Domingo 19º del tiempo ordinario
Download
1 / 51

Domingo 19º del tiempo ordinario - PowerPoint PPT Presentation


  • 127 Views
  • Uploaded on

Domingo 19º del tiempo ordinario. Ciclo B. Día 12 de Agosto de 2012. En tres domingos se expone. el discurso de Jesús sobre el pan de vida. Hoy: la 2ª parte. Era el día después de la multiplicación. de panes y peces. El domingo pasado comenzaba Jesús

loader
I am the owner, or an agent authorized to act on behalf of the owner, of the copyrighted work described.
capcha
Download Presentation

PowerPoint Slideshow about ' Domingo 19º del tiempo ordinario' - azura


An Image/Link below is provided (as is) to download presentation

Download Policy: Content on the Website is provided to you AS IS for your information and personal use and may not be sold / licensed / shared on other websites without getting consent from its author.While downloading, if for some reason you are not able to download a presentation, the publisher may have deleted the file from their server.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - E N D - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Presentation Transcript

Domingo 19º del tiempo ordinario

Ciclo B

Día 12 de Agosto de 2012


En tres domingos se expone

el discurso

de Jesús

sobre el pan

de vida.

Hoy: la 2ª parte



El domingo pasado comenzaba Jesús

prometiendo un pan más beneficioso

que el maná

recibido

en el desierto


Hoy insiste en que debemos recibir ese pan maravilloso para poder poseer la vida eterna.

Por ello es necesario tener fe en Jesús.

Nos dice así el evangelio de este domingo:

Jn 6, 41-51


En aquel tiempo, los judíos criticaban a Jesús porque había dicho: "Yo soy el pan bajado del cielo", y decían: "No es éste Jesús, el hijo de José? ¿No conocemos a su padre y a su madre? ¿Cómo dice ahora que ha bajado del cielo?" Jesús tomó la palabra y les dijo: "No critiquéis. Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre que me ha enviado. Y yo lo resucitaré el último día. Está escrito en los profetas: "Serán todos discípulos de Dios." Todo el que escucha lo que dice el Padre y aprende viene a mí. No es que nadie haya visto al Padre, a no ser el que procede de Dios: ése ha visto al Padre. Os lo aseguro: el que cree tiene vida eterna. Yo soy el pan de la vida. Vuestros padres comieron en el desierto el maná y murieron: éste es el pan que baja del cielo, para que el hombre coma de él y no muera. Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo."


La gente duda y murmura, porque Jesús ha dicho: “Yo soy el pan bajado del cielo”. Y no le cree porque muchos conocen a la familia de Jesús, a sus padres y sus hermanos. Por eso se dicen: “¿Cómo puede haber bajado del cielo?”


Jesús solía residir en Cafarnaún en casa de Pedro y Andrés.Esta ciudad estaba cerca de Nazaret y todos se conocían, San José habría trabajado bastante por Cafarnaún y los alrededores. Quizá Jesús le habría acompañado alguna vez.


Quien quiera aceptar ese pan bajado del cielo, que es Jesús, necesita tener fe.

Hoy nos dice Jesús que nadie va a El, por la fe, si el Padre no le atrae. La fe es un don de Dios; pero que no lo quiere imponer, sino que lo quiere dar a quien se dispone dignamente.


Dios pone la fe, el hombre pone la aceptación y Dios nos da la resurrección.

Jesús nos resucitará.


Yo soy la resurrección.

el pan

de vida

Automático


el que venga la resurrección.

a mi

no

tendrá

hambre,


el que crea la resurrección.

en mi

no

tendrá

sed.


Nadie la resurrección.

viene

a mi

si mi Padre no le atrae.


Yo le resucitaré, la resurrección.


yo le resucitaré, la resurrección.


yo la resurrección.

le

resucitaré

en

el

día

final.


Yo la resurrección.

le

resucitaré,


yo le la resurrección.

resucitaré,


yo le resucitaré la resurrección.

en el día final.

Hacer CLICK


Hoy se nos pide la fe en Jesús como verdadero hombre y como verdadero Dios que ha venido a ayudar en este caminar de la vida.


El pan de la Eucaristía es el alimento más conveniente para acercarnos a Dios en esta vida de paso.



Hay muchos momentos en que podemos estar desalentados, que no vemos sentido a la vida. Acudamos a Jesús en la Eucaristía.


Como ejemplo no vemos sentido a la vida. Acudamos a Jesús en la Eucaristía.

y anuncio,

la primera

lectura

nos habla

del pan

que recibió

el profeta Elías en el desierto.


El profeta no vemos sentido a la vida. Acudamos a Jesús en la Eucaristía.

iba huyendo

y pensó morir,

hasta que

un ángel

le despertó.


Y le dio un pan, como alimento especial, con cuyas fuerzas pudo llegar, después de muchos días, al monte del Señor.

Veamos lo que nos dice la 1ª lectura:

1Reyes 19,4-8


En aquellos días, Elías continuó por el desierto una jornada de camino, y, al final, se sentó bajo una retama y se deseó la muerte: "¡Basta, Señor! ¡Quítame la vida, que yo no valgo más que mis padres!" Se echó bajo la retama y se durmió. De pronto un ángel lo tocó y le dijo: "¡Levántate, come!" Miró Elías, y vio a su cabecera un pan cocido sobre piedras y un jarro de agua. Comió, bebió y se volvió a echar. Pero el ángel del Señor le volvió a tocar y le dijo: "¡Levántate, come!, que el camino es superior a tus fuerzas." Elías se levantó, comió y bebió, y, con la fuerza de aquel alimento, caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta el Horeb, el monte de Dios.


Eran tiempos difíciles los del profeta Elías. Había una reina muy mala, Jezabel, que no podía resistir el empuje y vitalidad religiosa del profeta.

Y Elías tuvo que huir por el desierto, porque temía perder la vida.


A veces se cree que este pasaje sobre el profeta Elías es una especie de parábola.

Lo cierto es que hoy para nosotros es una gran enseñanza.


Podemos encontrarnos quizá en situaciones parecidas: muchos problemas y sufrimientos. A veces se acumulan tantas circunstancias que nos hacen insoportable la existencia.


A veces quizá estamos cansados de hacer el bien, sin ver resultados positivos. Nos desanimamos ante la poca eficacia de nuestros esfuerzos. Y desconfiamos que este mundo tenga remedio. Nos entra la tentación de dimitir, de marcharnos, de dejar de trabajar.


Acudamos a Jesús. Él nos habla quizá por medio de un ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.


Acudamos sobre todo a Jesús en la Eucaristía. ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.

Y le escuchemos que nos dice: levántate, come, que hay mucho camino que andar.


Ya todo parecía sin sentido, ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.

Automático


corría sin saber adonde ir. ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.


Ya ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.

nada

parecía

consolarme,


pensaba tantas veces en partir. ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.


Me arrodillé ante tu altar ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.


y decía: Señor, dime qué quieres de mi. ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.


He pecado y no sé si me perdonas, ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.


ya no soporto seguir viviendo así. ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.


Y entonces, como Elías en el desierto, ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.


yo me quedé dormido (a) bajo tu altar. ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.


y un ángel que tu enviaste desde el cielo ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.


me dio de beber, me dio nuevas fuerzas. ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.


Y entonces, como Elías en el desierto, ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.


cansado (a) y dormido (a) bajo tu altar, ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.


Ese ángel me tocó y me dijo: come, ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.


come y bebe, que falta mucho por caminar. ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.


Que la Virgen María, al final del viaje de esta vida, ángel, que puede ser un sacerdote de la parroquia o cualquier circunstancia o persona.

nos presente a Jesús.

AMÉN


ad