Presentación del P. Silverio Velasco
This presentation is the property of its rightful owner.
Sponsored Links
1 / 27

PARTE I PowerPoint PPT Presentation


  • 59 Views
  • Uploaded on
  • Presentation posted in: General

Presentación del P. Silverio Velasco. PARTE I. EL CARÁCTER SAGRADO DE LA BIBLIA Y SUS PROPIEDADES. A. LA ESCRITURA Y SU RELACIÓN CON LA REVELACIÓN.

Download Presentation

PARTE I

An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Presentation Transcript


Parte i

Presentación del P. Silverio Velasco

PARTE I

EL CARÁCTER SAGRADO DE LA BIBLIA Y SUS PROPIEDADES

A. LA ESCRITURA Y SU RELACIÓN CON LA REVELACIÓN

La Sagrada Escritura se puede definir como el conjunto de libros que “escritos bajo la inspiración del Espíritu Santo, tienen a Dios por autor y como tales se le han entregado a la misma Iglesia” (DV 11)


Parte i

El Concilio Vaticano en la Cons. Dei Verbum presenta una visión unitaria de la economía salvífica en la que la Escritura, junto con la Tradición, nos dan un concepto amplio de la Revelación divina.

Siguiendo la exposición hecha por la Dei Verbum, expondremos algunas nociones sobre la naturaleza de la Revelación.


Parte i

CAPÍTULO I

LA REVELACIÓN DIVINA COMO AUTOMANIFESTACIÓN

Y AUTOCOMONICACIÓN DE DIOS

1. La Revelación, palabra de Dios a los hombres

Por Revelación divina se entiende la manifestación sobrenatural que Dios ha hecho a los hombres de Sí mismo y de sus designios salvíficos.

En el lenguaje bíblico tal acontecimiento se designa con la expresión “Palabra de Dios”


Parte i

Palabra de Dios

Dios se automanifiesta, dialoga con los hombres. No es como los ídolos, que tienen boca y no hablan, tienen ojos y no ven”.

La palabra de Dios es viva y eficaz

La palabra de Dios no es sólo la expresión de los enviados de Dios o los narradores bíblicos, sino que realiza y dirige la historia según los inescrutables designios divinos. Dios nos comunica sus designios con una presencia operante.


Parte i

La fórmula debar Yahweh con la que se designa la Revelación tiene un significado polivalente.

Dios, mediante su “palabra”, instruye sobre la verdad salvífica, interpela, exhorta, corrige, mueve a la conversión, fustiga el pecado, llama a una comunión interpersonal, desvela el significado de los eventos pasados, muestra la senda a seguir en el presente histórico, anuncia y proyecta los eventos futuros, promete y hace alianzas.

El vocablo sirve para designar el operar de Dios en la creación y en la historia de los hombres.


Parte i

Jesucristo es la máxima manifestación de dicha palabra.

Es la Palabra pronunciada ab aeterno por el Padre y encarnada en el tiempo para salvación de todos los que la reciben con ánimo dócil.

Mediante la fe en su persona, el hombre puede hacerse partícipe de la vida que hay en Dios.


Parte i

2. La Revelación cósmica e histórica

Dios, como creador y conservador de todas las cosas, ha ofrecido y ofrece en todo tiempo, a través de la realidad creada, un constante y perenne testimonio de Sí mismo, de modo que el hombre, con la razón natural, puede conocer a Dios con certeza por medio del mundo visible (DV 6).

San Pablo dice que son inexcusables los hombres que por su impiedad no glorifican a Dios.

“Lo invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la inteligencia a través de sus obras” (Rm 1,18-20)


Parte i

Dios, sin embargo, deseando abrir la vía de la salvación eterna, quiso revelarse de un modo más pleno y más alto: se manifestó a Sí mismo y los eternos decretos de su voluntad acerca de la salvación de los hombres.

Este segundo modo de Revelación constituye parte esencial de la Escritura

También en la Escritura se dan a conocer otras cosas accesibles a la razón, que tienen relación con el mensaje de salvación.

Dios libremente ha desvelado el camino de la salvación eterna.


Parte i

La Revelación, antes de hacernos conocer algunas realidades, nos pone en presencia de Alguien: el Dios vivo en Jesucristo.

El proyecto salvífico divino, escondido por los siglos en Dios, se ha presentado a los hombres en Jesucristo al llegar la plenitud de los tiempos.

Por medio de Cristo, Verbo encarnado, los hombres tienen acceso al Padre en el Espíritu Santo y se hacen consortes de la naturaleza divina. (Ef 2,18; 2 P 1,4)


Parte i

Cristo es el centro de toda la economía salvífica, el único camino de salvación tanto para los judíos como para los paganos. Es el mediador y plenitud de toda la Revelación.

Es el Camino, la Verdad y la Vida

En Él reside toda la plenitud de la divinidad

La Revelación debe considerarse en su dimensión trinitaria: Las tres Personas divinas, cada una a su modo, colaboran en la unidad de esencia, a la conducción del hombre a la salvación, para llegar a la participación de la misma naturalezadivina.


Parte i

3. La Revelación, diálogo de amor y amistad

Dios ansía afanosamente entablar un diálogo sincero, de amistad, que lleve a la aceptación de su compañía, la única que puede llenar las aspiraciones de felicidad eterna del corazón humano.

La Revelaciónse presenta como una “palabra” que surge de la sobreabundancia del amor de Dios por los hombres.

Dios se ha revelado, no para imponer su voluntad, sino para entablar la amistad con el hombre.


Parte i

Dios se ha revelado como amigo, como de la familia

“Jahvé hablaba con Moisés cara a cara, como un hombre habla con su amigo” (Ex 33,11). Así trataba Jesús a los apóstoles, y así quiere tratar a cuantos le siguen a una amistad plena e íntima basada en la fidelidad a sus mandatos.

Dios se ha revelado por amor, para darse a conocer e invitar a los hombres a un diálogo de profunda amistad.

Su palabra es amistosa, que tiene como finalidad forjar una comunidad de vida y de bien.


Parte i

La Biblia es más que un tratado teológico sobre Dios, el hombre y el mundo. Es el ámbito de un encuentro personal, existencial, dinámico del hombre con un Dios que revela su vida y sus designios de salvación, que son de felicidad imperecedera.

Por eso su lectura debe ser sapiencial y atenta, que al conocimiento intelectual se una la vivencia personal en diálogo de amor, para llegar a la “fe obediencial”.


Parte i

4. La Revelación por obras y por palabras

En la Revelación los hechos y las palabras van intrínsecamente unidos entre sí, de modo que los hechos dan consistencia, solidez y credibilidad a la verdad expresada por las palabras, que evidencian el contenido revelador de los eventos.

Las palabras van unidas a los hechos, prediciendo, recordando, narrando, proclamando o explicándolo.


Parte i

Las obras realizadas por Dios en la historia manifiestan y refuerzan la doctrina y las enseñanzas.

+ Los hechos sin las palabras resultarían ambiguos y difíciles de interpretar; las palabras sin los hechos quedarían como enunciados abstractos. + Las palabras desentrañan su verdad y la polivalencia de significado.

+ Por ejemplo, el éxodo del pueblo de Israel de Egipto, gracias a las palabras de la Escritura, constituye el evento basilar de toda la historia bíblica.


Parte i

En la cumbre de la Revelación, Cristo se presenta como su intérprete y como su último evento

Su palabra, prolongada por la enseñanza apostólica, revela el más profundo significado de su existencia concluida con su muerte.

Cristo “fue entregado por nuestros pecados, y fue resucitado para nuestra justificación (Rom 4,25)


Parte i

Dos corrientes falsas (consideran la realidad bíblica de forma parcial): 1) Una reduce la Revelación a un acontecimiento histórico, desinteresándose de la dimensiónhistórico-salvífica que muestran las palabras. 2) Otro que identifica la Revelación con las palabras, desdeñando el acaecer histórico y su significado revelador.

La realidad, formada por eventos y por palabras, alcanza su máxima expresividad en Cristo Jesús, Palabra de Dios hecha carne, mediador y plenitud de toda la Revelación.


Parte i

Ya en el AT. surgieron los “credos históricos” del pueblo de Israel, que articulaban los momentos cumbres de su historia.

En el NT.

se forjaron los credos apostólicos, anunciando la vida, pasión, muerte y resurrección de Jesús.

Estos credos confesaban los eventos no solo para afirmar los hechos históri-cos, sino para proclamar su significado revelador y su alcance salvífico.


Parte i

5. El desarrollo gradual de la Revelación en la historia.

Existe una revelación de carácter cósmico, por medio de las realidades creadas, y otra de índole histórica, realizada “en” y “a través” de las continuas intervenciones de Dios en la historia humana.

El hombre sigue teniendo responsabilidad frente a la historia; pero ésta adquiere una dimensión trans-histórica. La manifestación de Dios en la historia se ha realizado paso a paso, preparando gradualmente a los hombres a la plenitud de la Revelación que tendrá lugar por medio de Jesucristo.


Parte i

Dios ha creado todas las cosas por medio de su palabra.

Pero es también el Dios Salvador que ha querido abrir al género humano el camino desalvación sobrenatural manifestándolo con una Revelación histórica y personal.


Parte i

Esta Revelación comienza con la promesa a nuestros primeros padres después de su caída, cuando Dios les aseguró que de la descendencia de la Mujer nacería Aquel que aplastaría la cabeza de la serpiente, el demonio, para el rescate de la humanidad.


Parte i

Fiel a su palabra, Dios cuidó constantemente de la humani-dad y a nadie dejó apartado de los caminos de la salvación. Momento clave fue la llamada de Dios a Abraham, a quien confió sus promesas y alianza.

Otro paso fue la elección de Moisés, a través del cuál formó e instruyó a su pueblo preparándolo a la venida del Mesías. También la constitución de profetas que anunciaron los tiempos mesiánicos.


Parte i

Así Dios iba preparando a los hombres al anuncio del evangelio.

Dios, después de haber hablado “muchas veces y de muchas maneras por los Profetas, últimamente, en estos días, nos habló por su Hijo” (Hb 1,1-2)

.

Dios envió a su Hijo, al Verbo eterno, para que viviera entre los hombres y les manifestara los secretos de Dios


Parte i

Hay una continuidad histórica, pues es el mismo Dios, quien había hablado por los profetas. Pero hay una excelencia, pues quien habla ahora es el mismo Hijo, el Verbo eterno, que ilumina a todos los hombres.

La función reveladora de Cristo hunde sus raíces en su cualidad de Hijo y Palabra de Dios. El es la Palabra única, perfecta y definitiva del Padre, en el que la Revelación encuentra su cumplimiento y perfección.


Parte i

Con sus palabras y obras, y sobre todo con su muerte y resurrección.

Finalmente, con el envío del Espíritu de verdad, completa la revelación y confirma con el testimonio divino que vive en Dios con nosotros para librarnos de las tinieblas del pecado y de la muerte y resucitarnos a la vida eterna.


Parte i

Cristo es por tanto el supremo revelador y aquél en quien encuentra su cumplimiento toda la Revelación.

Cristo ha manifestado e instaurado la alianza nueva y definitiva, que no puede ser superada por una más perfecta.

No es posible por tanto esperar ninguna revelación pública antes de la gloriosa manifestación de nuestro Señor Jesucristo (al fin de los tiempos).


Parte i

Presentación del P. Silverio Velasco

EXTRACTADO

de la “Introducción General a la Biblia”

del P. Miguel Angel Tábet


  • Login