navarro, Manuel Segura,

Matías Cardona (†1936 ) Mártires, Religiosos Escolapios

• Beato Germán Gozalvo Andreu. España ( †1936 ) Mártir, Sacerdote

• San Ignacio de Santhiá. Italia (1686 †1770) Religioso Capuchino

• Santa Iraides. Mártir

• Santino. Obispo

• Beato José Marchandon. Francia ( †1794 ) Mártir, Sacerdote

• San Lautón de Coutances. Francia Obispo

• Beato María de la Purificación Vidal Pastor. España (1892 †1936 ) Mártir

• San Mauricio de Agauno y compañeros. Francia ( †302 )

• Beato Otón de Morimond. Francia ( †1158 ) Monje, Obispo

• Santa Salaberga. Francia ( †664 ) Abadesa

• San Silvano. Francia Ermitaño

• Beato Vicente Sicluna Hernández. España (1859 †1936 ) Mártir, Sacerdote


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

San Ignacio de Santhià

Capuchino

1686 † 1770

Nació en Santhià, Italia. Al morir su padre,

su madre lo encomendó a un sacerdote,

que se encargó de su formación.

Ingresó como seminarista y pudo ordenarse de sacerdote.

Mas tarde deja la sotana clerical para vestir el sayo capuchino tomando el nombre de fray Ignacio de Santhià.

Los milagros se iban multiplicando y el pueblo lo bautizó

como "el Santo del Monte".

A su convento acudían innumerables personas, sencillas

e ilustres, atraídas por su fama de santidad,

entre ellas muchos miembros de la casa real de Savoya.

Ruega por nosotros

El cardenal arzobispo le pedía con frecuencia que le diera a conocer los casos de personas más necesitadas, para prestarles ayuda.

El Papa León XII promulgó el decreto sobre la heroicidad de sus virtudes.


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén

Espíritu Santo dame un corazón humilde para recibir la Palabra de Dios,

y hazme dócil a sus divinas enseñanzas.


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

Primera Lectura -Amós 8, 4-7

4 Escuchen esto, ustedes, los que pisotean al indigente para hacer desaparecer a los pobres del país.

5 Ustedes dicen: «¿Cuándo pasará el novilunio

para que podamos vender el grano, y el sábado,

para dar salida al trigo?

Disminuiremos la medida, aumentaremos el precio, falsearemos las balanzas para defraudar;

6 compraremos a los débiles con dinero

y al indigente por un par de sandalias,

y venderemos hasta los desechos del trigo».

7 El Señor lo ha jurado por el orgullo de Jacob:

Jamás olvidaré ninguna de sus acciones.

Palabra de Dios

Te alabamos Señor


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

«Contra los que "compran por dinero al pobre"»

Amos, contemporáneo de Oseas es profeta por elección divina, no por institución monárquica o iniciativa personal. Oriundo de Judá, predicador en el reino del norte. Israel gozaba por aquel entonces

de gran prosperidad. La coyuntura política le era favorable: ningún imperio poderoso a sus flancos,

éxitos bélicos en los pueblos vecinos, relaciones comerciales con Fenicia, señor de la «vía del mar»,

años de buenas cosechas. El Día del Señor era su esperanza más firme y segura.


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

Pero el Día del Señor se convirtió en la amenaza más negra y oscura. Su esperanza era falsa,

como su vida y su conducta. El Dios de Israel no se sentía a gusto en su pueblo.

Ni su culto le agradaba, ni sus palabras le honraban, ni sus obras le satisfacían.

Era todo pura farsa, máscara engañosa de una situación trágica.

Aquel pueblo era un pueblo malvado: la justicia pisoteada, la moral olvidada, el culto paganizado.

Había grandes ricos que vivían en el lujo más escandaloso y pobres que se revolcaban en la más lamentable miseria. Más aún, los primeros abusaban y explotaban sin compasión ni miramiento a los segundos. Falseaban las medidas, torcían el derecho, compraban a los jueces, vendían al hermano.


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

El Pacto había sido gravemente quebrantado, tanto en la vida moral como en la religiosa.

El pueblo, que había surgido hermanado de las manos de Dios, había degenerado en crímenes,

opresión y desprecio. La comunidad santa había dejado de ser santa, por más que el culto estuviera adornado de esplendor.

Aquel pueblo no era el pueblo de Dios. Dios no va a olvidar aquellas acciones.

Años más tarde caerá, para no levantarse más, bajo la dura mano de Asur.

Falsedad en las palabras, en la conducta, en la religión: robo, corrupción y desprecio.

Codicia y avaricia. El reino del norte se hundió descabezado.


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

Salmo 113(112)

1-2.3-4.5-6.7-8

1 ¡Aleluya! Alaben, servidores del Señor,

alaben el nombre del Señor.

2 Bendito sea el nombre del Señor,

desde ahora y para siempre.

3 Desde la salida del sol hasta su ocaso,

sea alabado el nombre del Señor.

4 El Señor está sobre todas las naciones,

su gloria se eleva sobre el cielo.

5 ¿Quién es como el Señor, nuestro Dios,

que tiene su morada en las alturas,

6 y se inclina para contemplar el cielo y la tierra?

7 El levanta del polvo al desvalido,

alza al pobre de su miseria,

8 para hacerlo sentar entre los nobles,

entre los nobles y su pueblo;

9 él honra a la mujer estéril en su hogar,

haciendo de ella una madre feliz.


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

«Alabad al Señor, que alza al pobre»

Salmo de alabanza. Dios es digno de alabanza. Es digno de bendición.

El Señor es Señor de todos los pueblos. Todos han salido de sus manos. Todos viven de su aliento.

Todos caminan hacia él. Él está sobre todos ellos. Transciende toda la creación.

Pero el Señor se abaja para mirar su obra, para tomar y asir al más bajo, al más humilde, al más pobre.


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

Es clásica la figura del Dios de Israel, que sale en defensa del pobre, de la viuda, del huérfano

y del peregrino. Dios se abaja para levantar. Es un Dios elevador y salvador.

Cristo es la más maravillosa expresión de la condescendencia divina. Dios se abaja, haciéndose hombre,

para llevar consigo a lo alto de la humanidad entera. El amor de Dios a los pobres y humildes se hace carne en Cristo. Por eso alabamos y bendecimos al Dios de tanta condescendencia. ¡Bendito sea Dios!


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

Segunda Lectura - I Timoteo 2, 1-8

1 Ante todo, te recomiendo que se hagan peticiones, oraciones, súplicas y acciones de gracias

por todos los hombres, 2 por los soberanos y por todas las autoridades, para que podamos disfrutar de paz y de tranquilidad, y llevar una vida piadosa y digna.

3 Esto es bueno y agradable a Dios, nuestro Salvador,

4 porque él quiere que todos se salven y lleguen

al conocimiento de la verdad.

5 Hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios

y los hombres: Jesucristo, hombre él también,

6 que se entregó a sí mismo para rescatar a todos.

Este es el testimonio que él dio a su debido tiempo,

7 y del cual fui constituido heraldo y Apóstol

para enseñar a los paganos la verdadera fe.

Digo la verdad, y no miento.

8 Por lo tanto, quiero que los hombres oren constantemente, levantando las manos al cielo

con recta intención, sin arrebatos ni discusiones.

Palabra de Dios

Te alabamos Señor


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

«Que se hagan oraciones por todos los hombres a Dios, que quiere que todos se salven»

El culto mira a Dios, el Dios Único; recuerda su Obra: la salvación en Cristo; y la realiza,

extendiendo sus brazos bienhechores a todos los hombres. La Iglesia organiza su culto.

La oración cristiana es por naturaleza universal. Universal, por sus miembros, pertenecientes a toda raza, estado social y edad. Universal, por la extensión a todos de la vida que la anima.


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

La Iglesia es católica, es de todos, ora por todos.

Es la expresión de la voluntad del Padre. Uno es Dios, uno el Mediador.

Uno el Dios de todos, uno el Mediador y Salvador de todos.

El Dios Uno lo abarca todo y todo, en Cristo, vuelve a él en forma de uno.

La Iglesia es ese uno hermoso en Cristo que devuelve, hecha carne, la bendición que envió el Padre.


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

En concreto hay que orar por los que dirigen los destinos de los pueblos.

Éstos, por más que persigan al cristianismo, no han dejado de ser mirados por Dios con interés y misericordia. El Señor, que se entregó por todos, abre nuestros labios para rogar por todos.

La Iglesia gozará de tranquilidad, especialmente interna, cuando cumpla su misión salvadora:

orar por todos, aun por los perseguidores. Dios hará descansar sobre ella su bendición eterna.

Que todos se salven; que todos lleguen al conocimiento de la verdad.

No pide otra cosa el Padrenuestro.


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

Lectura del Santo Evangelio -Lucas 16, 1-13

1 Decía también a los discípulos:

«Había un hombre rico que tenía un administrador,

al cual acusaron de malgastar sus bienes.

2 Lo llamó y le dijo: "¿Qué es lo que me han contado de ti? Dame cuenta de tu administración,

porque ya no ocuparás más ese puesto".

3 El administrador pensó entonces:

"¿Qué voy a hacer ahora que mi señor me quita el cargo?

¿Cavar? No tengo fuerzas. ¿Pedir limosna?

Me da vergüenza.

4 ¡Ya sé lo que voy a hacer para que, al dejar el puesto,

haya quienes me reciban en su casa!".

5 Llamó uno por uno a los deudores de su señor y preguntó al primero: "¿Cuánto debes a mi señor?".

6 "Veinte barriles de aceite", le respondió. El administrador le dijo: "Toma tu recibo, siéntate en seguida, y anota diez".

7 Después preguntó a otro: "Y tú, ¿cuánto debes?". "Cuatrocientos quintales de trigo", le respondió.

El administrador le dijo: "Toma tu recibo y anota trescientos".


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

8 Y el señor alabó a este administrador deshonesto,

por haber obrado tan hábilmente.

Porque los hijos de este mundo son más astutos

en sus trato con lo demás que los hijos de la luz.

9 Pero yo les digo: Gánense amigos con el dinero

de la injusticia, para que el día en que este les falte,

ellos los reciban en las moradas eternas.

10 El que es fiel en lo poco, también es fiel en lo mucho,

y el que es deshonesto en lo poco,

también es deshonesto en lo mucho.

11 Si ustedes no son fieles en el uso del dinero injusto,

¿quién les confiará el verdadero bien?

12 Y si no son fieles con lo ajeno,

¿quién les confiará lo que les pertenece a ustedes?

13Ningún servidor puede servir a dos señores,

porque aborrecerá a uno y amará al otro,

o bien se interesará por el primero y menospreciará

al segundo. No puede servir a Dios y al Dinero».


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

Palabra de Dios

Gloria a Ti, Señor Jesús


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

«No podéis servir a Dios y al dinero»

El Evangelio de este Domingo trae la parábola de un hombre rico que despide a su administrador

por haber estado haciendo un mal uso de sus bienes. Antes de marcharse, sin embargo,

es instado por el dueño de la hacienda a presentarle las cuentas de su gestión.


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

Una cosa le preocupa a quien ha vivido regaladamente a expensas de un hombre rico,

aprovechándose de sus bienes para beneficio personal: ¿qué hacer para no quedar en la miseria,

si no puede ya trabajar como un joven y si mendigar le da vergüenza?

Una idea astuta le viene a la mente: granjearse la amistad y gratitud de los deudores de su antiguo señor,

rebajándoles significativamente la cantidad de lo debido. Llamándolos uno por uno hace que escriban recibos con cantidades inferiores a las realmente debidas: cincuenta medidas de aceite en vez de cien, ochenta cargas de trigo en vez de cien, y así sucesivamente.


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

Él calcula que la condonación de una parte significativa de la deuda

será retribuida posteriormente por las personas favorecidas.

Es una manera muy astuta de hacer uso de los bienes materiales para granjearse amigos

que luego puedan ayudarlo cuando se encuentre desempleado.

Sin hacer una evaluación moral de la acción del administrador Jesús alaba su sagacidad

y alienta a los “hijos de la luz”, es decir, a sus discípulos, a imitar la astucia -no los métodos deshonestos- de “los hijos de este mundo”, aquellos que viven y luchan buscando grandezas humanas,

puestos importantes, éxitos mundanos, quienes para alcanzar sus propios fines son siempre tan sagaces.


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

Jesús pronuncia finalmente la enseñanza central de esta parábola:

«Gánense amigos con el dinero injusto, para que, cuando les falte, los reciban a ustedes en las moradas eternas». ¿Por qué califica el Señor el dinero de “injusto”? San Cirilo decía al respecto:

Es decir, por “dinero injusto” no sólo hay que entender la riqueza que se obtiene o aumenta

por medios injustos sino también aquella riqueza a la que uno incluso

habiéndola obtenido honestamente se aferra egoístamente, negándole su carácter social.


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

Una excesiva abundancia de dinero o bienes se torna injusta cuando no se usa en favor

de aquellos que viven de modo infrahumano por carecer de ellos.

El Señor invita a un cambio de conducta cuando declara que «de esta injusticia es posible hacer una obra justa y benéfica, ofreciendo alivio a alguno de esos pequeños que tienen una morada eterna ante el Padre» (San Cirilo). Entonces los amigos que habrá ganado lo recibirán en las moradas eternas.


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

Gracias Señor por tu Palabra purificadora,

que ilumina, alimenta, enriquece, alegra, consuela y compromete.

Concédenos vivir conforme a ella.

Señor, queremos servirte solo a Ti a través de las personas que tú pongas en nuestro camino,

en nuestra mente y nuestro corazón.


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

Ven en ayuda de nuestra debilidad,

Dios de misericordia, Padre amoroso

que siempre esperas el regreso de tus hijos extraviados para colmarlos de amor y bendición.

Haz que, al recordar hoy a la Madre de tu Hijo,

por su intercesión nos veamos libres

de nuestras culpas.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,

que vive y reina contigo en la unidad

del Espíritu Santo y es Dios,

por los siglos de los siglos.

Amén.


Ciclo c domingo xxv del tiempo ordinario

Siembra Sagrada

Si deseas recibir el Evangelio del Domingo

envía un correo a:

[email protected]

Con el título:

“Suscripción a Siembra Sagrada”

Para cancelar esta suscripción sigue las mismas instrucciones:

[email protected]

Los archivos del mes los puedes descargar en:

http://siembraconmigo.blogspot.com

Servicio Gratuito con Fines Educativos


  • Login