Día 26
This presentation is the property of its rightful owner.
Sponsored Links
1 / 7

Día 26 PowerPoint PPT Presentation


  • 73 Views
  • Uploaded on
  • Presentation posted in: General

Día 26.

Download Presentation

Día 26

An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Presentation Transcript


D a 26

Día 26


D a 26

“Dios ha constituido a María como esperanza de los pecadores porque después de haber creado la tierra hizo Dios dos lumbreras: la lumbrera mayor, esto es, el sol, para que presidiese al día y la lumbrera menor, es a saber, la luna, para presidir la noche. El sol figura de Jesucristo, y la luna figura de María, que ilumina a los pecadores, que viven en la noche del pecado.”

San Alfonso María de Ligorio


D a 26

Dispongámonos con fe a iniciar este día de novena como preparación a la fiesta de la Virgen del Perpetuo Socorro,

Detengamos un momento en nuestro caminar diario; recemos, oremos

y pidamos su socorro:

!Oh Madre de Amor

Ven en mi Socorro!


D a 26

Oh María, Madre de Jesús y nuestra madre del Perpetuo Socorro, voy a mirarte fijamente durante nueve días para descubrir en tu imagen los símbolos más sobresalientes, las lecciones más llamativas, las misteriosas insinuaciones que tu inspirado pintor pretendió trasladar a su obra. Y no sólo las que voy a leer en estas páginas, sino también las que tu misma, maestra admirable, vas a enseñarme sobre tu Hijo y sobre nuestro Dios, que es padre y madre de amor.

Ayúdanos a seguir fielmente a tu Hijo Jesucristo. Despierta en mi entendimiento y en mi corazón la fe, la esperanza y el amor con que tu misma quieres que te mire y te invoque, para avivar una confianza ilimitada en tu socorro. Amén


D a octavo los colores del icono

DÍA OCTAVOLos colores del icono

Tu icono, Madre, está hecho de contrastes. La sandalia del Niño está para soltarse, mientras sus manos se aferran bien a tu mano. Los instrumentos de la pasión son llevados en un manto, como si acabaran de ser recogidos después de la resurrección. También los colores escogidos por el pintor acentúan esos contrastes: el azul, el rojo y el verde en los vestidos, y el dorado en el fondo.

La túnica que tú llevas es roja y el manto azul. ¿Quiso el pintor recordarnos que por ti misma eras criatura (rojo), pero el Espíritu te cubre con su sombra y su gracia (azul)? En cambio tu Niño lleva túnica verde, mientras que el ceñidor y el manto son de tonalidades rojas. ¿Será un signo de que él es la vida divina (verde), que ha asumido la naturaleza humana (roja)?

También quiso el pintor distinguir 5 niveles de profundidad en el icono. En primer nivel, la mano que indica al Salvador. Luego el Niño: Jesucristo. En un tercer nivel tu presencia amplia. Más atrás los ángeles con los instrumentos de la pasión. Y, como fondo general, la luz gloriosa del dorado. Porque este icono indica a todos quién es el Salvador y lo muestra en Nazaret, en le Calvario y en la gloria.

Madre, enséñame a vivir con optimismo los contrastes de la vida: el nacer y el morir de cada día. Y ayúdame a entender algo del misterio de nuestra salvación, que pasa por la cruz y el dolor para llegar al triunfo de la resurrección.


R ven en mi socorro oh madre de bondad

R/: Ven en mi socorro, ¡oh Madre de bondad!

  • Para que escuchando la Palabra de Dios obre de acuerdo con ella. /R

  • Para que viva todos mis días como seguidor de Jesucristo. /R

  • Para que haga de mi vida un servicio a Dios y al prójimo. /R

  • En todas las pruebas y trabajos de la vida./R

  • Contra mi inconstancia y para que persevere hasta el fin./R

  • ¡Oh Madre mía, hasta mi último suspiro!/R

  • ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro, cuyo solo nombre inspira confianza! /R

  • En el momento peligroso de la tentación, para que yo resista. /R

  • Cuando haya tenido la desgracia de pecar, para que me arrepienta y me vuelva a levantar. /R

  • Si algún vicio me tiene encadenado, para que pueda romperlo./R

  • Todos: Seas amada, seas alabada, seas invocada, seas eternamente bendita, ¡oh Virgen del Perpetuo Socorro!, mi esperanza, mi amor, mi madre, mi refugio y mi vida. Amén


D a 26

Todos:

Inmaculada virgen y madre mía, María Santísima,

tú eres la madre de nuestro Señor Jesucristo,

y con él eres la esperanza y el refugio de los pecadores.

A ti recurro, aunque indigno siervo tuyo, para venerarte

y darte gracias, porque me has protegido de todo mal.

Te amo, señora amabilísima y prometo servirte siempre

y esforzarme para que sean muchos los que también te amen.

A ti confío, después de Jesucristo, mi esperanza y mi salvación;

acéptame como hijo, oh madre de misericordia.

Y ya que tu intercesión ante Jesús es poderosa, no permitas

que caiga en tentación y líbrame siempre del mal.

Madre, enséñame a amar a tu Hijo

y alcánzame la gracia de una buena muerte.

Que pueda vivir amando a Dios y a mis hermanos

hasta el final de mis días.

No me faltes con tu socorro hasta que no me veas

en la feliz plenitud del cielo, para cantar las maravillas

que Dios ha hecho en ti y llamarte bienaventurada

por toda la eternidad.Amén. Así lo espero. Así sea.


  • Login